Última actualización: 06:18 / Miércoles, 22 Septiembre 2021
Tribuna de BNY Mellon IM

Hidrógeno: ¿tenemos hoy la fuente de energía del futuro?

Imagen

El hidrógeno podría convertirse en el próximo actor dominante en las energías renovables a medida que las condiciones macroeconómicas favorables impulsen la adopción, la asequibilidad y la innovación, según el equipo de Innovación en Movilidad de BNY Mellon.

Aunque el hidrógeno se encuentra en todas partes, desde el aire hasta la tierra, e incluso en el espacio, está unido a otros elementos; por lo que es necesario extraerlo antes de que pueda ser una fuente de energía viable. Tradicionalmente, se produce utilizando combustibles fósiles como el gas natural, el petróleo y el carbón. Pero ha aumentado la demanda para producir hidrógeno mediante electrólisis, un proceso que se basa en la electricidad para dividir el agua en hidrógeno y oxígeno. En la actualidad, este método sólo representa el 1% de toda la producción de hidrógeno, pero según el equipo, para que el hidrógeno sea realmente ecológico, deberá producirse utilizando recursos renovables.

Aunque la infraestructura necesaria aún está en pañales, estamos viendo fuertes compromisos con la investigación y el desarrollo en todo el mundo, apoyados por medidas tanto fiscales como políticas. El principal problema es la falta actual de infraestructuras, así como el mayor coste de fabricación del hidrógeno verde. Una vez que esa infraestructura se amplíe y la demanda global aumente, creemos que su coste bajará a un nivel competitivo.

Uno de los temas más frecuentes que aceleran la demanda de hidrógeno verde es la migración mundial hacia las cero emisiones netas de carbono. Muchas regiones del mundo han inclinado las políticas gubernamentales hacia la inversión en hidrógeno. Hasta ahora, la región más agresiva ha sido Europa, según el equipo. El Acuerdo Verde de la UE tiene como objetivo una financiación acumulada de hasta 470.000 millones de euros para el ecosistema del hidrógeno renovable para 2050. Los fondos se destinarán a tres áreas:

  • Conseguir que la producción de hidrógeno verde alcance los 10 millones de toneladas métricas en 2030.
  • Aumentar la capacidad de producción de electrolizadores hasta 6 gigavatios (GW) en 2024 y 40GW en 2030.
  • Crear un mercado de hidrógeno renovable en euros.

China también es una gran defensora de la construcción de infraestructuras para hacer del hidrógeno verde una opción energética viable. Su objetivo es que en 2030 haya un millón de vehículos impulsados por hidrógeno en las carreteras, frente a los 5.000 actuales. Asimismo, también tiene como objetivo que el 10% de su energía proceda del hidrógeno en 2050.

En EE.UU., el panorama es algo diferente, pero se está avanzando en algunos estados. Aunque EE.UU. aún no tiene un plan oficial de hidrógeno a nivel nacional, esperamos que la administración Biden publique algo al respecto. Sin embargo, California tiene una política según la cual el hidrógeno verde en la industria del transporte debe ser del 50% para 2030 y del 90% para 2050.

El Departamento de Energía de EE.UU. (DoE) estima que la economía del hidrógeno puede aportar 750.000 millones de dólares anuales de aquí a 2050 y crear más de tres millones de puestos de trabajo solo en EE.UU. Además, este organismo también prevé que las tecnologías del hidrógeno, como las pilas de combustible, que utilizan hidrógeno para generar electricidad, puedan aportar ingresos de 2,5 billones de dólares en 2050. El DoE afirma que el gasto acumulado en infraestructuras de hidrógeno para su producción, almacenamiento y transporte podría alcanzar los 11 billones de dólares en 2050.

¿Y cuándo llegamos?

