Última actualización: 06:43 / Jueves, 15 Abril 2021
Tribuna de Matthews Asia

Estimado presidente Biden

Imagen
Estimado Presidente Biden

Estimado presidente Biden, acertar con su política respecto a China es importante para recuperar nuestra economía. China impulsa el crecimiento económico mundial, por lo que una relación bilateral sólida es importante para los consumidores y trabajadores estadounidenses, así como para aquellas familias que cuentan con los retornos bursátiles para pagar su jubilación.

En los diez años transcurridos hasta 2019, China representó, en promedio, alrededor de un tercio del crecimiento económico mundial, un porcentaje mayor que el combinado de Estados Unidos, Europa y Japón. No podemos - y no deberíamos querer - desvincularnos de este motor de crecimiento mundial, mientras que gestionamos los demás aspectos de la relación bilateral.

Sus asesores están llevando a cabo una revisión exhaustiva de la política estadounidense hacia China. Cuando se siente con ellos en la Casa Blanca, le presentarán sus recomendaciones para gestionar uno de los asuntos más importantes de su presidencia. Entender cómo afectará esa política a los estadounidenses es fundamental, así que antes de que tome decisiones, le sugiero que haga a su equipo las siguientes preguntas; también le ofrezco algunos datos a tener en cuenta. Estas preguntas pretenden ayudar a dejar de lado algunas de las concepciones erróneas más comunes sobre el impacto del vínculo entre Estados Unidos y China en las familias trabajadoras estadounidenses.

P. ¿Cuál ha sido el impacto de China en el empleo estadounidense?

Aunque algunos insisten en que el ascenso de China ha tenido efectos perjudiciales para la economía estadounidense, las pruebas demuestran que, en general, el compromiso económico con China ha sido bueno para el empleo. Algunos puestos de trabajo en el sector manufacturero han sido desplazados por las importaciones procedentes de China, pero otros se han beneficiado de los insumos de menor coste procedentes del país, así como de las exportaciones a ese mercado de rápido crecimiento. El comercio no es el problema. Se trata más bien de que nuestras políticas nacionales no han ayudado adecuadamente a los trabajadores que han sufrido las consecuencias negativas del cambio, ya sea debido a las importaciones o a la tecnología.

Es importante que nos situemos en el contexto. El declive del empleo en el sector manufacturero estadounidense comenzó mucho antes del TLCAN (1994) y de la entrada de China en la OMC (2001). La proporción de la industria manufacturera en el empleo total de EE.UU. alcanzó un máximo del 26% en 1953 y, desde entonces, ha ido disminuyendo hasta llegar al 8% en 2020, mientras se ha incrementado constantemente la proporción de puestos de trabajo en el sector servicios. (Por cierto, en Alemania y Japón hace tiempo que se da una tendencia similar. Recientemente, la proporción del empleo en la industria manufacturera en China también ha empezado a disminuir).

Sin embargo, al mismo tiempo, la industria manufacturera estadounidense goza de muy buena salud. Así, la producción industrial de Estados Unidos casi se duplicó entre 1980 y finales de 2020.

En cuanto al impacto de las importaciones procedentes de China, un estudio realizado por economistas de la Fed de San Luis concluyó que, aunque esas importaciones causan una presión a corto plazo, "las industrias manufactureras de todos los estados de EE.UU. se benefician a largo plazo", y que "la economía de EE.UU. también se beneficia al poder acceder a productos más baratos procedentes de China".

Un estudio publicado por la Oficina Nacional de Investigación Económica encontró "pruebas sólidas de que el impacto total del comercio con China es un impulso positivo para el empleo local y los salarios reales". Dado que las importaciones de menor coste procedentes de China tienen un impacto positivo en nuestras cadenas de suministro, "los trabajadores estadounidenses en su conjunto experimentan un aumento del salario real por comerciar con China... el mercado laboral estadounidense es lo suficientemente flexible como para que el empleo no manufacturero se vea sistemáticamente estimulado por el comercio con China. El efecto neto del comercio con China sobre el empleo es positivo".

También es importante destacar que, según Oxford Economics, las exportaciones a China, nuestro tercer mayor mercado, apoyaron un estimado de 1,2 millones de empleos estadounidenses en 2019.

P. ¿El vínculo con China ha sido bueno para las empresas estadounidenses?

Aunque China no ha cumplido todos sus compromisos con la OMC, ha hecho lo suficiente como para que las exportaciones estadounidenses a ese mercado hayan aumentado más de un 500% desde su incorporación en 2001. En cambio, nuestras exportaciones al resto del mundo aumentaron un 84%. A pesar de las tensiones comerciales y la pandemia del año pasado, las exportaciones estadounidenses a China aumentaron un 17% interanual, mientras que nuestras exportaciones al resto del mundo cayeron un 15%.

Estimado Presidente Biden 1

 

La entrada de China en la OMC también ha sido buena para los agricultores estadounidenses, ya que nuestras exportaciones agrícolas a China han aumentado más de un 1.000% desde 2001, mientras que los envíos agrícolas a otros mercados han aumentado un 130%. El año pasado, las exportaciones agrícolas estadounidenses a China aumentaron un 91% interanual, frente a un descenso del 3% en el resto del mundo. Casi un tercio de toda la cosecha de soja estadounidense se vende a China, así como más de una cuarta parte de nuestra cosecha de algodón.

Muchas de nuestras empresas han prosperado haciendo negocios en China, el mercado de consumo de más rápido crecimiento en el mundo. Por ejemplo, Nike registró un crecimiento de sus ingresos de dos dígitos en la Gran China durante 22 trimestres consecutivos antes del brote de la COVID-19. Después de una pausa de tres trimestres debido a la pandemia, el crecimiento de dos dígitos se reanudó en el trimestre que concluyó en noviembre de 2020. Apple registró los mayores ingresos de su historia en China durante el trimestre que finalizó en diciembre de 2020. El año pasado, GM volvió a vender más coches en China que en EE.UU. Además, China es especialmente importante para la industria estadounidense de semiconductores, ya que representa alrededor del 26% de los ingresos globales de Intel, el 55% de Texas Instruments y el 60% de Qualcomm.

Q. En cualquier caso, ¿no es el robo de la propiedad intelectual un gran obstáculo para las empresas estadounidenses?

El robo de la propiedad intelectual (PI) es una preocupación para muchas empresas estadounidenses, pero se ha producido un progreso significativo en la última década.

A medida que las empresas chinas han ido ascendiendo en la cadena de valor, la necesidad de una mayor protección legal de su propia PI ha impulsado el cambio, y esto también ha beneficiado a las empresas extranjeras.

En los últimos años, el gobierno chino ha realizado importantes mejoras en su marco de protección de la PI. Las principales leyes de PI han sido enmendadas, y los resultados han sido positivos para las empresas estadounidenses. En el ámbito del software, por ejemplo, Microsoft ha ganado los 63 casos de infracción de derechos de autor que presentó ante los tribunales chinos; por su parte, Autodesk ganó 10 casos. China estableció tribunales especiales de PI en algunas ciudades. En Pekín, los demandantes extranjeros ganaron todos los casos que presentaron el primer año de funcionamiento del tribunal. A partir de 2019, las empresas extranjeras obtuvieron en todos los tribunales de propiedad intelectual un porcentaje de victorias y una indemnización media superior a la de las empresas chinas. En los casos civiles entre empresas chinas y extranjeras, la parte extranjera ganó el 68% de las ocasiones.

Entre 1999 y 2019, los pagos de royalties de las empresas chinas a las estadounidenses se multiplicaron por 24, mucho más rápido que el ritmo de crecimiento económico de China.

Estimado Presidente Biden 2

 

La Cámara de Comercio Americana en China encuestó recientemente a sus empresas miembros. Solo el 3% informó que se había visto obligado a transferir la propiedad intelectual o la tecnología "debido a la presión informal de las autoridades empresariales". Apenas el 17% de las empresas dijo que la falta de protección de la PI era un obstáculo para su innovación en China, lo que supone un descenso con respecto al 26% registrado en 2019. El 61% de las empresas estadounidenses en China dijo que la protección de la PI mejoró en 2020, frente a un 37% en 2016, según las encuestas del Consejo Empresarial Estados Unidos-China.

Q. ¿Ha beneficiado el vínculo económico a los ciudadanos chinos?

Nuestro continuo compromiso económico con China, incluida su entrada en la OMC, ha facilitado cambios estructurales espectaculares que han beneficiado al ciudadano chino medio.

China se ha vuelto emprendedora. Cuando trabajé por primera vez en China a principios de la década de 1980, como joven diplomático estadounidense, no había empresas privadas. Sin embargo, las pequeñas empresas privadas representan ahora casi el 90% del empleo urbano y toda la creación neta de nuevos puestos de trabajo.

El alcance de la propiedad privada en China puede sorprender a muchos estadounidenses. Un estudio reciente publicado por la Oficina Nacional de Investigación Económica ha revelado que, en 2019, los particulares poseían el 69% del capital registrado de todas las empresas chinas, frente al 52% del año 2000.

