Última actualización: 05:49 / Miércoles, 11 Mayo 2022
Tribuna de AllianceBernstein

Perspectivas económicas de China: la COVID impide el crecimiento del PIB

Imagen

El resurgimiento de la COVID-19 en China ha puesto en duda la capacidad del Gobierno para cumplir su objetivo de crecimiento para 2022, de alrededor del 5,5%, que los funcionarios afirmaron en marzo, antes de que se hiciera evidente la magnitud del último brote. Debido a este, hemos rebajado nuestra previsión de crecimiento de China para 2022 al 5%.

Pero la situación es fluida, y las últimas previsiones de crecimiento pueden verse superadas si el brote empeora. Los próximos dos meses serán importantes para aclarar el impacto económico y las acciones del gobierno.

Hasta entonces, nos atenemos a tres supuestos clave: primero, que el gobierno sigue teniendo un fuerte deseo de alcanzar su objetivo de crecimiento; segundo, que su respuesta política será lo suficientemente sólida y oportuna; y tercero, que el brote se controlará a tiempo para que la actividad se recupere con fuerza durante el resto del año.

China sigue siendo favorable al crecimiento

Después de que el Gobierno chino interviniera el año pasado para frenar lo que consideraba excesos en los sectores de la tecnología, la educación privada y la vivienda, muchos inversores se formaron la opinión de que el gobierno había restado importancia al crecimiento como objetivo político. Pero consideramos que es una interpretación errónea de la situación. Aunque el Gobierno ha pasado del simple crecimiento a los objetivos múltiples, el crecimiento sigue siendo muy importante, como demuestra el fuerte objetivo fijado en marzo.

Sin embargo, muchos inversores cuestionan la capacidad y la determinación del Gobierno para alcanzar el objetivo, y el último brote (en imagen) ha intensificado el sentimiento bajista.

Una característica importante del sistema político chino es que el mantenimiento del objetivo de crecimiento es necesario para incentivar a los gobiernos locales.

Una característica importante del sistema político chino es que el mantenimiento del objetivo de crecimiento es necesario para incentivar a los gobiernos locales. En su reunión de abril, el Politburó -el principal órgano decisorio del Partido Comunista Chino- envió un mensaje muy firme a favor del crecimiento, al tiempo que reconocía los retos a los que se enfrenta la economía. Se comprometió, por ejemplo, a "aumentar la fuerza de la política macroeconómica y a esforzarse por alcanzar los objetivos económicos" y a "planificar oportunamente las herramientas políticas incrementales".

La política debe ser grande y audaz

Para ser eficaces, estas acciones deben ser lo suficientemente amplias y rápidas. China tiene un buen historial en este sentido: cuando las exportaciones cayeron durante la crisis financiera mundial, por ejemplo, el gobierno puso en marcha un paquete de estímulo por valor de 4 billones de yenes (equivalentes a 610.000 millones de dólares actuales). El resultado fue un fuerte y rápido repunte del crecimiento del PIB impulsado por la construcción.

Si bien las circunstancias actuales no justifican una respuesta tan dramática, requieren una acción. Antes del último brote de COVID, habíamos supuesto que el crecimiento del gasto público en consumo e inversión sería más rápido que la media de 2020 y 2021, y que el crecimiento del consumo de los hogares se recuperaría aproximadamente hasta los niveles anteriores a COVID.

Desde entonces, bajo la presión del virus y los cierres, las perspectivas del consumo de los hogares se han deteriorado, por lo que nuestra previsión revisada contempla un apoyo fiscal aún mayor. En consonancia con esto, la reunión del Politburó y otra conferencia de alto nivel organizada recientemente por el presidente Xi Jinping hicieron hincapié en la necesidad de un mayor gasto en infraestructuras.

Todavía no está claro cuáles serán las herramientas políticas incrementales mencionadas en la reunión del Politburó, pero esta es otra área en la que el Gobierno ha sido creativo y decisivo. Durante la recesión de 2015-2016, por ejemplo, creó un fondo especial para impulsar la inversión pública en construcción. El fondo, gestionado por los bancos políticos, desempeñó un papel clave en la estabilización del crecimiento.

La política monetaria y crediticia, que ya son de apoyo, tendrá que proporcionar una acomodación adicional, en nuestra opinión. Mantener el crecimiento deseable del crédito es un objetivo importante para el Banco Popular de China (PBOC), y el banco central tiene varias herramientas que puede utilizar. Podría haber otro recorte del 0,10% en los tipos de interés oficiales.

Sin embargo, existe una posible limitación en este sentido, por la preocupación de que un recorte de los tipos pueda afectar negativamente a los flujos de capital y a los tipos de cambio. El renminbi se ha visto presionado recientemente por la aceleración de la apreciación del índice del dólar estadounidense ponderado por el comercio, las interrupciones de las exportaciones por el brote COVID y la acumulación de expectativas de depreciación. Aunque la presión de depreciación podría mantenerse a corto plazo, vemos poco margen para que la depreciación sea grande y persistente. El PBOC, sin embargo, podría esperar a una ventana adecuada en el mercado de divisas antes de impulsar la demanda de crédito.

No podemos descartar una reducción de los coeficientes de reservas obligatorias de los bancos, aunque el margen para más recortes es limitado. En cuanto a la vivienda local, esperamos una ampliación de las medidas, como la relajación de las restricciones a la compra, la reducción de los tipos de interés de las hipotecas y de los coeficientes de pago inicial, para ayudar a estabilizar el sector sin crear oportunidades para la especulación.

Los próximos dos meses serán críticos

Para que se cumpla nuestro objetivo de crecimiento revisado, es necesario que el brote de COVID se controle pronto. Se trata de un riesgo difícil de evaluar, ya que el impacto económico del COVID no sólo se deriva directamente del virus, sino también de la respuesta de las autoridades y de si las medidas de bloqueo se suavizan o se hacen más estrictas.

Si el COVID y las medidas de bloqueo durante el próximo mes, a grandes rasgos son peores que nuestras hipótesis de base y conducen a una tasa de crecimiento muy baja durante el segundo trimestre de 2022, el gobierno tendrá dificultades, en nuestra opinión, para lograr un crecimiento superior al 5% este año. El índice de gestores de compras y los datos de logística/cadena de suministro de abril han mostrado nuevos descensos bruscos desde el mes anterior.

Los riesgos, en nuestra opinión, se inclinan a la baja. Si el crecimiento del segundo trimestre es decepcionante, es casi seguro que serán necesarias nuevas medidas políticas. Además de las destinadas a estimular la demanda, podrían incluir medidas para aliviar la tensión de las empresas y los hogares que están experimentando una reducción de sus ingresos.

Para los inversores que siguen la situación, el acontecimiento clave será la reunión de julio del Politburó, en la que se examinarán los datos del segundo trimestre. La evolución de la COVID-19 y de la economía de aquí a entonces será fundamental.

Tribuna de Zhennan Li, es vicepresidente y economista jefe para China de AllianceBernstein.

Acerca de Zhennan Li

Zhennan Li es vicepresidente y economista jefe para China. En este puesto, es responsable del análisis económico, la previsión de divisas y tipos de interés, y la estrategia del mercado de bonos para el equipo de Renta Fija. Antes de incorporarse a AB en 2021, Li fue economista senior de China en Goldman Sachs durante casi seis años. Anteriormente, trabajó como gerente en el Banco de Desarrollo de China en Pekín entre 2013 y 2015. Li es doctor en economía por la Universidad de Pekín. Ubicación: Hong Kong

menu