Última actualización: 02:56 / Jueves, 4 Agosto 2022
Tribuna de Franklin Templeton

Los mercados emergentes: tocados pero no hundidos

Imagen

El genio de la inflación ha salido de la botella y supone un reto de varios niveles para los responsables políticos. El aumento de los costes de la energía, los alimentos y los salarios se combinan para elevar las expectativas de inflación, que si no se controlan podrían desestabilizar la economía mundial.

Nuestra hipótesis de base para los mercados emergentes (ME) se basa en la realidad de que entraron en la actual recesión con mejor salud que en ciclos anteriores. El apalancamiento de las empresas es menor, se han aplicado reformas en el sector financiero y de otro tipo, y la mayoría de los responsables políticos están aplicando políticas monetarias y fiscales ortodoxas para hacer frente a los desafíos. No obstante, reconocemos que la gama y la probabilidad de escenarios alternativos ha aumentado.

Panorama de los beneficios

A diferencia de otros observadores del mercado que esperan una contracción de los beneficios de los mercados emergentes en 2023, a principios de este año destacamos la probabilidad de una recuperación impulsada por India y China. La respuesta política flexible de China y las perspectivas de resistencia del producto interior bruto de la India hacen que la recuperación siga siendo nuestro caso base.  

La transición de China a una política dinámica de "cero-COVID" indica una relajación de algunos, aunque no todos, los riesgos asociados a su gestión del virus. Las fábricas están reabriendo, los cuellos de botella en los puertos están disminuyendo y hay señales de que las interrupciones en la cadena de suministro están disminuyendo. Esperamos que la postura de China en la gestión del virus se mantenga hasta el 20º Congreso del Partido en otoño, en el que se espera que se confirme la posición del Presidente de China, Xi Jinping, para un tercer mandato. 

El reto de la inflación

La inflación de los mercados emergentes, impulsada por el aumento de los costes de la energía, los alimentos y los salarios, ha supuesto un reto para los responsables políticos. En el pasado, los subsidios se han utilizado para limitar la presión sobre los ingresos por el aumento de los precios de los productos de primera necesidad. En el ciclo actual, las transferencias directas son la herramienta política preferida. El efecto completo del aumento de la inflación tardará en filtrarse en los mercados emergentes, con importantes consecuencias para los hogares de menores ingresos si no se controla.

Existen similitudes entre el aumento de la inflación en 2008 y en la actualidad. Los precios del petróleo alcanzaron un máximo de 145 dólares en julio de 2008, lo que provocó un aumento de los precios del transporte y de los fertilizantes, que se combinó con los problemas de suministro para aumentar los precios mundiales de los alimentos. Esto tuvo un mayor efecto en la inflación de los mercados emergentes en comparación con la de los mercados desarrollados, debido al mayor peso de los alimentos en la cesta de inflación de los mercados emergentes.

El aumento de los precios del petróleo está haciendo subir de nuevo los precios del transporte y los fertilizantes, y la guerra está interrumpiendo el suministro de cereales y semillas oleaginosas desde Ucrania. Los responsables políticos de Asia están respondiendo con prohibiciones a la exportación en Malasia, Indonesia y la India, y se está debatiendo la formación de un cártel de hecho para la exportación de arroz en Tailandia y Vietnam.

Medidas similares fueron ineficaces en 2008 y es poco probable que funcionen en 2022 (Indonesia ya ha revocado su prohibición de exportar aceite de palma). Las reservas de grano almacenadas son elevadas, pero el reto es que gran parte de ellas están atrapadas en Ucrania. Esto hace que los responsables políticos tengan que encontrar una solución para evitar que la crisis de los precios de los alimentos a nivel mundial siga a la crisis de los precios de la energía.

Nuevas realidades

Los bancos centrales de los países emergentes subieron los tipos de interés antes que sus homólogos alemanes para hacer frente a las presiones sobre los precios derivadas del exceso de demanda. El banco central brasileño subió por primera vez el tipo de interés objetivo Selic en marzo de 2021. India, Polonia y otros países emergentes han seguido su ejemplo con subidas de tipos. Las autoridades chinas también fueron prudentes a la hora de frenar el exceso de demanda con antelación, lo que crea un margen de maniobra para estimular el crecimiento.

Las valoraciones de los mercados de renta variable de los países emergentes han disminuido en consonancia con la corrección de los mercados mundiales. Los sectores de la nueva economía, como la tecnología y los servicios de comunicación, han liderado el retroceso. Por el contrario, los sectores tradicionales, como el financiero y el industrial, han registrado un rendimiento relativamente superior.

La huida de los inversores hacia la seguridad relativa de los activos basados en el dólar, alejándose de los mercados emergentes, es un fenómeno que ya hemos presenciado en ciclos anteriores. Sin embargo, los mercados han reconocido la nueva realidad, como se refleja en el nivel inusualmente bajo de volatilidad de las divisas de los mercados emergentes en relación con el mercado monetario, y en el rendimiento de los mercados de renta variable de los mercados emergentes en relación con el mercado monetario en 2022.

Acciones de la cartera

Hemos reequilibrado nuestras carteras hacia empresas que creemos que se beneficiarán del aumento de la inflación y de los tipos de interés. Nos centramos especialmente en aquellos mercados que están mejor preparados en términos de flexibilidad política, así como en los que cuentan con una abundante oferta de mano de obra, que creemos que están en mejor posición para gestionar un nuevo shock de inflación. Los pilares básicos de nuestras carteras siguen centrados en temas seculares de la nueva economía, como la demografía, la digitalización y la mejora del producto.

Los mercados emergentes se enfrentan a un periodo difícil, pero seguimos creyendo en su potencial de crecimiento a largo plazo. Unas políticas monetarias y fiscales más eficaces, así como la mejora de la gobernanza, se traducen en una mejora de las perspectivas para los inversores. En nuestra opinión, estas nuevas realidades significan que, a medida que los mercados emergentes salgan de la actual recesión, estarán mejor posicionados para captar el alza del crecimiento.  

Tribuna de Manraj Sekhon, director de inversiones (CIO) en Mercados Emergentes de Franklin Templeton.

Acerca de Manraj Sekhon

Manraj Sekhon es director de inversiones (CIO) en Mercados Emergentes de Franklin Templeton desde 2018. Supervisa un equipo de más de 80 profesionales especializados en renta variable emergente en toda la organización, en más de 20 oficinas alrededor del mundo. Sekhon aporta más de dos décadas de conocimiento en inversiones globales, liderazgo y experiencia en la industria. Con anterioridad, fue responsable ejecutivo, CIO y director de Fullerton Fund Management, una gestora de activos con base en Singapur.

menu