Última actualización: 05:10 / Lunes, 24 Junio 2019
Opinión de Fidentiis

Cómo aplicar un “control de calidad” eficaz para un fondo de gestión alternativa

Imagen
Cómo aplicar un “control de calidad” eficaz para un fondo de gestión alternativa

Los fondos de gestión alternativa son una opción interesante para inversores que apuestan por desvincularse del comportamiento de los índices a través del uso de distintas técnicas, independientemente de la tendencia alcista o bajista en los mercados. Los inversores buscan obtener un “retorno absoluto” para su dinero, aminorando el riesgo y ampliando la diversificación gracias a la menor correlación con el mercado.

Los gestores alternativos utilizan diversas estrategias para alcanzar este objetivo: mayor apalancamiento, la utilización de derivados, o la búsqueda continua de alpha (valor añadido en la gestión) frente a la beta (similitud de comportamiento con el del mercado). Todo ello para lograr un binomio rentabilidad/riesgo óptimo.

La gestión alternativa se materializa a través de diversos estilos de gestión. Los más utilizados son los que apuestan por un riesgo de mercado nulo (market neutral); los que identifican anomalías en precios derivadas de cambios de ciclo (global macro); los que utilizan derivados para hacer apuestas direccionales (managed futures); los que aprovechan eventos de reestructuración o fusión de empresas (event driven) y los que compran acciones infravaloradas y venden las sobrevaloradas (long short equity).

2018: expectativas fallidas

Una de las ventajas de la gestión alternativa es que la posibilidad de alcanzar rendimientos positivos es, a priori, más factible que con otras categorías de fondos. En 2018, sin embargo, los fondos de gestión alternativa obtuvieron un rendimiento medio del -5,47%, según Inverco, decepcionando estrepitosamente las expectativas depositadas en ellos. De un total de 139 fondos de la categoría “Retorno Absoluto”, solo dos consiguieron rendimientos positivos. 

Criterios para el análisis

Desde Fidentiis Gestión SGIIC creemos que es momento de analizar qué criterios debe cumplir un fondo de gestión alternativa para evitar sorpresas desagradables al inversor. Si al revisar estos criterios el inversor descubre que su fondo no cumple alguno de ellos, entonces su elección de producto no ha sido la correcta.

1. Que sea un fondo “stick to label”, es decir, que cumpla en la práctica lo que dice que está haciendo.

2. Que sea transparente en el performance attribution (atribución de rentabilidades en función de la toma de decisiones del gestor).  Ello permitirá al inversor conocer dónde se generan los rendimientos y por qué para identificar en qué se apoya el alpha del fondo.

3. Que sea consistente, de forma que su comportamiento en fases del mercado tanto alcistas como bajistas sea siempre positivo. El inversor debe saber cómo se desenvuelve el fondo en ambos escenarios.

4. Que tenga un riguroso control de riesgos y no sufra la más mínima desviación de sus métricas propuestas (volatilidad, beta…). Así aportará más seguridad al inversor.

5. Que tenga una baja correlación con el mercado, con el objetivo de que logre preservar el capital en cualquier escenario.

6. Que su nivel de liquidez sea suficiente, evitando invertir en activos que en un momento de estrés en el mercado no puedan eliminarse de la cartera.

7. Que su comportamiento sea predecible para que el inversor conozca lo que puede esperar del fondo, sobre todos en momentos de caída del mercado, que es cuando más preocupa.

En Fidentiis Gestión SGIIC disponemos de la estrategia Iberia Long Short, que apuesta por el potencial de la renta variable española y portuguesa a través de un estilo de gestión long short equitiy. La estrategia es accesible para el inversor a través de un fondo UCITS en Luxemburgo, y un FIL registrado en España.

Iberia Long Short tiene doce años de vida, y desde el inicio ha aportado al inversor un rendimiento acumulado superior al 45%, frente a una caída del Ibex 35 en el mismo período del 37%. En 2018 logró un rendimiento positivo pequeño, inferior al 1%, pero alcanzó su objetivo de preservación de capital en cualquier escenario de mercado, hito que ha conseguido en todos los ejercicios.

Y ello porque Iberia Long Short cumple todos los criterios de calidad necesarios para que un fondo de gestión alternativa responda a las expectativas del inversor.

Tribuna de Ricardo Seixas, gestor de la estrategia Iberia Long Short y CEO de Fidentiis Gestión SGIIC

Acerca de Ricardo Seixas

Ricardo Seixas es CEO de Fidentiis Gestión SGIIC y gestor de la estrategia Iberia Long Short de la entidad.

menu
menu