Última actualización: 11:44 / Lunes, 7 Febrero 2022
Crónica de un confinamiento productivo

Los equipos de las gestoras internacionales en España se apuntan al teletrabajo pero mantienen toda su operativa y cercanía con el cliente

Imagen
Madrid
  • Ante la declaración del estado de alarma en España, las medidas en Madrid son más contundentes que en otras oficinas y casi todos los equipos están trabajando de forma online
  • La relación con los clientes se digitaliza, y se les da servicio a través de webinars con gestores, videoconferencias, informes o contaco digital con los especialistas de producto
  • BNP Paribas AM: "Tratamos de estar más cerca pero cuidando no atosigar dado que somos conscientes de que el volumen de emails no ha hecho sino crecer"
  • En AXA IM, planean medidas específicas de apoyo a los empleados, para asegurar la cohesión de los equipos a pesar de la distancia y combatir cualquier fenómeno de aislamiento
  • El entorno de mercado es uno de los más complicados y las entidades seguirán dando el mejor servicio independientemente de las restricciones de poder acudir al lugar de trabajo
  • UBP: "La mayor parte de las consultas de los clientes están relacionadas con la liquidez"

Las gestoras internacionales que operan en el mercado español están cambiando los encuentros con los clientes por llamadas o skypes, los roadshows con gestores por webinars o informes, las reuniones de estrategia dentro de la oficina por mensajes de watsaps y mails y charlas delante de un café por el micrófono del móvil. La relación con los clientes, la venta de fondos de inversión, los comentarios y perspectivas de mercado y los servicios a los compradores pasan ahora por el teléfono y el ordenador, pero la actividad sigue adelante. El coronavirus no detiene al sector de fondos en España, gracias a la tecnología.

Las oficinas en España de las gestoras foráneas están aplicando el protocolo que marcan las entidades desde sus sedes principales, que pasa en la mayoría de los casos por recomendar el teletrabajo y limitar los viajes, además de potenciar las medidas de higiene en sus sedes, si bien ante la declaración del estado de alarma en España las medidas en Madrid son más contundentes y casi todos los equipos están trabajando de forma online y sin salir de sus casas.

Es el caso de ODDO BHF AM, donde la oficina comercial en Madrid lleva teletrabajando desde principios de la semana del 9 de marzo, anticipándose a las medidas tomadas por las autoridades para preservar la salud del equipo y de la sociedad. “La existencia de medios tecnológicos nos permite que esto no tenga mayor impacto en nuestro día a día, habiendo sustituido la visita presencial por una mayor relación a través del teléfono y del email que nos permita estar en contacto con nuestros clientes y que ellos nos sientan cerca en estos momentos tan inciertos. Confiamos que como sociedad, todos aportando en la misma dirección, podamos superar esta situación y volver pronto a la normalidad”, destaca su responsable, Leonardo López.

Lo mismo que en BNY Mellon IM, donde todo el equipo trabaja desde casa y utiliza las herramientas digitales: “Por precaución, estamos siendo proactivos en la aplicación de medidas que garanticen la continuidad de nuestro negocio en todo el mundo, lo que incluye la posibilidad de teletrabajar y el uso de ubicaciones alternativas, con el objetivo de proteger a nuestros empleados, seguir estando operativos y atender las necesidades de nuestros clientes. Estamos siguiendo muy de cerca la situación y la seguridad y el bienestar sigue siendo nuestra principal prioridad”.

“Todos los miembros del equipo están trabajando desde casa desde hace ya más de una semana. Los sistema funcionan y que los dispositivos que utilizamos nos permiten tener el mismo acceso que si estuviéramos físicamente en la oficina”, dice Alfonso del Moral, responsable de T.Rowe Price para España. En Londres, sin embargo, la presencia física en la oficina es voluntaria, aunque la mayoría ha optado por trabajar desde casa, salvo algunos puestos clave que lo requieren. “En cuanto a la relación con clientes seguimos en contacto con todos aquellos que necesitan de nuestros servicios igual que antes. Estamos organizando webinars con los gestores para aquellos que estén interesados en saber qué están haciendo, así como elaborando informes de distintas estrategias y el impacto de la situación de mercado”, comenta. En definitiva, todo lo posible para que el cliente no note cambios en el servicio.

