Última actualización: 12:49 / Martes, 21 Enero 2020
Columna de Matthews Asia

Un año para vivir con menos peligro...

Imagen

La publicación la semana pasada del acuerdo comercial entre Estados Unidos y China y los números macro finales para 2019 deberían preparar el escenario para un desempeño económico saludable y un sentimiento de mercado más fuerte en China en 2020, pero el riesgo de un retorno a las tensas relaciones entre Washington y Beijing se cierne para el 2021 y más allá.

El acuerdo comercial de "fase uno" debería crear una tregua en la disputa arancelaria. El presidente Trump parece creer que declarar la victoria sobre China aumentará sus perspectivas de reelección, y parece que Xi Jinping está dispuesto a cooperar. Sin embargo, no hay signos de que la administración Trump reduzca su disposición a confrontar a Xi en una variedad de temas, especialmente aquellos relacionados con la competencia tecnológica. La tensión política resultante, así como los objetivos de compra poco realistas del acuerdo, podrían romper la tregua en 2021.

Los titulares continuarán enfocándose en las tasas de crecimiento más bajas año tras año en China, pero la mayoría de los inversores entienden que el efecto base permite que la economía se expanda mucho más hoy que a las velocidades más rápidas de hace una década. Esto crea una mayor oportunidad para las empresas chinas que venden bienes y servicios a los consumidores locales, así como para los inversores en esas empresas.

Evaluar el acuerdo comercial

El acuerdo comercial probablemente logrará el objetivo principal de Trump: crear la apariencia de un logro importante a medida que se acerque la elección. Pero el acuerdo no creó nuevas soluciones efectivas para la mayoría de los problemas relacionados con el comercio, citados cuando se lanzaron los aranceles.

En asuntos de propiedad intelectual, una prioridad de la administración Trump, el acuerdo logra poco. Beijing anunció previamente muchos pasos específicos en el acuerdo, y los nuevos pasos son incrementales. Lo que es más importante, el acuerdo no requiere que China realice los cambios legales y estructurales necesarios para garantizar el cumplimiento. Tampoco hubo nuevos compromisos significativos sobre la gestión del tipo de cambio o la política industrial.

En general, este acuerdo no es una mejora significativa sobre el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) cancelado por la administración Trump, o el borrador del tratado de inversión bilateral (TBI) con China que fue negociado por la administración de Obama pero abandonado por Trump.

El acuerdo también deja en su lugar gran parte de la carga arancelaria que ya soportan las empresas y los consumidores estadounidenses. "Incluso después de que el acuerdo entre en vigencia, los aranceles de Trump seguirán cubriendo casi dos tercios de todas las importaciones estadounidenses desde China", según Chad Brown, del Instituto Peterson de Economía Internacional. "También habrá aumentado el arancel promedio de los Estados Unidos sobre las importaciones procedentes de China al 19,3%, en comparación con el 3%" antes de que comenzara la disputa.

Lo bueno del acuerdo de 2020

Hay importantes consecuencias positivas del acuerdo. Creo que Trump quiere que el acuerdo tenga éxito para impulsar sus perspectivas de reelección, y Beijing parece dispuesto a cooperar, por lo que es probable que la tregua comercial se mantenga al menos hasta noviembre. Al reducir significativamente el riesgo de que la disputa arancelaria se convierta en una guerra comercial en toda regla, es probable que el acuerdo aumente el sentimiento entre las empresas chinas y los inversores mundiales en acciones y bonos que están pensando en aumentar su exposición a China.

Los riesgos del acuerdo 2021

Dos cosas podrían descarrilar la tregua comercial el próximo año. Primero, todavía no hay señales de que la administración Trump reduzca su campaña para enfrentar a Xi en una amplia gama de temas, especialmente aquellos relacionados con la competencia tecnológica. Para el año próximo, es posible que Xi reconsidere si cooperar con Trump en el comercio tiene sentido en un momento en que Washington está adoptando un enfoque de confrontación en la mayoría de los otros asuntos. Por supuesto, si hay un nuevo presidente estadounidense el próximo año, Beijing esperará para ver cómo esa administración aborda la relación con China.

Mi segunda preocupación es que el acuerdo exige lo que, en mi opinión, son incrementos poco realistas de las importaciones chinas desde los Estados Unidos. Según los términos del acuerdo, en 2020, las importaciones totales de China desde EE.UU. deberían aumentar en un 50% con respecto a la línea de base de 2017, y luego en otro 20% interanual en 2021, para un aumento total de dos años de 200.000 millones de dólares. Esto incluye aumentos sobre la línea de base de 2017 del 52% para la agricultura y el 257% para las importaciones de energía en 2020, y luego aumentos adicionales en 2021: 19% interanual para la agricultura y 60% interanual para la energía.

MA1

 

Por supuesto, hay espacio para que la administración Trump juegue con los números. El texto del acuerdo establece, por ejemplo, que los pedidos de aviones y las entregas contarán para el compromiso chino, por lo que Beijing podría firmar muchos contratos para una posible entrega posterior para inflar los números. Pero este tipo de cosas solo funcionará si ambos gobiernos cooperan. Como reconoció el Representante de Comercio de los Estados Unidos, Robert Lighthizer, "este acuerdo funcionará si China quiere que funcione". Y si, después de las elecciones, la administración Trump (u otra diferente) también quieren que funcione.

Por otro lado, el texto del acuerdo incluye una larga lista de productos que están destinados a aumentos para alcanzar los objetivos de importación de China. Algunos de ellos son desconcertantes. El hierro y el acero, por ejemplo, están en la lista, aunque en 2017, Estados Unidos exportó menos de  500 millones de dólares a China. También en la lista: "perfumes y aguas de tocador"; "Preparaciones para usar en el cabello"; y "té, con o sin sabor". (Sí, China es el mayor productor mundial de té).

Sí, Virginia, la tasa de crecimiento de China se está desacelerando

Al pasar al tema de la salud económica de China, quiero comenzar dirigiéndome a los principales escritores que señalaron que la tasa de crecimiento del PIB del año pasado fue la más lenta desde la dinastía Tang. Me gustaría sugerir otra perspectiva.

El crecimiento de China se ha desacelerado gradualmente durante más de una década, pero el tamaño de la economía (la base) se ha expandido bastante. El crecimiento del PIB fue del 9,4% hace una década, pero la base para el crecimiento del PIB del 6,1% del año pasado fue 188% mayor que la base hace 10 años, lo que significa que la expansión incremental en el tamaño de la economía de China en 2019 fue 145% mayor de lo que era la tasa de crecimiento más rápida hace una década. En otras palabras, el año pasado hubo una mayor oportunidad para las empresas chinas que vendían bienes y servicios a los consumidores chinos en comparación con hace 10 años, cuando la tasa de crecimiento del PIB era mucho más rápida.

Espero que las tasas de crecimiento interanual de la mayoría de los aspectos de la economía china continúen desacelerándose, y mientras esa desaceleración continúe siendo gradual, no espero el pánico del gobierno chino o de los inversores.

Moderada flexibilización de la política monetaria

Una clara señal de que el gobierno se ha sentido relativamente cómodo con la salud de la economía es que solo ha habido una moderada flexibilización de la política monetaria. Espero que ese enfoque continúe en 2020. La atención se centrará en estabilizar el crecimiento en respuesta a una demanda mundial más lenta, no en un esfuerzo por acelerar el crecimiento.

Como fue el caso el año pasado, el crédito agregado pendiente (augmented Total Social Finance) probablemente se expandirá un poco más rápido que el crecimiento nominal del PIB, pero no en la medida en los últimos años.

MA2

La reducción de riesgos continuará

También anticipo que el gobierno continuará tomando medidas para reducir los riesgos del sector financiero este año. Como escribí el mes pasado, espero una mayor consolidación de los bancos más pequeños. También espero una continuación de los experimentos del año pasado de incumplimientos seleccionados por empresas estatales y privadas, en un esfuerzo por empujar a los inversores a ponerle un precio al riesgo. No espero que el gobierno relaje sus estrictos controles sobre la actividad financiera fuera del balance.

MA3

Es probable que siga siendo la mejor historia de consumo del mundo

Los consumidores de China impulsaron nuevamente el crecimiento económico en 2019, y espero que continúe en 2020. El año pasado fue el octavo año consecutivo en que la parte del consumidor y servicios (o terciaria) del PIB fue la mayor parte, y el consumo representó el 58% del crecimiento del PIB.

El fuerte crecimiento de los ingresos continúa alimentando la historia del consumidor. El ingreso disponible nominal per cápita aumentó un 9,1% en el 4T19, frente al 8,5% del año anterior y el 9% de hace dos años.

El gasto en consumo de los hogares aumentó un 9,4% interanual en el 4T19, en comparación con el 8% del año anterior y el 6,1% de hace dos años. Esta métrica para el gasto del consumidor, que se publica trimestralmente, incluye una gama más amplia de servicios en comparación con los datos de ventas minoristas. Los servicios ahora representan alrededor del 46% del consumo de los hogares.

MA4

 

Los precios del cerdo deberían disminuir, por lo que la inflación no debería ser un gran problema

Un brote de peste porcina africana diezmó la población porcina de China el año pasado, lo que elevó el precio de la carne de cerdo, la principal fuente de proteínas del país.

El IPC general subió a 4,5% el mes pasado y seguirá siendo elevado este año, impulsado completamente por la carne de cerdo. La enfermedad parece estar disminuyendo y los precios de la carne de cerdo se estabilizaron recientemente, aunque es probable que haya otro aumento este enero, ya que las vacaciones del Año Nuevo Lunar aumentan la demanda. La inflación subyacente, que fue del 1,4% interanual en diciembre, debería mantenerse baja, y no espero que la inflación tenga un impacto significativo en el sentimiento del consumidor.

Ma5

 

Mejora modesta en CapEx probable

El gasto de inversión de las empresas privadas fue débil el año pasado, en gran parte debido a la incertidumbre resultante de la disputa arancelaria de Trump. Es probable que la firma el miércoles pasado del acuerdo comercial reduzca esa incertidumbre, lo que lleva a una modesta recuperación en el gasto de CapEx. Solo modesto, porque persiste el riesgo de un retorno a mayores tensiones entre Estados Unidos y China en 2021.

Columna de Matthews Asia, escrita por Andy Rothman

Acerca de Andy Rothman

Andy Rothman ha vivido y trabajado en China durante más de 20 años, analizando el entorno económico y político del país. Se unió a Matthews Asia en 2014. Como estratega de inversiones tiene un papel destacado en la formación y presentación de las ideas de inversión de la firma sobre cómo debe ser vista China a nivel nacional, regional y mundial.

 

menu
menu