Última actualización: 10:53 / Lunes, 21 Marzo 2022
Tribuna de AllianceBernstein

Una visión a largo plazo: la guerra entre Rusia y Ucrania tiene implicaciones duraderas para la inversión

Imagen

Cuando el presidente ruso Vladimir Putin envió tropas a Ucrania, deshizo décadas de esfuerzos para cimentar la paz en Europa tras la Guerra Fría. Para los inversores, el nuevo orden mundial ha sacudido amplias cuestiones que conforman nuestro análisis de las clases de activos y valores.

La tragedia humanitaria que estamos presenciando en Ucrania ha conmocionado al mundo. Ya no podemos dar por sentada la paz y la seguridad que han prevalecido en gran medida en Europa desde que la Unión Soviética se derrumbó hace más de 30 años. Ahora, los inversores en acciones y bonos deben recalibrar su pensamiento sobre el impacto de los acontecimientos geopolíticos en la macroeconomía mundial, y cómo estas tendencias afectan a países y empresas individuales y dan forma a la selección de valores. Aunque todavía hay más preguntas que respuestas, he aquí algunas de las grandes cuestiones que nuestros equipos de inversión están empezando a explorar.

¿Cómo cambiará Europa?

Los países europeos han aumentado su dependencia de las importaciones de energía de Rusia durante años. Antes de la invasión, Rusia representaba aproximadamente un tercio de las importaciones de gas natural de la UE y el Reino Unido, siendo Alemania, Italia, Hungría y Polonia los países más expuestos a un corte de suministros. Europa también importaba alrededor del 60% del petróleo ruso, según la Agencia Internacional de la Energía. Ahora, los países europeos se están replanteando sus estrategias energéticas. Es probable que esto acelere el impulso de las energías renovables, al tiempo que exige fuentes alternativas de combustibles fósiles a corto plazo. Mientras tanto, si Rusia se queda fuera de los mercados europeos, puede intentar reorientar sus suministros hacia China y otros países asiáticos.

La defensa se ha convertido de repente en una prioridad europea. Por ejemplo, Alemania ha destinado 100.000 millones de euros en su presupuesto de 2022 a gastos militares -más del doble de su asignación para 2021-, una medida sin precedentes en la historia posterior a la Segunda Guerra Mundial. Incluso cuando los mercados de valores han caído en medio del conflicto, las acciones de algunos grupos de defensa europeos han subido.

Las necesidades energéticas y de defensa están galvanizando la región. Los días 9 y 10 de marzo, en Francia, los 27 líderes de la UE comenzaron a elaborar una estrategia para reducir la dependencia energética de Rusia y coordinar los planes de gasto en defensa. Los medios de comunicación sugieren que la UE podría emitir bonos conjuntos para financiar estas necesidades. Estos acontecimientos suponen un cambio radical en la integración política y económica de Europa, que podría tener grandes implicaciones para los inversores de todas las clases de activos.

¿Cuáles son las implicaciones para las materias primas?

El aumento de los precios de la energía, los metales y otras materias primas podría parecer un eco de las tendencias de hace dos décadas. Pero las condiciones actuales son muy diferentes a las de la década de 2000, cuando el superciclo de las materias primas estaba impulsado por la demanda. Esta vez, se trata de un choque de oferta.

Rusia y Ucrania suministran aproximadamente una cuarta parte del trigo mundial. Los fertilizantes son otra de las principales exportaciones rusas. A medida que los precios de los alimentos y los combustibles aumentan, los países de mercados emergentes, que son especialmente grandes importadores de Rusia y Ucrania, podrían ser vulnerables a las cicatrices económicas, el malestar social y el retraso en la consolidación fiscal. Las nuevas fuentes de suministro energético tardan en entrar en funcionamiento. Hasta entonces, la única forma de equilibrar la demanda puede ser a través de precios lo suficientemente altos como para destruir la demanda, posiblemente desencadenando una recesión en algunas partes del mundo.

Los mercados de materias primas están empezando a digerir las implicaciones de las sanciones. Pero, con el tiempo, estos mercados pueden tener un aspecto muy diferente al actual, con cambios potencialmente importantes en las fuentes de producción, así como en la capacidad de transporte y refinado. También estaremos atentos a la aceleración de las inversiones en fuentes de energía alternativas, eficiencia energética y nuevos materiales, para sustituir los suministros varados en Rusia y Ucrania.

¿Se acelera la desglobalización?

Durante la pandemia, las interrupciones de la cadena de suministro amenazaron con desmantelar décadas de globalización, que ya estaba amenazada por el aumento del populismo. ¿Se acelerará la desglobalización ahora que Rusia está bloqueada en muchos mercados? Es demasiado pronto para decirlo. Sin embargo, debemos observar los datos de las exportaciones y los indicadores de las inversiones en nuevos proyectos en busca de señales que indiquen que la desglobalización se está acelerando.

