Última actualización: 15:27 / Miércoles, 31 Mayo 2017
Más control y menos riesgos

The Familly Office Association y Day Pitney animan a las familias a formalizar las estructuras de sus family offices

Imagen
The Familly Office Association y Day Pitney animan a las familias a formalizar las estructuras de sus family offices
  • Una estructura formal incluye un mayor control, privacidad y personalización de la asignación de activos, gestión patrimonial y de riesgos, y planificación del legado
  • Ofrece importantes beneficios en las áreas de mitigación de impuestos, protección de activos y protección de responsabilidad para los fideicomisarios y beneficiarios de fideicomisos familiares
  • Ayuda a minimizar malentendidos sobre asuntos del trust y a establecer expectativas, al facilitar comunicaciones entre los fideicomisarios y los beneficiarios, y evita tensiones entre los miembros de la familia y los asesores

El trabajo “Key Considerations for Structuring and Operating Single Family Offices”, publicado por la firma legal Day Pitney y The Family Office Association (FOA) anima a las familias con grandes patrimonios a establecer una estructura formal para la gestión de su riqueza.“La estructuración y el funcionamiento adecuados de un family office son esenciales para proteger la riqueza y el legado de las familias mientras establecen el marco en el que sus miembros pueden realizar sus empresas a corto y largo plazo. Deben ponderarse y equilibrarse numerosas consideraciones en su establecimiento y es imprescindible que la familia consulte a asesores experimentados de todas las disciplinas profesionales, incluidas la fiscal, contable, legal y gestión de inversiones, para asegurar que se adoptan e implementan las soluciones y enfoques adecuados”, aconsejan los autores.

Si bien los family offices pueden estar formalmente estructurados o ser operados informalmente, en los últimos años las familias se han dado cuenta de los muchos beneficios de establecer una estructura formal, incluyendo un mayor control, privacidad y personalización de la asignación de activos, gestión patrimonial y de riesgos, y planificación del legado, dice el documento. Además, ofrece importantes beneficios en las áreas de mitigación de impuestos, protección de activos y protección de responsabilidad para los fideicomisarios y beneficiarios de fideicomisos familiares.

El family office desempeña un papel fundamental en la coordinación de la administración de fideicomisos, incluyendo la adopción de medidas para proteger a los fideicomisarios y beneficiarios de la responsabilidad personal, señalan los autores. Dado que las familias con grandes patrimonios suelen estructurar una parte de sus activos y propiedades en fideicomiso (“trust”), por diversas razones tributarias y no tributarias, los miembros de la familia y sus asesores suelen actuar como fiduciarios o co-fiduciarios de dichos fideicomisos.

Precisamente porque el trustee es responsable de todos los aspectos de la administración del fideicomiso -incluyendo la gestión de las inversiones fiduciarias de acuerdo con los términos del acuerdo de fideicomiso y las leyes aplicables, tomando decisiones de distribución discrecionales y comunicándose con los beneficiarios en asuntos del trust- el family office puede ayudarlos a cumplir con sus obligaciones fiduciarias de coordinación de medidas de cumplimiento normativo con los miembros de la familia y sin asesores jurídicos, fiscales y financieros. “Este funcionamiento debería reducir la probabilidad de que los beneficiarios presenten potenciales reclamaciones de incumplimiento de las obligaciones fiduciarias. El family office también puede ayudar a minimizar malentendidos sobre asuntos del trust y a establecer expectativas, al facilitar comunicaciones entre los fideicomisarios y los beneficiarios, lo que puede ayudar a evitar tensiones entre los miembros de la familia y los asesores”.

Además, en su opinión los family offices también pueden proteger los intereses de los beneficiarios del trust, pues los fideicomisos se utilizan a menudo para proporcionar una medida de protección frente a acreedores, incluidos los cónyuges divorciados.

Por último, señala que el family office supervisa asuntos administrativos, incluyendo información importante sobre dinámicas familiares, los individuos y los fideicomisarios corporativos más adecuados para abordar un conjunto particular de circunstancias e influencias externas que podrían no ser evidentes para los miembros de la familia que están involucrados.  El family office también puede educar a los beneficiarios con respecto a la estructura y las operaciones del trust para que haya una mejor comprensión de los beneficios fiscales y no tributarios de la estructura del trust  familiar –una vez más, con el objetivo de evitar malentendidos que pueden tensar las relaciones dentro de la familia-.

menu