Última actualización: 03:59 / Viernes, 20 Mayo 2022
El análisis de MFS Investment Management

El Big Mac sobre el riesgo de recesión estadounidense

Imagen

¿Se vislumbra una recesión estadounidense en el horizonte? Si analizamos la larga historia de recesiones en Estados Unidos, observamos que la economía se ha desplomado repetidamente a lo largo de los años por dos razones principales: un brusco aumento de los precios del petróleo y la subida de los tipos de interés por parte de la Fed.

En efecto, ocho de las once recesiones pasadas se vieron provocadas por las perturbaciones en los precios del petróleo, un pronunciado endurecimiento monetario de la Fed o una combinación de ambos fenómenos (gráfico 1). Esta vez, volvemos a ser testigos de las perturbaciones derivadas del encarecimiento del petróleo (como consecuencia del conflicto entre Rusia y Ucrania) y la subida de los tipos de interés por parte de la Fed. Así pues, algunos analistas podrían argumentar que la economía estadounidense no logrará evitar una recesión.

MFS

Aunque reconocemos que el riesgo de recesión en Estados Unidos ha aumentado considerablemente, estamos convencidos de que es posible evitarla. Nos basamos en varios motivos. En primer lugar, los fundamentales de crecimiento de la economía estadounidense siguen mostrando fortaleza. Cierto, los consumidores están notando en sus bolsillos el aumento de la inflación y el consiguiente descenso de la renta real disponible.

En fechas recientes, esto se ha traducido en una pronunciada caída de la confianza de los consumidores (gráfico 2). Ahora bien, los consumidores estadounidenses siguen haciendo gala de unas cuentas saneadas, ayudadas por unos niveles de deuda manejables y un robusto entorno laboral. Además, varios sectores muestran resiliencia.

El sector corporativo exhibe tanto un sólido crecimiento de los beneficios como elevadas expectativas de gastos de capital. Mientras tanto, el sector inmobiliario sigue viéndose respaldado por una robusta demanda y unos mayores precios de la vivienda. No cabe duda de que las perspectivas pueden cambiar, y debemos vigilar de cerca las condiciones macroeconómicas. Pero, por ahora, no hay razón alguna para que cunda el pánico.

MFS

Nuestro indicador del ciclo económico (BCI, por sus siglas en inglés), que combina determinadas variables importantes, sugiere un riesgo de ralentización del crecimiento moderado en el futuro próximo (gráfico 3). Si examinamos una serie de indicadores clave de la economía estadounidense, nos tranquiliza observar la fortaleza del mercado laboral, el sector de la vivienda, la confianza de los consumidores y la dinámica de los beneficios corporativos.

En general, en nivel del BCI se asocia a unas satisfactorias expectativas de crecimiento, aunque el reciente descenso del indicador sugiere ciertos riesgos bajistas. Un valor del BCI que retroceda hasta cerca de cero implica una cierta vuelta a la tendencia de crecimiento a largo plazo tras la fuerte recuperación posterior al COVID-19.

MFS

Una fuerte subida de los precios del petróleo ya no supone un desastre para la economía estadounidense. Ya no estamos en los años 70. Aunque los mayores precios del petróleo actuarán como un “impuesto” sobre el consumidor, la economía estadounidense es mucho menos vulnerable al aumento de los precios del petróleo ahora que hace unas décadas. Esto se debe a que los beneficios económicos de unos mayores precios del petróleo han aumentado en gran medida, mientras que la intensidad energética de Estados Unidos ha ido en descenso.

De hecho, en 2020, Estados Unidos se convirtió, por primera vez, en un exportador neto de petróleo. Además, el sector del petróleo y gas ha pasado a ser el principal catalizador del crecimiento económico y de los gastos de capital. Dicho esto, los inversores deben mantenerse atentos a la continua subida de los precios del petróleo y su impacto negativo en el consumidor estadounidense.

Sin embargo, el riesgo de que la Fed acometa un endurecimiento excesivo de su política monetaria se ha incrementado de forma significativa. En nuestra opinión, esta constituye la principal fuente de riesgo de recesión en el futuro próximo. En su última reunión, la Fed señaló que está dispuesta a endurecer su postura política más allá del denominado “tipo neutral”, lo que significa que podría adoptar una política sumamente restrictiva.