En comparación con los vehículos de batería, una de las ventajas de los vehículos eléctricos de pila de combustible (FCEV), impulsados por hidrógeno, es que los tiempos de repostaje son más rápidos, lo que supone una interrupción menor en la ruta del conductor. Aunque el coste no es el ideal, ya que los camiones FCEV son aproximadamente tres veces más caros que sus homólogos diésel, podría reducirse a 1,2 veces el coste del diésel en 2030, según el Consejo del Hidrógeno.

Para propulsar los vehículos con hidrógeno, se utilizan pilas de combustible para convertirlo en electricidad. A continuación, se colocan de forma conjunta para aumentar la capacidad de tensión. En opinión del equipo, dado que el conjunto representa la mitad de los costes del sistema de pilas de combustible de hidrógeno, será necesario mejorar la tecnología para que sea más asequible.

Otra ventaja de los FCEV en comparación con los camiones con batería es un sistema de transmisión más ligero, lo que permite transportar más carga, añade el equipo. Como el sistema eléctrico de batería puede ser más pesado, puede afectar a la capacidad de carga útil de un camión, lo que en última instancia tiene consecuencias económicas negativas para las empresas de transporte.

Mientras que los vehículos eléctricos alimentados por baterías están de moda cuando se trata de vehículos de pasajeros, es probable que el hidrógeno sea más adecuado para los vehículos comerciales más grandes al principio.

Consideramos que el sector del transporte por carretera, especialmente en los segmentos de media y larga distancia, es el área más atractiva para el hidrógeno verde como combustible, a medida que se produce la transición a un mundo con cero o menos emisiones. También vemos potencial de crecimiento en los autobuses y los trenes, ya que cuentan con rutas fijas en las que puede ubicarse la infraestructura de repostaje para facilitar el acceso.

Más que un simple combustible para el transporte

Aunque se espera que el hidrógeno gane terreno en el transporte, ya tiene multitud de usos. En la actualidad, se utiliza como materia prima química en industrias como el refinamiento del petróleo y la producción de amoníaco, metanol, acero y cemento, así como en la industria alimentaria y farmacéutica.

Estas industrias seguirán utilizando el hidrógeno como materia prima, mientras que las nuevas aplicaciones lo utilizarán como fuente de energía. Esto incluye segmentos de transporte como los autobuses, el transporte por camión, por ferrocarril, por aire y marítimo, así como el almacenamiento de energía utilizado para la energía estacionaria y de reserva para la red eléctrica y los centros de datos.

Aunque no debería faltar demanda, el coste del hidrógeno verde ha sido un impedimento clave para su aplicación práctica. Pero a medida que la innovación avanza, su coste debería alcanzar la paridad con el hidrógeno basado en los combustibles fósiles en 2030, según el Consejo de Defensa de los Recursos Naturales.

El aumento de la capacidad de producción de pilas de combustible y electrolizadores reducirá el coste del hidrógeno, al igual que se reduce el coste de la electricidad de origen renovable. Con el tiempo, esto llevará a que los precios sean iguales o inferiores a los de los combustibles fósiles, lo que los hará económicamente viables.

Tribuna de Rob Zeuthen, gestor principal de la estrategia BNY Mellon Mobility Innovation. 

 

 

Solo para profesionales financieros e inversores institucionales

Este material no debe considerarse como un asesoramiento de inversión o una recomendación de un administrador de inversiones o arreglo de cuentas. Todas las declaraciones y opiniones expresadas son las vigentes en la fecha de publicación, están sujetas a cambios según lo dicten las condiciones económicas y de mercado y no representan necesariamente las opiniones de BNY Mellon ni de ninguna de sus filiales. Los

La información se facilita únicamente como comentario general sobre el mercado y no constituye asesoramiento jurídico, fiscal, contable o de otro tipo de carácter profesional o de inversión, no predice el rendimiento futuro y no debe interpretarse como una oferta de venta o una solicitud de compra de cualquier valor, ni como una propuesta de oferta. La información se ha facilitado

sin tener en cuenta el objetivo de la inversión, la situación financiera o las necesidades concretas de ninguna persona. BNY Mellon y sus filiales no son responsables de ningún consejo de inversión posterior dado en base a la información suministrada.

