Última actualización: 13:40 / Jueves, 18 de Julio de 2019
Opinión de Unigestion

Gestión activa de riesgos en un entorno de mercado cambiante

Seeke / Pixabay CC0 Public Domain
Por Fiona Frick

En los mercados financieros de hoy en día, a mi modo de ver, estamos experimentando un cambio de paradigma en relación a las condiciones económicas, la política de los bancos centrales y la percepción de los inversores.Desde nuestro punto de vista, una verdadera manera de entender el potencial de riesgo/recompensa de cada inversión y la contribución que puede hacer en para las carteras será más importante que nunca a medida que avanzamos hacia la siguiente fase del ciclo.

Para ello es importante adaptar la asignación de riesgos a un entorno macroeconómico cambiante. Y es que, según nuestros indicadores macro patentados, el crecimiento global ahora es desigual entre las regiones y se dirige hacia unos niveles por debajo del potencial o incluso hacia una posible recesión. El panorama actual requiere un enfoque preciso de la asignación de riesgos bastante diferente y mucho más selectivo del que prevaleció en la última década. A mi modo de ver, la gestión activa del riesgo y la flexibilidad para adaptarse serán esenciales. En un período en el que el crecimiento económico se está desacelerando, los activos de crecimiento como las acciones, el capital privado y el crédito deben tratarse con cuidado ya que su perfil de riesgo-beneficio se está deteriorando. Durante desaceleraciones anteriores, los bonos del gobierno actuaron como un poderoso diversificador, pero sus capacidades de cobertura ahora son más limitadas, ya que los rendimientos ya están en niveles muy bajos (al menos en Europa).

Por otro lado, es conveniente tener un enfoque cauteloso en los activos de crecimiento. Dado que el camino hacia los puntos de inflexión en el mercado puede ser largo y estar momentos de estrés más frecuentes, será importante seguir invirtiendo con cautela en activos de crecimiento, como las acciones. En este sentido, es probable que el aumento de la volatilidad y el crecimiento más lento de los beneficios de las cotizadas frenen el apetito de los inversores por la exposición a la beta del mercado en los próximos años y generen una mayor diferenciación en los retornos. Un enfoque activo será crucial para caminar hacia la transición. Las estrategias pasivas son demasiado propensas a los excesos, ya que no prevén la asignación de riesgos y es más probable que se inviertan en posiciones sobrevaloradas, que son vulnerables a correcciones pronunciadas. En este entorno, estamos a favor de invertir en carteras diversificadas de acciones de calidad con valoraciones razonables que estarán mejor posicionadas a medida que el ciclo pase de la expansión a la recesión.

Otra opción a tener en cuenta es la de diversificar mediante primas de riesgo alternativas. Sin embargo, después de una década de crecimiento fuerte y relativamente ininterrumpido, es poco probable que las clases de activos tradicionales rindan como lo han hecho en el pasado y los inversores tengan que encontrar fuentes de retorno distintas y no correlacionadas.

Para aquellos que buscan una diversificación rentable y transparente de la cartera, desde mi punto de vista, las estrategias de primas de riesgo alternativas líquidas (ARP) ofrecen una solución convincente, ya que han generado rendimientos positivos a largo plazo con una correlación muy baja para las acciones y los bonos. Además, hay que considerar al capital privado como un refuerzo de rendimiento. Una asignación selectiva al capital privado también ofrece un gran potencial para mejorar el rendimiento general de la cartera. Si bien las valoraciones de las empresas privadas pueden caer durante una desaceleración económica, las disminuciones suelen ser menos pronunciadas que en los mercados públicos. Además, el capital privado es una de las pocas clases de activos diseñados para ofrecer rentabilidades altas de dígito simple en el próximo ciclo. Dicho esto, se necesita cierta precaución.

Con todo, de cara a largo plazo, creo que es recomendable un enfoque contrario. Pensamos que la dinámica cambiante del mercado requerirá que los inversores adopten una visión hacia un marco temporal más amplio cuando asignen riesgos y sean capaces de ir contra la tendencia durante más tiempo. Si bien muchos inversores afirman que invierten a largo plazo, es muy raro que el rendimiento a corto plazo y las comparaciones de referencia en este espacio temporal no se tengan en cuenta. Adoptar un enfoque verdaderamente a varios años vista para la inversión es una de las pocas oportunidades genuinas que los inversores pueden aprovechar.

Tribuna de Fiona Frick, consejera delegada de Unigestion.

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario