Última actualización: 11:26 / Jueves, 15 Octubre 2015
Evento APD, Deloitte, Inverco

Mutuactivos: 3 razones por las que en España el inversor institucional tiene poca presencia en fondos y mucha en ETFs

Imagen
Mutuactivos: 3 razones por las que en España el inversor institucional tiene poca presencia en fondos y mucha en ETFs
  • Este tipo de inversores tienen volumen y capacidades internas de análisis que les permiten acceder directamente a los mercados
  • En segundo lugar, el inversor institucional suele externalizar una parte de la gestión para acceder a categorías de activos más desconocidas o que están fuera del alcance de su análisis, pero a través de mandatos, no de fondos
  • La demanda de fondos por parte de inversores mayoristas muestra una elasticidad al precio muy superior a la del inversor minorista y aquí los ETFs presentan ventajas: "El ganador por atraer al inversor institucional está siendo el ETF"
  • “Es necesario ofrecer una gestión diferente al inversor mayorista que la ofrecida al minorista para poder atraer a los primeros hacia los fondos de inversión”
  • Las gestoras españolas pueden sacar dos armas para atraer al segmento institucional: desarrollar estrategias de especialización y salir fuera de nuestras fronteras

La CNMV calcula que en torno al 20% de la inversión en fondos procede del inversor institucional. Pero el presidente y consejero delegado de Mutuactivos, Juan Aznar, considera que esa cifra es menor y que el fondo de inversión tiene una escasa penetración en el ámbito institucional en España. Según sus estimaciones, este tipo de inversores representan en torno al 15% del patrimonio total invertido en fondos de inversión en nuestro país, que ronda los 215.000 millones de euros. En la zona euro, las compañías de seguros y fondos de pensiones a finales del año pasado tenían en sus manos un 37% de todo el patrimonio en inversión colectiva, peso similar al de EE.UU., pero esta cifra es mucho menor en España”, afirmó durante el VII Encuentro Nacional de la Inversión Colectiva, organizado conjuntamente por la APD (Asociación para el Progreso de la Dirección), Deloitte e Inverco.

Juan Aznar apunta, en particular, tres aspectos que justifican la escasa presencia del inversor institucional en la industria de la inversión colectiva española: en primer lugar, estima que este tipo de inversores tienen volumen y capacidades internas de análisis que les permiten acceder directamente a los mercados, especialmente de renta fija, activo en cuya formación de precios intervienen esencialmente inversores mayoristas.

En segundo lugar, el inversor institucional suele externalizar una parte de la gestión para acceder a categorías de activos más desconocidas o que están fuera del alcance de su análisis. “No obstante, esta externalización se suele instrumentar a través de mandatos segregados y a la medida que permiten diseños y estrategias singulares y no tanto a través de vehículos colectivos”.

En tercer y último lugar, según el presidente de Mutuactivos, la demanda de fondos por parte de inversores mayoristas muestra una elasticidad al precio muy superior a la del inversor minorista. “Y aquí los ETFs presentan ventajas significativas respecto a los fondos de gestión activa”. “iShares ha pasado de tener en ETFs 800 millones de euros a 11.000 millones en 2015 en España y un 90% de esa cifra está en manos de institucionales. El volumen de estos vehículos podría ascender a unos 20.000 millones de euros en el país, en manos sobre todo de institucionales. El ganador por atraer al inversor institucional está siendo el ETF”, dice Aznar.

¿Una oferta diferente para el inversor institucional y minorista?

En este contexto Aznar se plantea si las entidades deben proporcionar una oferta diferente para el inversor institucional y minorista y la respuesta es positiva. “Es necesario ofrecer una gestión diferente al inversor mayorista que la ofrecida al minorista para poder atraer a los primeros hacia los fondos de inversión”. Porque no se puede pretender que el institucional entre en productos diseñados para el minorista.

Y, así las cosas, en un entorno en el que la mayor parte del patrimonio en IICs está concentrado en gestoras pertenecientes a bancos con modelos de banca comercial y con una oferta en fondos diseñada para el minorista, cree que las gestoras españolas pueden sacar dos armas para atraer al segmento institucional. En primer lugar, pueden desarrollar estrategias de especialización y de nicho, empezando por realizar una reflexión para ver qué capacidades internas son realmente diferenciales por su especialización en un activo, área geográfica o metodología de inversión y, una vez identificadas, posicionarlas de forma consistente. Y en segundo lugar, no deben tener complejos a la hora de salir fuera de nuestras fronteras. “Estamos encontrando buena receptividad por parte del inversor institucional foráneo hacia nuestra gestión activa y diferencial”, asegura.

Para dar una idea de las oportunidades, Aznar puso como ejemplos algunos de los mayores fondos soberanos del mundo, que externalizan parte de su gestión a entidades foráneas. “El fondo soberano noruego tiene 67 mandatos de gestión de renta variable diseminados por el mundo, otorgados a gestoras globales pero también muy nicho. Podemos salir sin complejos para posicionar nuestras capacidades frente a este tipo de inversor”, añade.

En el evento, el presidente de Inverco, Ángel Martínez Aldama también habló de una mayor internacionalización de la industria de cara al futuro y de un mayor peso de los inversores institucionales, con un porcentaje de éstos invertido con respecto a la media Europa o mercados como Alemania, donde los fondos especiales para institucionales suponen más del 70% de la industria. “La menor dependencia del inversor doméstico siempre será buena”, aseguró.

E

menu