Esta no es una investigación de inversiones ni una recomendación de investigación a efectos de regulación, y no constituye investigación o análisis sustancial. En la medida en que estos materiales contienen declaraciones sobre rendimientos a futuro, dichas declaraciones son de carácter prospectivo y están sujetas a una serie de riesgos e incertidumbres. La información y las opiniones presentadas han sido obtenidas o derivadas de fuentes que BNY Mellon creía fiables, aunque BNY Mellon no hace ninguna declaración sobre su exactitud e integridad. BNY Mellon no acepta ninguna responsabilidad por las pérdidas derivadas del uso de este material.

 Todas las inversiones implican un riesgo, que puede incluir la pérdida de capital. Este material no ha de ser distribuido o utilizado por ninguna persona o entidad en ninguna jurisdicción o país en el que dicha distribución o utilización contravenga la ley o regulación local.  Esta información no podrá ser distribuida o utilizada a efectos de ofertas o solicitudes en ninguna jurisdicción o en ninguna circunstancia en que dichas ofertas o solicitudes sean ilegales o no estén autorizadas, o cuando, en virtud de dicha distribución, existan requisitos de registro nuevos o adicionales. Las personas en cuyo poder se encuentre esta información deben informarse y cumplir las restricciones que se aplican a la distribución de esta información en su jurisdicción.

 Entidades emisoras

Este material sólo se distribuirá en los países y a los destinatarios indicados, en arreglo a las condiciones y limitaciones señaladas: • Estados Unidos: por BNY Mellon Securities Corporation (BNYMSC), 240 Greenwich Street, Nueva York, NY 10286. BNYMSC, agente de bolsa registrado, miembro de la FINRA, y filial de BNY Mellon, ha formalizado acuerdos para ofrecer valores en EE. UU. en nombre de ciertas sociedades de BNY Mellon Investment Management. • Europa

(excluida Suiza): BNY Mellon Fund Management (Luxembourg) S.A., 2-4 Rue Eugène-Ruppert, L-2453 Luxemburgo.

Reino Unido, África y América Latina (excluyendo Brasil):BNY Mellon Investment Management EMEA Limited, BNY Mellon Center, 160 Queen Victoria Street, Londres, EC4V 4LA. Registrada en Inglaterra bajo el número de licencia 1118580. Autorizada y regulada por la Financial Conduct Authority. • Sudáfrica:BNY Mellon Investment Management EMEA Limited es un proveedor de servicios financieros autorizado. • Suiza:BNY Mellon Investments Switzerland GmbH, Fraumünsterstrasse 16, CH-8001 Zúrich, Suiza. • Oriente Medio: Sucursal de Dubai de The Bank of New York Mellon. Regulada por la Autoridad de Servicios Financieros de Dubai. • Singapur: BNY Mellon Investment Management Singapore Pte. Sociedad limitada con número de registro 201230427E. Regulada por la Autoridad Monetaria de Singapur. • Hong Kong: BNY Mellon Investment Management Hong Kong Limited. Regulada por la Comisión de Valores y Futuros de Hong Kong. • Japón: BNY Mellon Investment Management Japan Limited. BNY Mellon Investment Management Japan Limited es un Operador Empresarial de Instrumentos Financieros con licencia no. 406 (Kinsho) en el Comisionado de la Oficina Local de Finanzas de Kanto y es miembro de la Asociación de Fideicomisos de Inversión, de la Asociación de Asesores de Inversión de Japón y de la Asociación de Empresas de Instrumentos Financieros de Tipo II. • Australia: BNY Mellon Investment Management Australia Ltd (ABN 56 102 482 815, licencia AFS nº 227865). Autorizada y regulada por la Comisión Australiana de Valores e Inversiones. • Brasil: ARX Investimentos Ltda., Av. Borges de Medeiros, 633, 4º piso, Río de Janeiro, RJ, Brasil, CEP 22430-041. Autorizada y regulada por la Comisión de Valores Mobiliarios de Brasil (CVM). • Canadá: BNY Mellon Asset Management Canada Ltd. está registrada en todas las provincias y territorios de Canadá como Gestora de Cartera y Agente de Mercado Exento, y como Gestor de Comercialización de Productos Básicos y Gestor de Fondos de Inversión en Ontario.