Lo mismo que en BNP Paribas AM, donde el equipo está trabajando desde casa. “Los sistemas están funcionando muy bien y estamos bien coordinados, lo cual ayuda muchísimo”, explican desde la gestora. Además del teletrabajo para todo el equipo de BNP Paribas AM España, realizan una reunión diaria vía Skype para actualizar la actividad y hacer un seguimiento de clientes, y tienen comunicación semanal con los mismos a través de un podcast y una transcripción. “Tratamos de estar más cerca pero cuidando no atosigar dado que somos conscientes de que el volumen de emails no ha hecho sino crecer”, explican. También ponen a disposición de los clientes videoconferencias, si éstos lo solicitan, así como contacto con los equipos de inversión, tanto investment specialists como gestores. Además, los equipos de atención al cliente de Luxemburgo y París están operativos.

En Allianz GI también se han adaptado al teletrabajo: “Tenemos en marcha nuestros protocolos de trabajo en remoto y estamos enfocados en dar servicio e información a los clientes. Suministramos actualizaciones regulares de las carteras, comentarios de mercado y organizamos también conferencias telefónicas con nuestros expertos”, explican. Lo mismo que en Neuberger Berman, donde el equipo de Madrid trabaja desde casa, y cuenta con el mismo equipo que en sus oficinas.

Planes de contingencia en marcha

En AXA IM han aplicado también sus planes de contingencia y confirman que desde el lunes 16 de marzo, han generalizado el uso del teletrabajo en todas sus oficinas de América y Europa, mientras las asiáticas ya lo implementaron hace semanas. “En vista de la extensión del virus, nuestro principal objetivo es proteger la salud de nuestros empleados y clientes, y jugar nuestro papel como una firma responsable con la sociedad”, dicen en un comunicado. Desde la gestora explican que solo unos miembros de los equipos de Trading y Operaciones siguen trabajando de forma presencial, sobre todo en París, y a ellos aplican “drásticas medidas de prevención” para protegerles, como utilizar coche o taxi para llegar al trabajo, respetar una distancia de tres metros entre ellos, la prohibición de usar salas de reunión o impulsar la limpieza. También planean medidas específicas de apoyo a los empleados, para asegurar la cohesión de los equipos a pesar de la distancia y combatir cualquier fenómeno de aislamiento.

“En Natixis IM hemos adoptado todas las medidas necesarias para, por un lado adaptar los protocolos de seguridad propios establecidos desde Natixis IM a nivel global como para seguir los requisitos de confinamiento que se han impuesto en España, sin descuidar en esta adaptación la necesidad de estar más que nunca cerca de todos nuestros clientes. Todo el equipo de Natixis IM en España está trabajando de manera remota desde el lunes día 16 de marzo y  contamos con todos los medios técnicos para poder seguir prestando servicio a diario”, explica Almudenza Mendaza, directora de Ventas para Iberia en la gestora. Así, han organizado llamadas diarias para poder resolver los temas más relevantes en equipo y mantener su nivel de actividad al máximo. “Con la volatilidad del mercado la prioridad es mantener una relación continua entre nuestros clientes y  affiliates, razón por la cual se han multiplicado conference call, etc .. así como el ofrecimiento de utilizar el equipo de Portfolio Research Consulting Group para analizar carteras, cambios de asset allocation estudiar stress test .. etc”. Según Mendaza, el entorno de mercado es uno de los más complicados y por ello seguirán dando “el mejor servicio independientemente de las restricciones de poder acudir al lugar de trabajo”.

Lo mismo en NN IP, donde desde la semana pasada trabajan desde casa: “NN IP tiene todos los medios para poder trabajar desde casa. En cuanto a clientes, lógicamente, las visitas se han cancelado, pero las hemos sustituido por llamadas de Skype con aquellos clientes que tienen los medios suficientes para ello, o por llamadas de teléfono”, explican en la entidad.

“El Grupo Mirabaud tiene tres oficinas en España, en las ciudades de Madrid, Sevilla y Valencia. Todos los equipos, tanto de las áreas de gestión patrimonial y de finanzas corporativas como de la de gestión de activos, estamos utilizando el teletrabajo como medida de responsabilidad, individual y colectiva, ante la situación excepcional que estamos viviendo”, dicen en la entidad. “Los sistemas de trabajo en remoto están respondiendo bien y las relaciones con los clientes, siempre teniendo en cuenta los pequeños inconvenientes puntuales inherentes a la excepcionalidad de la situación (conexiones más lentas en según qué horas, carga de baterías en los dispositivos móviles, etc) que se solventan de forma rápida, se llevan fluidamente a través de conversaciones telefónicas o, en algunos casos, videoconferencias”, indican.

