Última actualización: 10:52 / Miércoles, 2 Junio 2021
Activos digitales y tecnología blockchain

Renta 4 Banco se prepara para la gran disrupción de la industria creando un área de negocio específica, Renta 4 Digital Assets

Imagen
  • Desde esta área se dará respuesta a los nuevos retos de tokenización de activos y usos de blockchain que están transformando la industria de la inversión
  • La actividad de Renta 4 Digital Assets se centra en tres pilares fundamentales: la seguridad para los inversores, la transformación de los vehículos de inversión y el cumplimiento de la normativa

“Lo que no se conoce, no se puede ni gestionar ni operar ni asesorar”, reconoce Miguel Jaureguízar, director de Desarrollo Digital de Renta 4. Por eso, la entidad lleva años trabajando sobre los activos digitales, la gran disrupción que la tecnología blockchain ha traído a la industria de gestión de activos. Con el objetivo de conocer y poder dar respuesta a las necesidades de los clientes, la entidad ha creado Renta 4 Digital Assets, su nueva área de negocio centrada en activos digitales y que lidera Miguel Jaureguízar.

Según ha explicado, el objetivo de esta área es complementar los servicios de inversión de la entidad en lo que a activos digitales se refiere, y hacer frente a los retos en materia de tokenización y blockchain. “En el sector financiero las grandes disrupciones llegan desde tres ámbitos: el regulatorio, el tecnológico o el negocio. En esta ocasión, la tecnología blockchain ha sido la protagonista, generando una fuerte disrupción a nivel de negocio y de legislación, y obligando a los intermediarios financieros a cuestionar su rol y buscar una posición de mayor valor añadido. Para que nos hagamos una idea, trabajar bajo el sistema de blockchain supone una revolución similar a la que supuso internet. Se podría decir que hemos pasado del internet de la información al internet del valor”, ha señalado Jaureguízar durante la presentación de esta nueva área. 

Este gran cambio, explica, ha puesto ante los inversores una nueva clase de activos gracias al desarrollo de la tokenización y el de la tecnología blockchain. “Según una encuesta que realizamos a nuestros clientes, el 35% afirmó que tendría criptomonedas y activos digitales, un porcentaje que ha crecido en comparación con lo marginal que fue esta misma respuesta hace dos años”, apunta. El aumento interés detectado va en paralelo a la mayor presencia de términos como criptoactivos, NFTs, DeFI, wallets o dinero digital de bancos centrales.

“Los activos más populares son las criptomonedas, pero la tokenización, que supone poder representar el valor de algo de forma digital, abre la puerta a la llegada de nuevos activos digitales. Creo que tenemos muy cercanos los fondos de inversión tokenizados, elementos de crédito o préstamos tokenizados. Van a llegar activos tradicionales tokenizados que serán más eficientes, y que podrán tener otras características que ahora mismo ni pensamos. Por ejemplo, en un fondo con participaciones tokenizadas, los partícipes podrían intercambiar sus token creándose un marketplace sin tener que pasar por la gestora. Estas propiedades de los activos sólo emergen cuando se ponen en este tipo de red. En particular, creemos que van a tener un gran campo de aplicación los NFTs. No esperábamos que alcanzaran un nivel de madurez tan alto en tan poco tiempo, pero ya estamos viendo plataformas de NFTs como por ejemplo la de la NBA. En un futuro próximo, estaremos hablando del patrimonio digital de nuestros clientes”, explica Jaureguízar.

Renta 4 Digital Assets

Con el objetivo de estar a la vanguardia y no esperar a que todo este ecosistema esté asentado y desarrollado, la entidad ha creado este unidad independiente, Renta 4 Digital Assets, con tres líneas de trabajo fundamentales. En primer lugar, desarrollar la inversión en activos digitales de forma regulada y segura para los inversores en consonancia con el avance de regulaciones en preparación como MiCA (Markets in Crypto Assets). Para está desarrollando Renta 4 Wallet, una app que opera e invierte en todo tipo de activos digitales que están creando en colaboración con el regulador. “Es cierto que se podría ofrecer esta wallet, pero nuestra visión es que se ofrezca ya con todas las características que le regulación le vaya a suponer, por eso estará lista cuando el marco regulatorio esté completo”, matiza el responsable de Renta 4 Digital Assets. 

Su segunda línea de trabajo es liderar la transformación de la industria de gestión de activos por medio de vehículos como los fondos tokenizados. Un proyecto presente ya en la primera edición del Sandbox financiero puesto en marcha por el Tesoro y encuadrado bajo la supervisión de CNMV. Según explica Jaureguízar, por medio de los fondos tokenizados de Renta 4 Gestora los inversores ganarán en transparencia, rapidez y ahorro de costes en su operativa, explica. Actualmente, Renta 4 desarrolla este proyecto con actores tradicionales y nuevos de la industria como Allfunds, Onyze e ioBuilders.

Por último, esta área trabaja en garantizar el cumplimiento de la normativa, protección al inversor y prevención del blanqueo de capitales utilizando técnicas de chain analysis para trazar el origen de los fondos provenientes de criptomonedas. Las características particulares de la tecnología blockchain permiten trazar los movimientos de las criptomonedas a lo largo de toda la cadena de bloques, añadiendo así una variable más de control y supervisión sobre los fondos destinados a la inversión.

“El potencial de los activos digitales sobre DLTs y blockchain es innegable y así lo hemos recogido en nuestra línea Renta 4 Digital Assets. En la actualidad vemos como, mucho más allá de las criptomonedas, aparecen los activos digitales 2.0. Estos representan activos o vehículos tradicionales (acciones, bonos, fondos de inversión, préstamos) o nuevos activos como los NFTs o non-fungible tokens. Es un gran reto y una gran oportunidad para el sector. Para Renta 4 Banco esta nueva área de negocio representa un gran paso adelante en ganar eficiencia e innovar en la industria financiera, algo que desde esta entidad hemos hecho desde hace 35 años. Además, para el cliente final tendrá enormes beneficios en transparencia, costes y agilidad, así como en acceder a nuevas clases de activos para construir las carteras que mejor se adapten a su perfil de inversor”, concluye Jaureguízar.

menu