 INFORMACIÓN DE LA EMPRESA BNY MELLON

BNY Mellon Investment Management es una organización de gestión de inversiones y de gestión de patrimonio, que incluye a las empresas de gestión de inversiones filiales de BNY Mellon, la organización de gestión de patrimonio y las empresas de distribución global. BNY Mellon es la marca corporativa de The Bank of New York Mellon Corporation y también puede utilizarse como término genérico para referirse a la Corporación en su totalidad o a sus diversas filiales en general.• Mellon Investments Corporation (Mellon) es un asesor de inversiones registrado y una filial de BNY Mellon. • Insight Investments - Los servicios de asesoría de inversiones en América del Norte se prestan a través de dos asesores de inversiones diferentes registrados en la Comisión de Valores y Bolsa (SEC) con la marca Insight Investment: Insight North America LLC (INA) e Insight Investment International Limited (IIIL). Los asesores de inversiones de América del Norte están asociados con otros gestores de inversiones mundiales que también utilizan (individual y colectivamente) la marca corporativa Insight. Insight es una filial de BNY Mellon. Newton Investment Management - la marca Newton y/o Newton Investment Management hace referencia al siguiente grupo de empresas filiales: Newton Investment Management Limited, Newton Investment Management (North America) Limited (NIMNA Ltd) y Newton Investment Management (North America) LLC (NIMNA LLC). El personal de NIMNA LLC está integrado por personas supervisadas de NIMNA Ltd., y NIMNA LLC no proporciona asesoramiento de inversión, todo lo cual es realizado por NIMNA Ltd. NIMNA LLC y NIMNA Ltd son las únicas empresas de Newton autorizadas para ofrecer servicios en EE. UU. En el Reino Unido, NIMNA Ltd está autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera en la realización de negocios de inversión y es una filial de propiedad absoluta de BNY Mellon. Alcentra - BNY Mellon posee el 100% de la empresa matriz de BNY Alcentra Group Holdings Inc., que está compuesta por las siguientes empresas filiales: Alcentra Ltd. y Alcentra NY, LLC. ARX es la marca utilizada para describir la funciones de inversión en Brasil de BNY Mellon ARX Investimentos Ltda. ARX es una filial de BNY Mellon. • Dreyfus Cash Investment Strategies (Dreyfus CIS) es una división de BNY Mellon Investment Adviser, Inc., una filial de BNY Mellon. Walter Scott & Partners Limited (Walter Scott) es una empresa de gestión de inversiones autorizada y regulada por la Autoridad de Conducta Financiera, y una filial de BNY Mellon. Siguler Guff - BNY Mellon posee un 20% de participación en Siguler Guff & Company, LP y ciertas entidades relacionadas (incluyendo Siguler Guff Advisers LLC).

Ninguna parte de este material puede reproducirse de cualquier forma, o mencionarse en cualquier otra publicación, sin permiso expreso por escrito. Toda la información contenida en el presente documento es propiedad intelectual y está protegida por la ley de derechos de autor.

 NO ASEGURADO POR LA FDIC | NO CONSTITUYE GARANTÍA BANCARIA | PUEDE PERDER VALOR |

©2021 THE BANK OF NEW YORK MELLON CORPORATION

GE566251 Válido hasta: 18 de noviembre de 2021

Acerca de Rob Zeuthen

Rob Zeuthen es gestor senior de carteras en Mellon y gestor principal de la estrategia BNY Mellon Mobility Innovation. 

menu