Última actualización: 05:19 / Viernes, 8 Octubre 2021
Tribuna de abrdn

La inflación es el mayor riesgo para el crecimiento, no la variante Delta

Imagen

El temor a que la variante Delta haga fracasar el crecimiento mundial parece impulsar la toma de decisiones de inversión, a pesar de que en nuestra opinión el principal riesgo en el que deben centrarse los inversores es la inflación.

Ahora que los países han superado las fases iniciales del ciclo de recuperación, los inversores se preocupan por los datos macroeconómicos en busca de posibles señales que adviertan de una reversión del crecimiento.

Sospechamos que los cambios que permiten percibir datos como las nóminas y el desempleo en EE.UU. impulsarán las asignaciones de los inversores y las ventas del mercado basadas en el temor a una mayor propagación de la variante Delta. Sin embargo, el mayor riesgo para los mercados es que las presiones inflacionistas no sean transitorias, como piensa la mayoría de los expertos. Una inflación persistente pesaría sobre los beneficios de las empresas al aumentar los costes y perjudicar los salarios, lo que haría que los bancos centrales subieran los tipos de interés y afectaría negativamente a los mercados de renta variable.

También existe el riesgo de que los bancos centrales reaccionen a la inflación demasiado tarde y suban los tipos con demasiada rapidez, lo que podría provocar una corrección en los múltiplos de las acciones y las valoraciones. Además, si el tipo del impuesto de sociedades en EE.UU. vuelve a subir al 28%, como se ha propuesto, también supondría un lastre para las expectativas de beneficios de las empresas.

Sin embargo, los fabricantes de vacunas de todo el mundo han estado muy ocupados analizando la mejora de sus productos, lo que refuerza nuestra creencia de que serán capaces de incrementar la protección contra las mutaciones del virus.

Por eso, en nuestra opinión, es más probable que la variante Delta retrase el crecimiento mundial a que lo haga descarrilar, prolongando el ciclo de recuperación existente, ya que algunas economías tardan más en recuperarse que otras. La reapertura gradual de la economía está aliviando las restricciones en las cadenas de suministro y es probable que los gobiernos sean estrictos en lo que respecta a los confinamientos, ya que buscan contener los brotes de virus.

Además, los bancos centrales ya están atentos a los cambios en la inflación y dispuestos a actuar para prevenir los problemas antes de que se produzcan por completo. De cara al futuro, esperamos que la renta variable obtenga mejores resultados a medio plazo, gracias al entorno macroeconómico favorable y al sólido crecimiento de los beneficios de las empresas.

Aun así, los inversores deberían adoptar un enfoque equilibrado, ya que prevemos que los mercados de renta variable fluctuarán entre fases que favorezcan a los valores de crecimiento, valor, cíclicos y defensivos de forma intermitente. En los meses en los que los datos macroeconómicos son decepcionantes, los valores de crecimiento (tecnología, servicios de comunicación) y defensivos (sanidad) deberían ir bien; en los meses en los que los datos superan las expectativas, el valor (sectores financieros, materias primas) y los valores cíclicos (industriales) deberían salir beneficiados.

Mantenemos una infraponderación en renta fija a nivel de cartera. Sin embargo, si el ciclo de recuperación se prolonga, como esperamos, esto pondría un límite suave a la subida de los rendimientos de los bonos. Esto proporcionaría un argumento de inversión para la renta fija en determinados mercados y en diferentes niveles de calidad.

Nos inclinamos por los bonos de alto rendimiento en dólares, donde los diferenciales ofrecen un amortiguador contra un aumento de los rendimientos, especialmente teniendo en cuenta nuestra expectativa de que las materias primas se mantendrán firmes, con potencial alcista.

Creemos que el dólar estadounidense superará a la mayoría de las divisas asiáticas a corto plazo, dada la difusión de la variante Delta y las bajas tasas de vacunación en países asiáticos como Tailandia, Malasia y Filipinas.

Prevemos que la Reserva Federal de EE.UU. anunciará una reducción de las compras de bonos de alguna manera a finales de este año, para comenzar a principios de 2022. Esto elevaría el diferencial de tipos de interés entre Estados Unidos y el resto del mundo, lo que también impulsaría al dólar.

Por el contrario, de cara al futuro a medio plazo, las divisas asiáticas podrían ponerse al día, ya que esperamos que los bancos centrales de la región (es decir, Corea, India y Singapur) suban los tipos de interés en 2022, antes que la Fed en 2023.