Desde que China entró en la OMC, en 2001, la renta per cápita de los hogares aumentó un 403% en términos reales (ajustados a la inflación). Como resultado, el gasto de los consumidores chinos, que equivalía sólo al 15% de las ventas al por menor en Estados Unidos en 2001, equivale ahora al 88% del gasto de los consumidores estadounidenses. China es la mejor historia de consumo del mundo, y muchos productos estadounidenses están prosperando allí. El año pasado, nuestras exportaciones de ganado y carne a China aumentaron un 61% en valor, convirtiéndose en nuestro segundo mayor mercado, y esos envíos han aumentado un 556% en comparación con 2001.

La mayoría de los chinos llevan una vida más sana y sus hijos disfrutan de un mejor acceso a la educación. Además de un nivel de vida más elevado, la mayoría de los ciudadanos chinos también gozan de una libertad personal - si bien todavía no política - mucho mayor. La ausencia de derechos políticos y del Estado de Derecho en China son graves problemas a largo plazo, pero sus ciudadanos tienen la libertad de dirigir sus propias vidas en un grado que era inimaginable hace sólo 25 años.

Ciertamente, no se ha permitido a todos los chinos disfrutar de estas nuevas libertades. Señor Presidente, comparto su frustración sobre las limitaciones existentes a la hora de conseguir nuestros objetivos en la relación con el gobierno chino. No obstante, debemos tener claro lo que se ha conseguido y ser realistas sobre si las políticas alternativas conseguirán más o menos.

Señor Presidente, usted dijo recientemente que nuestra política exterior debe llevarse a cabo "pensando en las familias trabajadoras estadounidenses". Creo que un compromiso económico continuo con China, basado en la igualdad de condiciones para nuestras empresas, apoya su objetivo de renovar nuestra economía nacional.

También dijo usted que "cuando invertimos en el desarrollo económico de los países, creamos nuevos mercados para nuestros productos y reducimos la probabilidad de inestabilidad”. Trabajar con nuestros aliados y socios para actualizar la arquitectura comercial y financiera mundial que diseñamos hace décadas, y seguir incentivando al gobierno chino para que se atenga a estas normas, es la mejor manera de recuperar nuestra posición de liderazgo y reducir el riesgo de conflicto entre las dos mayores economías del mundo.

 

Tribuna de Andy Rothman, estratega de inversiones en Matthews Asia.

 

 

Investments involve risk. Past performance is no guarantee of future results. Investing in China may involve additional risks, such as social and political instability, market illiquidity, exchange-rate fluctuations, a high level of volatility and limited regulation.

Important Information

This material is provided for informational purposes only and should not be construed as investment advice or an offer to buy, sell, or hold any securities.

The information contained herein has been derived from sources believed to be reliable and accurate at the time of compilation, but no representation or warranty (express or implied) is made as to the accuracy or completeness of any of this information. Matthews Asia and its affiliates do not accept any liability for losses either direct or consequential caused by the use of this information. The views and opinions expressed herein are as of the date of publication, are subject to change and may not reflect current views or opinions.

Matthews Asia is the brand for Matthews International Capital Management, LLC and its direct and indirect subsidiaries.

This document may not be reproduced in any form or transmitted to any person without the express written consent of Matthews International Capital Management, LLC.

In the United States, this document is issued by Matthews International Capital Management, LLC. In Singapore, issued by Matthews Global Investors (Singapore) Pte. Ltd. (Co. Reg. No. 201807631D). In Hong Kong, this document is issued by Matthews Global Investors (Hong Kong) Limited and has not been reviewed by the Securities and Futures Commission in Hong Kong (“SFC”). In the UK, this document is issued by Matthews Global Investors (UK) Limited, which is authorised and regulated by the Financial Conduct Authority (“FCA”), FRN 667893. In the UK, this document is only made available to professional clients and eligible counterparties as defined by the FCA. Under no circumstances should this document be forwarded to anyone in the UK who is not a professional client or eligible counterparty as defined by the FCA. This document has not been reviewed and/or approved by any regulatory authorities.

As of December 31, 2020, accounts held by Matthews Asia did not hold positions in Nike, Inc., Apple, Inc., General Motors Company, Intel Corp., Texas Instrument Inc., Qualcomm, Microsoft Corp., Autodesk, Inc.

©2021 Matthews International Capital Management, LLC

SI074

Acerca de Andy Rothman

Andy Rothman ha vivido y trabajado en China durante más de 20 años, analizando el entorno económico y político del país. Se unió a Matthews Asia en 2014. Como estratega de inversiones tiene un papel destacado en la formación y presentación de las ideas de inversión de la firma sobre cómo debe ser vista China a nivel nacional, regional y mundial.

 

menu