Última actualización: 04:38 / Lunes, 22 Junio 2020
Columna de DNB AM

Bonos high yield de los países nórdicos en la era del coronavirus

Imagen
Bonos high yield de los países nórdicos en la era del coronavirus

Tras la enorme ampliación que experimentaron en marzo los diferenciales de la deuda corporativa, se observa ya una reducción en el mercado de bonos de alto rendimiento de los países nórdicos, aunque sigue rezagado con respecto a EE.UU. y Europa. En los países nórdicos, la ampliación obedeció al fuerte incremento de la incertidumbre en la economía mundial y al riesgo de impago, pero también a algunos factores específicos. Fue el caso de las excesivas ventas que se registraron en Noruega para generar liquidez destinada a las coberturas cambiarias, y de las enormes salidas de capitales que sufrieron los fondos de deuda corporativa de Suecia, con el consiguiente cierre o suspensión temporal de varios productos.

Dado que este peor comportamiento relativo tiene que ver fundamentalmente con características específicas de los mercados de Noruega y Suecia, que han mejorado considerablemente, los bonos high yield de la región ofrecen oportunidades de cara al futuro.

Noruega: presión vendedora

Los fondos de deuda de alto rendimiento domiciliados en Noruega tienen una clientela fundamentalmente local y generalmente están cubiertos frente a la corona noruega. Entre finales de febrero y el 20 de marzo, la corona noruega perdió un 25% frente al euro, un 21% frente al dólar estadounidense y un 15% frente a la corona sueca. Además, la volatilidad de la moneda local aumentó y se observaron movimientos diarios del 10% o más: por ejemplo, entre el 18 y el 19 de marzo la corona noruega llegó a perder más de un 13% frente al euro.

Estos movimientos tuvieron lugar con volúmenes muy bajos en el mercado de divisas. La velocidad y magnitud sin precedentes de la depreciación de la corona noruega provocó una enorme presión vendedora en el mercado, ya que los fondos de bonos high yield de Noruega tenían que vender grandes volúmenes para atender las necesidades de liquidez de los contratos de coberturas de divisas. Esta situación se agravó por las salidas de dinero de los fondos, que también fueron importantes, aunque no constituyeron un gran problema en sí mismas. La mayor parte de los capitales regresaron en abril y el flujo neto positivo continuó en mayo.

Suecia: salidas masivas de capitales

En Suecia, los fondos de inversión no sufrieron los mismos efectos cambiarios que en Noruega. Sin embargo, se registraron salidas masivas de los fondos de deuda corporativa, lo que, en última instancia, provocó que 35 fondos suecos suspendieran temporalmente los reembolsos, incluidos productos de algunas de las gestoras más grandes, como Spiltan, Carnegie y Danske Bank.

La diferencia es bastante llamativa: el mercado noruego registró importantes salidas de fondos en marzo, pero la mayor parte del dinero regresó en abril y los flujos netos positivos continuaron en mayo. Mientras, en Suecia, las salidas de fueron muy pronunciadas en marzo, pero los fondos no regresaron en abril, probablemente debido a que durante ese mes había un número muy elevado de clientes que no pudieron reunir liquidez.

La reciente evolución de los flujos de capitales en el mercado sueco ha tenido claramente un impacto en las cotizaciones del mercado de bonos de alto rendimiento. Un ejemplo son los bonos del sector inmobiliario, que es un subsector especialmente grande del mercado sueco. En el gráfico se muestra la evolución de los diferenciales de los bonos de alto rendimiento del sector inmobiliario en todo el mundo y en los países nórdicos.

DNB - bonos high yield

Los diferenciales del sector inmobiliario nórdico se movieron de forma bastante parecida a los diferenciales mundiales, pero durante los últimos meses hemos visto una divergencia considerable, relacionada probablemente con una recuperación más lenta del conjunto del mercado sueco de bonos high yield. Durante las últimas semanas, hemos asistido a una reactivación de la actividad en el mercado sueco.

En resumen, el mercado de bonos de alto rendimiento de los países nórdicos se ha comportado peor que sus homólogos estadounidenses y europeos, especialmente en la fase de recuperación después de la oleada de ventas de marzo. Dado que este peor comportamiento relativo se debe principalmente a las características específicas del mercado noruego o sueco, que han mejorado ostensiblemente, los bonos high yield nórdicos están captando la atención de los inversores cada vez con más fuerza.

Tribuna de Svein Aanes, responsable de renta fija de DNB Asset Management

Acerca de Svein Aanes

Svein Aage Aanes se incorporó a DNB Asset Management en 1998. Como responsable de renta fija y divisas, atesora casi 25 años de experiencia como gestor de fondos. En el 2000 fue designado para dirigir el equipo. Previamente, trabajó como economista sénior en Den norske Bank.

menu