Dentro de Asia, nos parecen atractivos algunos mercados de deuda soberana en moneda local. Nos gustan los bonos del Estado en los que el carry es elevado, la moneda es estable y el roll-down de la tenencia de bonos es atractivo.  Un mercado que resulta atractivo es China. Allí, el banco central se muestra dovish y utiliza sus herramientas políticas para apoyar el crecimiento. El recorte del coeficiente de reservas obligatorias (RRR) de China en julio envió señales de relajación al mercado. Además, el RMB es estable, y el gobierno desconfía tanto de una moneda débil que provoque salidas como de una moneda fuerte que perjudique las exportaciones. 

Lo que queda por ver es qué harán los responsables políticos en lo que queda de año para apoyar el crecimiento, ya que se empeñan en conciliar sus objetivos de reforma estructural a largo plazo y sus objetivos de crecimiento a corto plazo. Las decisiones que tome China (o que no tome) tendrán diferentes implicaciones para las acciones y los bonos del  país. Si los responsables políticos se centran en garantizar la liquidez, es probable que los rendimientos de los bonos chinos se compriman aún más, impulsando el crecimiento de la renta variable y beneficiando a las empresas de calidad con finanzas sólidas y buena gobernanza. Si la agenda de reformas estructurales supera los objetivos de crecimiento para 2021 y los responsables políticos siguen endureciendo la regulación en los sectores de Internet, educación e inmobiliario, es probable que el sentimiento negativo afecte a estos sectores.

Independientemente del camino que tomen los responsables políticos, vemos importantes oportunidades alfa en China para los ganadores de estas decisiones políticas. En nuestra opinión, es preferible tener una asignación amplia a la renta variable y a la renta fija chinas, o a ambas. Ofrece ventajas de diversificación a una cartera multiactiva global.

Tribuna de Irene Goh, Head of Multi-Asset Solutions, Asia Pacific, de Aberdeen Standard Investments

 

Important Information

Investment involves risk. The value of investments, and the income from them, can go down as well as up and an investor may get back less than the amount invested. Past performance is not a guide to future results. Tax treatment depends on the individual circumstances of each investor and may be subject to change in the future. We recommend that you seek financial advice prior to making an investment decision.

The details contained here are for information purposes only and should not be considered as an offer, investment recommendation, or solicitation to deal in any investments or funds and does not constitute investment research, investment recommendation or investment advice in any jurisdiction. Any research or analysis used to derive, or in relation to, the above information has been procured by us for our own use, without taking into account the investment objectives, financial situation or particular needs of any specific investor, and may have been acted on for own purpose. No warranty is given as to the accuracy, adequacy or completeness of the information contained in this document and no liability for errors or omissions in such information. Investors must make assessments to the relevance, accuracy and adequacy of the information contained in this document and make such independent investigations, as they may consider necessary or appropriate for the purpose of such assessments. Any opinion or estimate contained in this document are made on a general basis. No information contained herein constitutes investment, tax, legal or any other advice, or an invitation to apply for securities in any jurisdiction where such an offer or invitation is unlawful, or in which the person making such an offer is not qualified to do so.

Any data contained herein which is attributed to a third party ("Third Party Data") is the property of (a) third party supplier(s) (the “Owner”) and is licensed for use by abrdn**. Third Party Data may not be copied or distributed. Third Party Data is provided “as is” and is not warranted to be accurate, complete or timely. To the extent permitted by applicable law, none of the Owner, abrdn** or any other third party (including any third party involved in providing and/or compiling Third Party Data) shall have any liability for Third Party Data or for any use made of Third Party Data. Neither the Owner nor any other third party sponsors, endorses or promotes the fund or product to which Third Party Data relates.

**abrdn means the relevant member of abrdn group, being abrdn plc together with its subsidiaries, subsidiary undertakings and associated companies (whether direct or indirect) from time to time.

 

Acerca de Irene Goh

Irene Goh es jefa de soluciones multiactivos para Asia Pacífico de Aberdeen Standard Investments. Se incorporó a la empresa procedente de AllianceBernstein, donde era directora de inversiones multiactivos para la misma región. Anteriormente, también ha sido directora de Asia, asignación de activos y divisas en UBS Global Asset Management. 

menu