Última actualización: 14:53 / Jueves, 14 Octubre 2021
15% para las multinacionales

El pacto de un impuesto mínimo global podría aumentar la presión fiscal para 2023

Imagen
  • Se espera que el acuerdo multilateral alcanzado la primera semana de octubre entre en vigencia en 2023
  • La OCDE estima que alrededor de 150.000 millones  de dólares en ingresos fiscales globales adicionales se recaudarían anualmente bajo la ley propuesta

La capacidad de 136 países, que representan más del 90% del PIB mundial, para acordar un impuesto mínimo global uniforme del 15% ilustra el interés de los líderes mundiales en limitar la elusión fiscal por parte de las empresas multinacionales, explica en una nota Fitch Ratings.

Se espera que el acuerdo multilateral alcanzado la primera semana de octubre entre en vigencia en 2023.

“Una tasa impositiva marginal más alta no es un riesgo crediticio clave para las empresas no financieras de EE. UU., ya que los cambios en las leyes tributarias no necesariamente conducen a mayores pagos de impuestos en efectivo, debido a las exenciones, créditos fiscales y capacidad de los emisores para diferir el gasto fiscal”, señala la calificadora.

Las crecientes perspectivas de una tasa impositiva mínima global pueden hacer que las empresas multinacionales reconsideren las estructuras legales y las inversiones de capital. Sin embargo, según los analistas de Fitch, “no hay garantía de que la tasa mínima global acordada se convierta en legislación en los EE. UU., donde existe un débil apoyo bipartidista para cualquier forma de impuestos más altos. La inclusión de disposiciones para un impuesto mínimo global sobre las ganancias corporativas en un proyecto de ley de conciliación podría aumentar las probabilidades de aprobación, pero el momento de la votación sobre ese proyecto de ley también es incierto”.

“El acuerdo generalizado puede haber sido acelerado por las restricciones presupuestarias del gobierno luego de niveles sin precedentes de apoyo económico brindados durante la pandemia de coronavirus. La OCDE estima que alrededor de 150.000 millones  de dólares en ingresos fiscales globales adicionales se recaudarían anualmente bajo la ley propuesta, ya que muchas multinacionales pagan impuestos bajos debido a la combinación de flujos de ingresos de países con impuestos altos y bajos y otras ventajas fiscales. Los países del Grupo de los Siete ya habían acordado un impuesto mínimo global del 15% en junio pasado.

“La primera parte del acuerdo permite la reasignación de algunos derechos tributarios sobre las empresas multinacionales de los países de origen a los mercados donde se obtienen ganancias, independientemente de si tienen presencia física allí, con una exención o método de crédito para evitar la doble imposición. Las empresas con ventas globales superiores a 20 000 millones de euros y una rentabilidad superior al 10% estarían sujetas al nuevo marco, con un 25% de beneficios por encima del umbral del 10% reasignado. Las empresas multinacionales con ingresos globales superiores a los 10.000 millones de euros pueden incluirse después de siete años”, dice la nota de la calificadora.

“La segunda parte establece un impuesto mínimo global del 15% para las empresas con ingresos superiores a 750 millones de euros. Existen exclusiones o escisiones basadas en la amplitud de las operaciones internacionales de una empresa, y en este pilar se incluyen disposiciones que permiten que coexista el régimen existente de Ingresos intangibles de bajos impuestos globales (GILTI, por sus siglas en inglés) introducido por la Ley de Empleos y Reducción de Impuestos de 2017. Sin embargo, el Plan Tributario Made in America del presidente Biden busca cambiar el régimen GILTI existente, que somete a las empresas estadounidenses a un impuesto mínimo del 10,5% o la mitad de la tasa impositiva corporativa del 21% de los EE. UU. sobre GILTI y proporciona una exención de impuestos en la primera declaración del 10%. sobre inversión extranjera tangible”, explica el texto.

“Las empresas multinacionales con ganancias extranjeras significativas podrían preferir un impuesto mínimo global en lugar de un mosaico de reglas tributarias dispares entre países, como un conjunto universal de reglas que brindan mayor claridad para la planificación empresarial. Es probable que las empresas de tecnología también aprecien la eliminación de varios niveles de impuestos a los servicios digitales a nivel de condado. Sin embargo, es probable que ninguna empresa agradezca la posibilidad de una mayor carga fiscal”, concluye Fitch Ratings.

menu