Los actuales precios del mercado sugieren que los inversores creen sinceramente que esta es la intención de la Fed. El tipo de interés oficial implícito derivado de la curva estadounidense para el punto álgido del ciclo de endurecimiento se sitúa actualmente en el 2,90%, un nivel que concuerda ampliamente con lo señalado por la Fed a través de sus propias proyecciones sobre los tipos de interés objetivos futuros (el denominado diagrama de puntos o “dot plot” de la Fed). En definitiva, existen dos escenarios posibles en los que la Fed podría considerar dar marcha atrás en su plan de endurecimiento monetario en el futuro.

El primer escenario sería favorable para el mercado: considerable moderación de la inflación debido a unos menores cuellos de botella en la oferta y una reducción de los precios del petróleo, lo que ofrecería a la Fed un mayor margen de maniobra. Por el contrario, el segundo escenario sería desfavorable para el mercado: el riesgo de recesión alcanza niveles tan elevados que obligaría al banco central a revisar su estrategia y centrarse en la atenuación de las perturbaciones en el crecimiento en lugar de en la lucha contra la inflación. En general, resulta importante vigilar los futuros comentarios de la Fed, sobre todo si las expectativas de inflación aumentan bruscamente o si se agravan los riesgos bajistas para el crecimiento.

Nuestro escenario base apunta a una marcada ralentización del crecimiento en Estados Unidos, aunada a una inflación persistentemente más elevada con respecto al escenario base precoronavirus. A nuestro parecer, el impacto de la actual crisis geopolítica será más pronunciado fuera de Estados Unidos; en concreto, la zona euro será la región que afrontará desafíos importantes y mayores riesgos de estanflación.

El reto principal al que se enfrenta es el encarecimiento de la energía, lo que probablemente tendrá un efecto deflacionario que hará mella en el crecimiento, con repercusiones negativas para la actividad económica. También debemos tener en cuenta los riesgos extremos (o “riesgos de cola”) para todas las regiones. Una grave escalada de la crisis geopolítica podría socavar aún más las expectativas de crecimiento a escala mundial, lo que significa que las perspectivas macroeconómicas estadounidenses tendrían que revisarse a la baja.

¿A qué debemos prestar atención en estos tiempos turbulentos? Prestaremos especial atención a un número de importantes variables macroeconómicas conforme avanza la crisis:

  • Los precios del petróleo: que traerán malas noticias si se mantienen por encima de los 100 USD más allá del futuro inmediato.
  • La forma de la curva del Tesoro estadounidense: que ayudará a los inversores a forjar opiniones sobre las expectativas de crecimiento.
  • Los índices de gestores de compras (PMI): que tendremos que analizar para comprobar si sugieren un mayor riesgo de perturbación en el crecimiento en el futuro.

Otros indicadores macroeconómicos: para supervisar un posible aumento del riesgo de recesión, analizamos las cifras de empleo (en concreto, la creación de puestos de trabajo y las solicitudes de prestación por desempleo), la dinámica de los beneficios corporativos y la confianza de los consumidores. También estaremos atentos a los comunicados de los bancos centrales, en busca de cualquier señal que pudiera indicar una relajación de la postura restrictiva de los principales bancos centrales.

En general, no creemos en la inevitabilidad de una recesión en Estados Unidos, dada la fortaleza del entorno macroeconómico y fundamental, aunque somos conscientes de que el riesgo ha aumentado de forma considerable como consecuencia de la crisis geopolítica, y esto podría venir acompañado de un mayor abanico de posibles resultados. El panorama del riesgo de mercado en general resulta inestable, lo que, a nuestro juicio, exige una supervisión minuciosa y un enfoque activo con respecto a la gestión de carteras.

 

Tribuna de Benoit Henri Albert Anne, director del grupo de soluciones de inversión de MFS Investment Management.

 

 

Anotaciones:

  1. El Big Mac, que hace alusión a “big macro” (panorama macroeconómico general), es un informe periódico sobre renta fija mundial donde se analizan temas importantes del entorno de renta fija/macroeconómico global.

 

Bloomberg Index Services Limited. BLOOMBERG® es una marca comercial y una marca de servicio de Bloomberg Finance L.P. y sus filiales (conjuntamente, “Bloomberg”). Bloomberg o sus licenciantes son los titulares de todos los derechos de propiedad sobre los índices Bloomberg. Bloomberg no aprueba ni avala este material; no garantiza la precisión ni la integridad de la información que se recoge en él; no ofrece garantía alguna, ni expresa ni implícita, en relación con los resultados que se obtengan basándose en él; y, hasta donde permita la ley, no asumirá responsabilidad alguna por daños o perjuicios que surjan en relación con este material.