Precaución con mucha antelación

Algunos equipos, incluso, tomaron medidas de teletrabajo desde mucho antes de que las autoridades obligaran a ello. Es el caso de Nordea AM, que explica que la oficina de Madrid está trabajando en remoto desde el pasado 2 de marzo. “La decisión se tomó como precaución ante la rápida expansión del coronavirus en Europa. Ya nos hemos adaptado a esta forma de trabajar, en la que estamos interactuando con frecuencia entre nosotros, utilizando las herramientas digitales. Hemos sido así capaces de recortar la distancia física y dar continuidad a nuestras actividades de forma normal, a la vez que apoyar a los clientes en estas difíciles circunstancias”, explican.

Siguiendo las decisiones adoptadas por el Gobierno, Lyxor también ha puesto en marcha el teletrabajo para limitar al máximo los movimientos de los empleados. “Los equipos locales están a disposición de los clientes para asegurar el acceso a nuestros servicios, apoyarles y aclarar dudas en esta situación excepcional”, aclaran desde la entidad.

Y lo mismo en el equipo de Madrid de GAM, donde desde el viernes 13 trabajan desde casa: “Desde hace ya varias semanas GAM nos dio el máximo apoyo para tener toda la flexibilidad de cara a cuidar al máximo nuestra salud y conciliar temas. Tenemos tres sistemas para trabajar en remoto (VPN, Remote Desktop from remote.gam.com and Citrix Remote Desktop) y dos de video conferencias / conference calls. Nuestros clientes están repartidos entre EE.UU., Latinoamérica e Iberia, con lo que es práctica habitual el trabajar desde cualquier localización”, explica el responsable de esos mercados, Juan Ramón Caridad.

En UBP, donde han creado una página web dedicada a mantener al día su Plan de Continuidad de Negocio, activaron hace semanas dicho plan en España, para proteger y minimizar el riesgo para el personal, clientes y socios y, para asegurar la continuidad de las operaciones. “Las medidas adoptadas consisten en separar los equipos entre Barcelona y Madrid con todo el personal trabajando desde casa. Todos son plenamente operativos con acceso remoto seguro en el marco de los requisitos reglamentarios. En cuanto a los clientes, se ha incrementado durante los últimos días el contacto con ellos. La mayor parte de sus consultas están relacionadas con la liquidez”, destacan.

También el equipo de Madrid de Groupama AM trabaja en remoto, pero está operativo al 100%, ofreciendo a sus clientes calls con sus especialistas de productos o con su economista jefe. Por su parte, el de Pictet AM tiene preparado todos los sistemas y herramientas para que todo su personal pueda trabajar desde casa y de momento más del 80% ya lo está haciendo, explica Gonzalo Rengifo, director general de Pictet AM en Iberia y Latam.

A nivel global…

Algunas firmas no solo confinan a sus equipos de Madrid, sino también establecen trabajo en remoto de forma global. Como ejemplo, desde el martes pasado, todos los empleados de La Française trabajan desde casa. “Con la organización informática y la ciberseguridad que hemos puesto en marcha, incluso en estas condiciones de mercado tan turbulento, somos capaces de garantizar la continuidad de nuestras actividades en la gestión de activos y fondos. Durante el cierre, los métodos de comunicación a distancia son la única opción”, explican.

En Carmignac también han establecido un plan para trabajar en remoto a escala mundial, que se cumple en España: “Hemos tomado todas las medidas necesarias para garantizar la continuidad de nuestras operaciones al tiempo que salvaguardamos la salud y el bienestar tanto de nuestros empleados como de nuestros clientes. Estamos preparados para prestar servicio de manera segura e ininterrumpida. Por tanto, hemos puesto en marcha un plan de trabajo en remoto a escala mundial en todas nuestras oficinas sobre la base del actual plan de continuidad del negocio elaborado”, afirma Ignacio Lana, responsable para España de la firma.

En MFS, explican que cuidar de sus empleados para poder seguir dando servicio a sus clientes es su prioridad: para ello, monitorizan de cerca la crisis y toman medidas para asegurar su bienestar: entre ellas, el trabajo en remoto, la prohibición de viajes (aunque pueden usar la tecnología para suplir las carencias de viajes) y les animan a tomar medidas de precaución, como monitorizar signos de infección y buscar ayuda médica si es  necesario, entre otras medidas.

Y en Columbia Threadneedle también están cambiando su operativa para que todos sus empleados puedan trabajar en remoto. “La mayoría de nuestros empleados están realizando la transición para trabajar desde casa, incluyendo inversores, analistas, dealing, apoyo a front office y personal de operaciones globales”, dice la gestora en un comunicado, algo que ya se probó en semanas anteriores y forma parte de su programa de continuidad. En este sentido, en la oficina de Madrid se sigue prestando el mismo servicio al cliente, pero todos teletrabajando. Para coordinarse, hacen una call diario de todo el equipo de Madrid. 