¿Qué ocurrirá si más empresas devuelven la producción a sus mercados de origen? Posiblemente más inflación, porque las empresas no fabricarán necesariamente en el lugar más eficiente. Sin embargo, la repatriación también podría dar lugar a una oleada de inversión nacional y a unos salarios potencialmente más altos que podrían impulsar la demanda interna.

¿Cómo podemos gestionar el riesgo geopolítico en las carteras?

Desde las elecciones hasta la guerra, es intrínsecamente difícil asignar probabilidades fiables a los resultados geopolíticos. Los inversores suelen estar atentos a las tendencias políticas, pero el análisis fundamental de las acciones y el crédito corporativo se centra más en los factores de rentabilidad y riesgo de las empresas. La guerra en Ucrania y la magnitud de las sanciones de Occidente han recordado a los inversores que se producen acontecimientos geopolíticos de baja probabilidad y gran impacto, con enormes consecuencias para las empresas y los mercados de capitales.

Puede que tengamos que replantearnos cómo aplicamos las primas de riesgo a los grandes acontecimientos geopolíticos. En algunos casos, podríamos llegar a la conclusión de que los riesgos de baja probabilidad son demasiado difíciles de evaluar y deberían ser simplemente ignorados por los inversores (lo que puede ser el enfoque correcto para los eventos verdaderamente cataclísmicos). En otros casos, ¿los posibles resultados que antes se consideraban poco probables harán que algunos activos de alto riesgo no se puedan invertir o, al menos, estén sujetos a primas de riesgo significativamente más altas?

¿Debemos replantearnos las cuestiones ESG?

La crisis energética ha suscitado grandes interrogantes sobre el impulso mundial hacia las emisiones netas de carbono cero. Incluso antes de la invasión, creíamos que el mundo necesitaba un plan de transición creíble que ofreciera un suministro de energía suficiente durante la próxima década en el camino hacia un mundo impulsado por las energías renovables. Ahora esas cuestiones se han agudizado.

La escasez de trigo y cereales podría provocar una mayor producción en países como Brasil, lo que complicaría los esfuerzos para detener la deforestación del Amazonas. ¿Cómo equilibrar las necesidades sociales de alimentos asequibles con las necesidades medioambientales en casos como éste?

¿Cambiará la guerra la forma de pensar de los inversores centrados en ESG sobre las empresas de defensa?

Muchos inversores centrados en ESG han evitado las empresas de defensa, pero si estas empresas se consideran cruciales para asegurar la libertad y la democracia en Ucrania, sus vecinos y Europa en general, esto también podría cambiar.

¿Debería darse más importancia al comportamiento de los gobiernos nacionales en el análisis ESG? Si es así, ¿cómo?

Para abordar estas cuestiones relacionadas con la ESG será necesario un enfoque reflexivo. Aplicaremos la investigación fundamental y el compromiso activo para comprender todos los aspectos de estas complejas cuestiones y alcanzar un punto de vista equilibrado que promueva mejores resultados ESG y financieros.

En medio de la niebla de la guerra, es difícil centrarse claramente en cómo el conflicto cambiará el mundo en el que vivimos e invertimos. Pero no es demasiado pronto para que los inversores empiecen a enmarcar las cuestiones que, sin duda, reconfigurarán la forma en que analizamos los países y las empresas y construimos las carteras en los próximos años.

Tribuna de Chris Hogbin, director de Renta Variable, y Scott DiMaggio y Gershon M. Distenfeld, vicepresidentes senior de AllianceBernstein.

Acerca de Scott DiMaggio

Scott DiMaggio, vicepresidente senior, es co-director de renta fija, director de renta fija global y miembro del Comité Operativo de AllianceBernstein. Antes de incorporarse a la firma en 1999, DiMaggio fue analista de gestión de riesgos en Santander Investment Securities. También ocupó puestos de consultor senior en Ernst & Young y Andersen Consulting. DiMaggio es licenciado en administración de empresas por la Universidad Estatal de Nueva York, en Albany, y tiene un máster en finanzas por el Baruch College.

Acerca de Gershon M. Distenfeld

Gershon M. Distenfeld, vicepresidente senior, es codirector de renta fija, director de crédito y miembro del comité operativo de AllianceBernstein. Se incorporó a la firma en 1998 como analista de negocios de renta fija y pasó a la gestión de alto rendimiento. Comenzó su carrera en Lehman Brothers como analista de operaciones en deuda de mercados emergentes. Distenfeld es licenciado en finanzas por la Sy Syms School of Business de la Universidad de Yeshiva y tiene el título de CFA.

Acerca de Chris Hogbin

Chris Hogbin es director de Renta Variable de AllianceBernstein. En esta amplia función de liderazgo, es responsable de supervisar la gestión de la cartera de AB y las actividades de investigación relacionadas con todas las carteras de inversión en renta variable. Hogbin también es miembro del Comité Operativo de la empresa. Se incorporó al negocio de investigación institucional de AB en 2005 como analista senior que cubre el sector minorista de alimentación europeo.

menu