Última actualización: 16:16 / Miércoles, 25 Marzo 2020
Debe ser aprobado por el Congreso

La Casa Blanca y el Senado acuerdan el mayor plan de rescate de la historia de Estados Unidos

Imagen
  • La Casa Blanca y los líderes del Senado llegaron a un acuerdo en el que se utilizarían 2 billones de dólares (trillones en nomenclatura anglosajona) para combatir el impacto económico del brote del COVID-19
  • Mitch McConnell: "en efecto, este es un nivel de inversión en tiempos de guerra para nuestra nación"
  • Propone pagos directos en efectivo a los estadounidenses

Luego de que el Dow Jones tuviera su mayor aumento desde 1933 y el S&P500 su mayor alza desde hace 12 años en respuesta de las políticas económicas estadounidenses, la Casa Blanca y los líderes del Senado llegaron a un acuerdo poco antes de las 2 de la mañana en el que se utilizarían 2 billones de dólares (trillones en nomenclatura anglosajona) para combatir el impacto económico del brote del COVID-19.

"Por fin, tenemos un acuerdo. Después de días de intensas discusiones, el Senado ha llegado a un acuerdo bipartidista sobre un paquete de ayuda histórica para esta pandemia", anunció el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, poco antes de las 2 de la mañana del miércoles, añadiendo que "en efecto, este es un nivel de inversión en tiempos de guerra para nuestra nación".

James McCann, Senior Global Economist de Aberdeen Standard Investment comenta: "Se mida de la forma que se mida, este es un enorme paquete de estímulos. Pero hay una cosa que no puede detener, y es la recesión que se avecina. Con todo, cabe esperar que actúe como un cortafuegos para frenar la propagación de esta crisis a través de la economía y evitar que se apodere del sistema financiero. Que este paquete sea suficiente en definitiva depende en gran parte de cuánto tiempo dure el encierro. Hemos visto al Presidente Trump ya presionando para relajar el bloqueo porque sabe que gran parte de su oferta de reelección depende de la fuerza de la economía. Está acorralado. Relajar estas medidas pondría casi seguro en peligro vidas y podría hacer aún más daño a largo plazo. Sin embargo, su expediente económico parece cada vez menos creíble cuanto más tiempo dure el actual cierre. En cualquier caso, si los datos económicos de las próximas semanas son mucho peores que las predicciones actuales, este paquete podría terminar siendo insuficiente y el Congreso se encontrará de nuevo en el punto de partida. Ya hemos visto mercados inestables de la noche a la mañana debido a los temores sobre la velocidad de propagación de la pandemia. El desafío para el paquete de estímulo es mantener el ritmo de la pandemia"

¿Qué hay en el paquete de estímulo?

Aunque aún no se conoce el texto completo del proyecto de ley, los legisladores indicaron el martes que incluiría la propuesta inicial del Partido Republicano para pagos directos en efectivo a los estadounidenses.

Se espera que las personas que ganan hasta 75.000 dólares al año reciban cheques de 1.200 dólares. Las parejas que ganen 150.000 dólares recibirán 2.400 dólares con un adicional de 500 dólares por niño. Los pagos disminuirían para aquellos que ganan más de 75.000 dólares, con un límite de ingresos de 99.000 por persona o 198.000 dólares para parejas.

También se espera que el proyecto de ley incluya aproximadamente 100.000 millones de dólares en asistencia para hospitales, 350.000 millones en asistencia a pequeñas empresas para ayudarlos a cumplir con la nómina, y 500.000 millones de dólares en ayuda para corporaciones, como compañías aéreas y líneas de cruceros.

El seguro de desempleo también se reforzaría para aumentar los pagos y extender el beneficio a aquellos que generalmente no califican, como los trabajadores de la economía del trabajo, los empleados despedidos y los trabajadores independientes.

El paquete de ayuda, que es la tercera ronda de legislación de emergencia aprobada para combatir COVID-19, ahora debe ser aprobado por la Cámara estadounidense.

La presidenta Nancy Pelosi aún no ha intervenido en el acuerdo final, pero señaló en múltiples entrevistas televisivas el martes que apoyaba una serie de disposiciones que sabía que estaban incluidas en la legislación. Si se aprueba, el paquete de ayuda sería la tercera ronda de legislación de emergencia que el Congreso aprueba para combatir el brote. Los legisladores aprobaron un proyecto de ley de 8.300 millones de dólares para las agencias de salud y un proyecto de ley de aproximadamente 100.000 millones de dólares destinado a proporcionar pruebas gratuitas de coronavirus, así como algunos permisos pagados y beneficios de desempleo, y fondos adicionales de Medicaid y asistencia alimentaria.

Antes de irse del Senado, McConnell dijo que esperaba que se aprobara la legislación la tarde del miércoles, mientras que el secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, dijo a periodistas que el presidente Donald Trump lo firmaría "absolutamente" si el Congreso lo aprueba.

Según los analistas de MONEX Europe, "la noticia de que demócratas y republicanos finalmente acordaron una propuesta de paquete fiscal para mitigar los efectos de la crisis ofrece optimismo a los mercados, después de un par de intentos fallidos... Aunque no existe total claridad de la agenda parlamentaria para pasar la propuesta, las perspectivas del acuerdo de rescate son ahora muy positivas... La pregunta más importante ahora es cuánto tiempo puede durar este repunte incipiente en los mercados y la fortaleza del dólar estadounidense, sobre lo cual la evolución del virus tendrá un rol dominante".

Por su parte, Ronald Temple de Lazard Asset Management comenta que para recuperar la confianza en la economía y los mercados, existen tres requisitos principales:

  1. Un tratamiento para el COVID-19 que reduzca su contagio, duración y gravedad lo suficiente como para que nos sintamos seguros para reunirnos nuevamente en lugares de trabajo y tiendas;
  2. Un apoyo fiscal para sostener el sistema económico mientras la gente no puede trabajar ni comprar;
  3. Unos estímulos monetarios para mantener el flujo de liquidez mediante el mercado crediticio y la economía.

"Con la legislación actual, tenemos por ahora dos de los tres ingredientes clave para recuperar la confianza necesaria", señala.

 

 

menu
menu