Última actualización: 07:41 / Martes, 28 Junio 2022
Análisis de Lombard Odier Private Bank

¿Estamos ante una ruptura de la globalización?

Imagen

¿Se está volviendo el mundo más insular y multipolar a medida que las economías se enfrentan a las interrupciones de la cadena de suministro tras la pandemia, la escasez inflacionaria, la estrategia china de "cero COVID" y la guerra en Ucrania? Esta fue una de las muchas cuestiones que se plantearon en la reunión anual del Foro Económico Mundial de líderes empresariales y políticos, celebrada en la ciudad suiza de Davos a finales de mayo, en la que se dedicó mucho tiempo a debatir sobre la "desglobalización". 

Si pensamos en la globalización como un proceso de apoyo al crecimiento continuo y a la mejora del nivel de vida, se podría argumentar que estamos viviendo un periodo de desglobalización. Pero ya hemos pasado por esto. El término "desglobalización" apareció por primera vez a raíz de la Gran Crisis Financiera y se consideró en función de la desaceleración del crecimiento mundial. Es un proceso de evolución desde hace siglos, y podría decirse que no terminará por la pandemia, las últimas medidas de Covid de China, ni la guerra de Ucrania. Como argumentó el columnista del New York Times Thomas L. Friedman en Davos, la globalización no es un proceso unidireccional. Los últimos 14 años han demostrado que no es sólo económico y geopolítico, sino que también está impulsado por los consumidores y su capacidad para comunicarse en todo el mundo, comparar experiencias a través de las fronteras y las regiones y así impulsar la demanda. Visto así, la globalización incluye las formas en que el comercio y las tecnologías están haciendo que el mundo esté más conectado y sea más interdependiente. En este contexto, podemos pensar que la globalización evoluciona en lugar de terminar.

Reconfiguración multilateral

Por supuesto, el mundo se está volviendo más multipolar y podría empezar a unirse en torno a socios comerciales afines en un proceso que a veces se denomina "friend-shoring". El bloque emergente más evidente puede ser el de Estados Unidos y la Unión Europea y sus aliados, que han aplicado rápidamente una serie de sanciones contra Rusia. También resulta obvio el grupo de países no alineados, entre los que se encuentran Brasil, India, Sudáfrica y China, que no están dispuestos, o no pueden, a romper sus vínculos con Rusia. A largo plazo, la relación bilateral más importante sigue siendo la competencia entre Estados Unidos y China. La era de los ambiciosos acuerdos multilaterales que facilitaban el comercio a nivel mundial y regional parece pertenecer al pasado.

Antes de la actual crisis de inflación, la escasez de mano de obra a causa del COVID-19 y la interrupción de la demanda de los consumidores crearon una escasez de contenedores marítimos. Los precios de los contenedores se llegaron a multiplicar por 10 y sin embargo, esto no ha impedido que el valor del comercio aumente. En 2021, el valor total del comercio de mercancías alcanzó la cifra récord de 28,5 mil millones de dólares, lo que supone un aumento del 25% respecto a 2020 y del 13% respecto a 2019. El comercio de servicios alcanzó 1,6 mil millones de dólares en 2021, niveles similares a los de 2019. No obstante, el ritmo de crecimiento del comercio mundial se ha ralentizado desde la Gran Crisis Financiera. Mientras que después de 1945 se expandió un 6% anual de media, desde 2008 se redujo a alrededor del 3% anual, y esperamos que se desacelere hasta alrededor del 1,5% en el futuro.

Del 'Just in Time' al 'Just in Case'

Cualquier cadena, dice el refrán, es tan fuerte como su eslabón más débil. Al igual que el mundo se está volviendo más multipolar, las cadenas de suministro industriales se están adaptando para protegerse de las interrupciones. La preocupación por los costes que existía antes de la pandemia se está convirtiendo en una preocupación por el abastecimiento y la resistencia de la producción. 

Una forma de incrementar la capacidad de recuperación puede ser el cambio de las empresas hacia el "doble aprovisionamiento" de componentes y su fabricación, construyendo los mismos elementos en dos o más lugares y creando así cierta provisión. Esta tendencia puede resumirse como el paso de la fabricación "justo a tiempo" a la de "por si acaso". El precio para una mayor resistencia a las adquisiciones serán los costes asociados a los menores volúmenes de producción y los salarios potencialmente más altos. 

La globalización está evolucionando a medida que el comercio se adapta a las cambiantes limitaciones geopolíticas para satisfacer la demanda de los consumidores. En este sentido, no prevemos grandes implicaciones estructurales ni para la inflación ni para el crecimiento económico, ya que los productos encuentran su camino hacia estos consumidores, incluso ante mayores barreras comerciales.

En el caso de China, por ejemplo, su participación en las exportaciones mundiales ha aumentado a raíz del aumento de los aranceles comerciales entre EE.UU. y China en 2018, lo que desencadenó un cambio hacia la producción en zonas próximas o vecinas, como Vietnam, en lugar de un cambio radical hacia la producción nacional. Si bien los aranceles nunca son beneficiosos para una economía, su impacto parece relativamente limitado. 

Un cambio hacia bloques comerciales más regionales también puede acabar poniendo en tela de juicio el papel del dólar como moneda de reserva mundial. Con todo, la necesidad de comerciar globalmente y el poder adquisitivo del consumidor estadounidense han impulsado el estatus del dólar y seguirán haciéndolo.

Reconsiderar las inversiones sectoriales

La realidad corporativa de la mayoría de las industrias es que operan en mercados globalmente integrados que se extienden desde la adquisición y la producción hasta las ventas. En consecuencia, las empresas de un sector específico pueden tener más en común entre sí que las empresas de un determinado país o índice regional. Sin embargo, hay pruebas de que la dispersión de los rendimientos es al menos igual de importante para los valores dentro de los sectores y las regiones. Por lo tanto, a la hora de buscar oportunidades de inversión, los inversores deberían complementar las visiones regionales tácticas con visiones temáticas, así como sectoriales.

 

Tribuna de Stéphane Monier, Chief Investment Officer de Lombard Odier Private Bank.

Acerca de Stéphane Monier

Stéphane Monier es Chief Investment Officer de Lombard Odier Private Bank. Se incorporó a Lombard Odier en julio de 2009 como director global de Renta Fija y Divisas de Lombard Odier Investment Managers, el negocio de gestión de activos del Grupo, donde también ocupó el cargo de director general adjunto de Inversiones desde julio de 2012.

Se incorporó al negocio de la banca privada en julio de 2013 como director de Inversiones dentro del banco privado europeo antes de ser nombrado director de Inversiones de Clientes Privados en agosto de 2015. 

menu