Última actualización: 14:43 / Lunes, 21 Marzo 2022
Tribuna de Finaccess Value

"Ojalá te toque vivir tiempos interesantes", dice la maldición china

Imagen

Lo cierto es que vivimos tiempos difíciles y, aunque el mundo occidental sigue siendo un oasis de paz y prosperidad, se nos recuerda brutalmente que los cambios históricos pueden ocurrir de manera rápida e inesperada.

No tendría sentido escribir sobre las inversiones sin mencionar el conflicto que se desarrolla a pocos kilómetros de nuestra frontera de la UE y sería igualmente insensible hacer suposiciones sobre los posibles resultados sin mencionar la tragedia indescriptible que afecta a personas inocentes. Esperamos que todas las partes involucradas logren negociar un alto el fuego lo antes posible.

En términos de inversión, pensamos que se negociará un acuerdo sostenible. Sin embargo, también creemos que se producirán algunos cambios permanentes y, en particular, en la política energética europea, que requerirá una inversión considerable durante muchos años para reducir la dependencia que tiene Europa de Rusia no solo en el petróleo y el gas, sino también en otros productos básicos. También las exportaciones de productos básicos de Ucrania tardarán en volver a su nivel anterior a la guerra. Asimismo, se espera se incrementen con más inversiones.

El elefante en la habitación es, y seguirá siendo previsiblemente, la inflación. La inflación está alimentada por la cantidad absolutamente gigantesca de dinero que los principales bancos centrales han inyectado en la economía mundial desde la Gran Crisis Financiera de 2008 (25 billones de dólares o aproximadamente el 25% del PIB actual).

La inflación, que se mantuvo latente por la baja velocidad del dinero, se ha disparado recientemente por las interrupciones de las cadenas de suministro y la reapertura de la economía mundial después de la pandemia de COVID y se verá exacerbada por los elevados precios de la energía y materias primas.

Sin duda, la inflación tiene un lado positivo para los gobiernos más endeudados en forma de una rápida disminución de sus pasivos. A fin de cuentas, la inflación controlada es una mejor alternativa que el default. Sin embargo, para los ahorradores, la inflación sostenida es un lastre si limitan sus ahorros a efectivo o bonos no indexados, pues verán cómo su poder adquisitivo se desvanece en pocos años.

Nada de esto es nuevo, la inflación es tan antigua como el dinero y la represión financiera ha sido utilizada por gobiernos de todo el mundo para reducir sus deudas y, al mismo tiempo, empobrecer o destruir a su clase media y pensionistas.

Como ahorrador a largo plazo, una de las medidas más efectivas y fáciles que se pueden tomar para proteger nuestros ahorros y nuestro poder adquisitivo es invertir en una selección de las mejores empresas del mundo:

- Negocios que tienen tanto éxito que sus nombres y marcas son conocidos y buscados por miles de millones de personas. Por ejemplo, cerca de 7.100 millones de personas reconocerían el logotipo de Coca-Cola si se les mostrara. Esto es el 90% de la población de la Tierra.

- Negocios cuyos productos son tan valorados y confiables que pueden servir como moneda alternativa cuando ya no se confía en la moneda local y no hay euros o dólares disponibles. Por ejemplo, las tiendas de Apple en Rusia tardaron solo unas horas en vaciarse una vez que la población entendió la gravedad de las sanciones. Los iPhones son una moneda perfectamente aceptable (si no muy eficiente) para los rusos, como lo fueron los vaqueros Levi’s durante la Guerra Fría.

- Negocios que están tan integrados en nuestra vida diaria que ni siquiera soñaríamos con dejar de usarlos: Microsoft, Amazon, McDonald's, Visa, Google, Walt Disney, entre otros.

Todas estas empresas tienen algo en común, algo que solo unas pocas empresas en el mundo tienen: poder de fijación de precios.

Tienen esta extraordinaria capacidad no solo para hacer crecer su base de clientes a medida que crece la población mundial, sino también para mantener y, a veces, mejorar sus márgenes independientemente de la inflación, ya que simplemente trasladarán sus aumentos de costes a sus clientes.

Este maravilloso atributo ha sido buscado por los mejores inversores durante décadas y su apoyo más famoso es sin duda Warren Buffett, quien dijo: "La decisión más importante al evaluar un negocio es el poder de fijación de precios. Si tienes el poder de aumentar los precios sin perder negocio con un competidor, tienes un muy buen negocio. Y si tienes que rezar antes de subir el precio un 10%, entonces tienes un negocio ruinoso".

El fondo Nevastar Wealth Defender invierte en todo momento en estos negocios. Está relativamente concentrado pero suficientemente diversificado (29 grandes negocios). Son empresas multinacionales globales capaces de capturar las oportunidades en las partes del mundo que crecen más rápido y con un equipo directivo sólido y confiable. No es un fondo pasivo, sino que el gestor gestiona y rebalancea los nombres en cartera y también utiliza la volatilidad del mercado para mejorar la rentabilidad.

La volatilidad diaria del mercado puede alcanzar niveles extremos cuando ocurren choques inesperados, como pandemias o guerras. Esta volatilidad es a menudo fruto del nerviosismo de los inversores hasta que se dan cuenta de que los negocios subyacentes de este fondo han resistido, se han recuperado y, en ocasiones, se han beneficiado de tales conmociones en el pasado, cuando el mundo era en realidad un lugar mucho más peligroso de lo que es hoy.

En conclusión, para proteger nuestro patrimonio a largo plazo no hay sustituto para una asignación a largo plazo y paciente a estos negocios. La regla de oro es invertir progresivamente a medida que el exceso de efectivo esté disponible y, una vez invertido, seguir invirtiendo.

Columna de Olivier Rouget, socio fundador de Nevastar Finance

Acerca de Olivier Rouget

Olivier Rouget es socio fundador de Nevastar Finance.

menu