Última actualización: 04:49 / Martes, 23 Julio 2019
Encuesta de Natixis IM

Los inversores particulares recurren a la gestión activa en busca de más diversificación, menor volatilidad y rentabilidades más altas

Imagen
Los inversores particulares recurren a la gestión activa en busca de más diversificación, menor volatilidad y rentabilidades más altas
  • Más de la mitad de los inversores (56%) están dispuestos a pagar por una gestión activa más cara para luchar contra la volatilidad
  • El 69% busca nuevas estrategias para diversificar su cartera y el 57% señala que, debido a la volatilidad en el mercado, está buscando inversiones más allá de las tradicionales en acciones y bonos
  • El 68% espera de sus fondos de inversión que tengan una cartera que difiera de la composición del índice
  • Las expectativas de rentabilidad a largo plazo de los inversores aumentaron hasta el 11,7% (por encima de la inflación), frente al 10,4% de 2018, pero nueve de cada diez (91%) cree que es importante proteger los activos en periodos de volatilidad

La última encuesta internacional realizada por Natixis Investment Managers muestra que los inversores tienen sentimientos encontrados en relación con el riesgo y la rentabilidad, pero prefieren la gestión activa y el asesoramiento profesional. La gestora ha entrevistado a 9.100 inversores particulares de todo el mundo para la edición de esta encuesta.

“Tras experimentar uno de los periodos más complejos de la última década, las expectativas de rentabilidad de los inversores han aumentado, pero su tolerancia al riesgo está en duda”, apunta la gestora en sus conclusiones. Aunque el 86% de los encuestados cree que es importante que sus inversiones consigan resultados a largo plazo, en contraposición a las ganancias a corto plazo, y el 77% escogería la seguridad antes que la rentabilidad si tuviera que elegir, la historia ha demostrado que los inversores pueden tener una memoria muy corta cuando se trata del riesgo y la volatilidad.

“Los inversores no parecen comprender plenamente que buscar rentabilidades de dos dígitos supone invertir en la parte alta del espectro de riesgos. La gran desconexión entre la tolerancia al riesgo y las expectativas de rentabilidad pone de relieve la importancia de que los inversores trabajen con sus asesores para entender la realidad del riesgo y la volatilidad y para estar en disposición de conseguir sus objetivos a largo plazo”, señala Sophie del Campo, directora general de Natixis Investment Managers para Iberia, Latinoamérica y el área US Offshore.

La encuesta pone de relieve que las expectativas de los inversores están en mayor sintonía con las estrategias activas en detrimento de las pasivas, a pesar del crecimiento y la amplia aceptación de la inversión indexada. Los inversores también parecen ser más exigentes con esta modalidad de inversión y esperan recibir una gestión activa pura por las comisiones pagadas. He aquí algunas de las conclusiones:

  • Más de la mitad (56%) pagaría una prima por poder contrarrestar la volatilidad con gestión activa.
  • El 70% de los inversores señala que es importante que sus inversiones le brinden la oportunidad de batir al índice de referencia de la clase de activos.
  • El 70% señala que es importante tener la capacidad de aprovechar los movimientos a corto plazo de los mercados.
  • El 68% espera que sus fondos de inversión cuenten con una cartera que difiera del índice.
  • El 77% cree que los gestores de fondos cobran comisiones elevadas aunque realmente están replicando un índice.

La encuesta también muestra un renovado interés en las inversiones alternativas. Más de la mitad de los inversores (57%) afirma que la volatilidad les lleva a buscar inversiones más allá de las acciones y los bonos y el 38% de los encuestados afirma que ya poseen inversiones alternativas. En encuestas anteriores se ha puesto de manifiesto que los inversores aprecian especialmente el apoyo y los consejos de sus asesores financieros a la hora de invertir en activos alternativos.

¿Y la gestión pasiva?

La encuesta apunta que los inversores albergan algunas confusiones sobre los fondos indexados. Dos tercios (68%) de ellos señalan que entienden la diferencia entre inversión activa y pasiva, pero sólo el 68% reconoce que los fondos indexados ofrecen las rentabilidades del mercado, positivas o negativas, y no brindan protección alguna frente a las caídas de los mercados. Al mismo tiempo, dos tercios de los inversores (67%) afirman que la reciente volatilidad en los mercados les ha demostrado que los fondos indexados tenían más riesgo de lo que pensaban.

Ocho de cada diez profesionales financieros indican que este mercado alcista que dura ya 10 años ha hecho que los inversores sean complacientes en relación con el riesgo y que la volatilidad de los mercados en el último trimestre de 2018 contribuyó muy poco a cambiarlo. Aunque dos tercios de los inversores declararon a comienzos de 2018 que estaban preparados para los riesgos de mercado, a posteriori solo el 59% reconoció estar de verdad preparado para las caídas de finales de año.

“Las concepciones erróneas de los inversores en torno al riesgo, la volatilidad y la inversión indexada podrían quedar ocultas tras los objetivos de rentabilidad de dos dígitos. Durante la última década, los inversores han disfrutado de grandes ganancias en un largo mercado alcista con tipos de interés históricamente bajos y una relativa volatilidad. Podrían haber olvidado que los fondos indexados no gestionan el riesgo y están expuestos al mismo nivel de riesgo que presente el conjunto de los mercados. Los mercados de hoy demandan una visión a largo plazo y un enfoque activo de la inversión para aprovechar las mejores oportunidades y ayudar a los inversores a conciliar las expectativas de riesgo y rentabilidad”, concluye del Campo.

menu