Última actualización: 15:01 / Lunes, 7 Junio 2021
Las tecnológicas no registran grandes caídas después del G7

Los inversores revalúan las valoraciones de sus acciones a la luz de la reforma fiscal de Biden

Imagen
  • Las ganancias del S&P 500 de 2022 en un 8,6%, según una investigación de Strategas
  • Las más afectadas: empresas con una participación significativa de ingresos en el extranjero o relacionados con la propiedad intelectual (PI). Esto incluiría empresas de salud (específicamente empresas farmacéuticas y de biotecnología) y empresas de tecnología (especialmente fabricantes de semiconductores)
  • Las empresas de petróleo y gas también pueden perder dado que las propuestas fiscales eliminan los créditos fiscales y los subsidios para la mayor parte de la industria de combustibles fósiles

Las acciones de los gigantes tecnológicos estadounidenses no registraron grandes variaciones este lunes después del anuncio del G7, este fin de semana, de un acuerdo para la creación de una tasa impositiva corporativa global mínima de al menos el 15%. Pero los analistas son cautelosos y piensan que es el momento de revisar las valuaciones de las acciones en los portafolios teniendo en cuenta el conjunto del plan Biden de subida de impuestos corporativos.

Según Reuters, en las operaciones matutinas de EE.UU., las acciones de Apple (AAPL.O), Amazon (AMZN.O) y Alphabet, empresa matriz de Google, cayeron un 0,2% a un 0,5%, mientras que Facebook (FB.O) subió un 0,1% y Microsoft (MSFT.O). subió un 0,6%. El índice de referencia S&P 500 (.SPX) bajó un 0,2%, mientras que el Nasdaq (.IXIC), de gran tecnología, experimentó pocos cambios.

Por su parte, el índice de acciones tecnológicas de Europa (.SX8P) cayó un 0,1%.

Los analistas coinciden en que el acuerdo del G7 no tendrá grandes repercusiones a menos que se incluya en él a países que funcionan como paraísos fiscales y dan su domicilio a las grandes empresas. Es el caso de Irlanda, que mantiene su impuesto por debajo del 12,5%.

En su informe The Thinking Man´s Approach, los especialistas de BigSur Partners tratan de calibrar el impacto del cambio, que se incluye dentro de una amplia reforma fiscal para financiar dos ambiciosos planes gubernamentales: The American Jobs Plan y el American Families Plan.

Las empresas que se verán más afectadas no son solo las grandes tecnológicas

A la espera de un acuerdo en el Congreso para la aprobación de este gasto, que probablemente sea revisado a la baja, el plan Biden disminuirían las ganancias del S&P 500 de 2022 en un 8,6%, según una investigación de Strategas.

En el caso más probable de que se alcance un compromiso en el Congreso y que las tasas de impuestos corporativos en Estados Unidos solo suban al 25-26%, entonces Strategas cree que las ganancias del S&P 500 de 2022 serían un 5,5% más bajas, creciendo un 8% año tras año en lugar del crecimiento actual. estimación del 14%.

Las compañías más expuestas son:

Empresas con una participación significativa de ingresos en el extranjero o relacionados con la propiedad intelectual (PI). Esto incluiría empresas de salud (específicamente empresas farmacéuticas y de biotecnología) y empresas de tecnología (especialmente fabricantes de semiconductores). Las compañías farmacéuticas, en particular, también enfrentan el posible impacto de cambios adversos en los controles de precios de los medicamentos, mientras que las compañías de semiconductores deberían ver algunos de sus impactos fiscales compensados ​​por los 50.000 millones de dólares asignados a la industria dentro del plan de infraestructura.

Las empresas de petróleo y gas también pueden perder dado que las propuestas fiscales eliminan los créditos fiscales y los subsidios para la mayor parte de la industria de combustibles fósiles (en línea con los objetivos de energía renovable y transporte incluidos en el AJP). El principal de ellos es la eliminación del crédito de perforación intangible que permite a las empresas de energía gastar sus costos de producción.

Una advertencia: tipos de interés principales ≠ tipos efectivos

Los analistas de BigSur Partners señalan que las tasas impositivas efectivas sobre las corporaciones estadounidenses han sido históricamente significativamente más bajas que la tasa impositiva corporativa general. Un análisis realizado por el profesor Aswath Damodaran de la Universidad de Nueva York indica que, independientemente de los regímenes fiscales vigentes, las tasas impositivas efectivas han tendido a la baja desde la Segunda Guerra Mundial.

Como señala Damodaran, aunque la Ley de Empleos y Reducción de Impuestos de 2017 en Estados Unidos redujo la tasa del impuesto corporativo del 35% al ​​21%, las tasas impositivas efectivas disminuyeron solo el 6,8%. Además, de 2017 a 2019, el valor en dólares de los impuestos pagados en realidad aumentó un 1,4% y los impuestos en efectivo aumentaron en un 18% aproximadamente.

“El aumento refleja tanto la cantidad de discreción incorporada otorgada a las corporaciones estadounidenses para decidir cuántos ingresos imponibles quieren declarar, como los factores macroeconómicos y de la industria más amplios que, en última instancia, son más importantes para determinar las facturas de impuestos corporativos. Los inversores deben tener esto en cuenta al reevaluar las valoraciones de las acciones bajo un nuevo régimen fiscal”, explican en su informe.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

menu