Las opiniones expresadas pertenecen al autor o autores y pueden variar en cualquier momento. Dichas opiniones se ofrecen exclusivamente a título informativo y no deberán considerarse una recomendación para comprar ningún título ni una incitación o asesoramiento de inversión. Las previsiones no están garantizadas.

A no ser que se indique lo contrario, los logotipos y los nombres de productos y servicios son marcas comerciales de MFS® y sus filiales, y pueden estar registrados en determinados países.

Distribuido por: EE. UU. – MFS Institutional Advisors, Inc. («MFSI»), MFS Investment Management y MFS Fund Distributors, Inc.; América Latina – MFS International Ltd.; Canadá – MFS Investment Management Canada Limited. Ninguna comisión de valores o autoridad reguladora similar en Canadá ha revisado este comunicado.

Nota para los lectores del Reino Unido y Suiza: Publicado en el Reino Unido y Suiza por MFS International (U.K.) Limited («MIL UK»), sociedad de responsabilidad limitada inscrita en Inglaterra y Gales con el número 03062718, cuyo negocio de inversión está autorizado y supervisado en el Reino Unido por la Autoridad de Conducta Financiera (FCA). MIL UK, fi lial indirecta de MFS® , tiene su domicilio social en One Carter Lane, Londres, EC4V 5ER.

Nota para los lectores europeos (con la excepción del Reino Unido y Suiza): Publicado en Europa por MFS Investment Management (Lux) S.à r.l. (MFS Lux), sociedad autorizada en virtud de la legislación luxemburguesa como sociedad gestora de fondos domiciliados en Luxemburgo. La sociedad ofrece productos y servicios de inversión a inversores institucionales y tiene su domicilio social como sociedad limitada en 4 Rue Albert Borschette, Luxemburgo L-1246. Tel.: 352 2826 12800.

Este material no debe ser transmitido o distribuido a personas que no sean inversores profesionales (según lo autoricen las normativas locales) y no debe considerarse fiable ni distribuirse a personas cuando dicha consideración o distribución contravengan la normativa local Singapur – MFS International Singapore Pte. Ltd. (CRN 201228809M);

Australia/Nueva Zelanda – MFS International Australia Pty Ltd («MFS Australia») (ABN 68 607 579 537) posee una licencia de servicios fi nancieros de Australia (número 485343). MFS Australia está regulada por la Comisión de Valores e Inversiones de Australia.

Hong Kong – MFS International (Hong Kong) Limited («MIL HK»), una sociedad de responsabilidad limitada autorizada y regulada por la Comisión de Valores y Futuros de Hong Kong (la «SFC»). MIL HK está autorizada para realizar operaciones con valores y actividades reguladas de gestión de activos y puede ofrecer determinados servicios de inversión a «inversores profesionales», según se defi nen en la Ordenanza de Valores y Futuros («SFO»).

Para inversores profesionales en China – MFS Financial Management Consulting (Shanghai) Co., Ltd. 2801-12, 28th Floor, 100 Century Avenue, Shanghai World Financial Center, Shanghai Pilot Free Trade Zone, 200120, China, una sociedad de responsabilidad limitada china registrada para ofrecer servicios de asesoramiento de gestión financiera.

Japón – MFS Investment Management K.K. está registrada como Operador de Negocios de Instrumentos Financieros ante el Kanto Local Finance Bureau (FIBO) con el n.º 312, miembro de la Investment Trust Association y de la Investment Advisers Association, Japón. Dado que las comisiones a cargo de los inversores varían en función de circunstancias tales como los productos, los servicios, el periodo de inversión y las condiciones del mercado, el importe total y los métodos de cálculo no pueden revelarse por adelantado.

Todas las inversiones implican riesgos, incluidas las fluctuaciones del mercado, y los inversores pueden perder el capital invertido. Los inversores deben obtener y leer cuidadosamente el folleto y/o el documento establecido en el artículo 37-3 de la Ley de Instrumentos Financieros y Bolsas de Valores antes de realizar cualquier inversión. Comentarios sobre el mercado Abril de 2022 EXCLUSIVAMENTE PARA USO DE INVERSORES INSTITUCIONALES Y PROFESIONALES

Acerca de Benoit Henri Albert Anne

Benoit Henri Albert Anne es director del grupo de soluciones de inversión de MFS Investment Management.

menu