En Legg Mason, también han activado su plan de continuidad de negocio, para mantener la seguridad de sus empleados y su negocio activo: “Desde el martes 16 de marzo, Legg Mason está implentando una política global obligatoria de trabajo desde casa y suspendiendo la actividad cara a cara con los clientes durante dos semanas. Nuestros empleados están equipados para trabajar en remoto”, dicen, para que no cambie la experiencia del cliente. “Nuestros líderes, afiliadas y equipos de servicio a clientes en todo el mundo están comprometidos para apoyar a los clientes en estos momentos y seguiremos estando disponibles y siendo proactivos”, dicen en la gestora.

Rotación a nivel global pero en Madrid, en casa

También el equipo de Jupiter AM en Madrid trabaja desde casa, ofreciendo su servicio con normalidad, o el de Schroders, cumpliendo con las recomendaciones gubernamentales pero 100% conectados y disponibles. Son medidas que han implantado en España, aunque no completamente a nivel global, donde optan por una rotación de los equipos. "En los últimos cuatro años, Schroders ha estado invirtiendo en tecnología, capacitando a sus empleados con un trabajo ágil y estableciendo una profunda relación de confianza. Hemos sido capaces de implementar rápidamente un modelo operativo compartido, a través de nuestra plantilla global de más de 5.000 trabajadores. Hemos dividido nuestro negocio en dos equipos, con aquellos que realizan tareas similares trabajando en equipos diferentes. Hoy en día, tenemos más de 2.500 personas trabajando desde casa y la otra mitad de nuestro negocio trabajando desde la oficina”, explican con respecto a su organización global. “Alternaremos las ubicaciones de los equipos cada semana hasta que la situación generada por el COVID-19 mejore”, explican.

Un sistema similar tienen implantado en BlackRock, donde rotan sus plantillas a nivel global, si bien en España todo el equipo trabaja desde sus casas: “En BlackRock hemos adoptado desde el inicio de esta situación las medidas que garantizaban tanto la salud y la seguridad de los miembros del equipo como el desarrollo totalmente operativo de nuestras actividades. Con respecto al teletrabajo, hemos mantenido el pleno funcionamiento de nuestras capacidades incluso cuando una gran parte del equipo está trabajando desde casa”, explica Aitor Jauregui, responsable de BlackRock para España, Portugal y Andorra. Así, establecen medidas de seguridad como un modelo de separación de funciones desdoblando equipos y con medidas de seguridad para las personas que siguen acudiendo a la oficina, aunque han impulsado de manera generalizada el teletrabajo: “En el caso de la oficina de Madrid hemos atendido a las directrices ministeriales y todo el equipo está actualmente teletrabajando”, añade.

También en Aberdeen Standard Investments, tienen el equipo de ventas de Madrid en casa, si bien en otras regiones del mundo se dividen: “Nuestra primera prioridad al responder a COVID-19 es la seguridad y el bienestar de nuestros compañeros, de nuestros clientes y de la comunidad en general. Estamos constantemente monitorizando los consejos de las diferentes autoridades  y de la Organización Mundial de la Salud. Por esta razón, llevamos algún tiempo aplicando una  estrategia de continuidad de las actividades en regiones de alto riesgo, como Asia Pacífico, Europa y Oriente Medio, donde aplicamos un enfoque de división de equipos y aconsejamos algunas oficinas  que trabajen desde casa en determinados lugares”, explica Álvaro Antón Luna, Country Head para Iberia. Eso es justo lo que está haciendo el equipo de Madrid, donde todos sus miembros trabajan desde casa. “Esto no impide que estén constantemente en contacto con los clientes, tal y como corresponde este momento de incertidumbre”.

En Janus Henderson explican que  ya tenían planes de continuidad del negocio sólidos y detallados pero que, desde que la OMS declaró la emergencia sanitaria mundial —ahora catalogada como pandemia—, han incorporado cualquier posible repercusión en estos supuestos de emergencia: “Janus Henderson ha aplicado una serie de procedimientos para limitar el riesgo de propagación entre los empleados, como el aumento del trabajo en remoto, la ubicación de parte de los equipos en emplazamientos alternativos y el traslado de procesos de negocio a distintas oficinas de todo el mundo”, explica un portavoz. “Hemos instaurado una política de rotación en virtud de la cual todos los equipos se han dividido en dos, lo que implica que en torno al 50% de la oficina trabaja desde casa en cualquier momento dado, de cara a garantizar la continuidad del negocio”.

Ya cuando comenzó la pandemia en China en enero, la inmensa mayoría de los empleados de Fidelity en aquél y otros países asiáticos pasaron a teletrabajar (una práctica por lo demás habitual desde hace años), y tan solo quedaron los retenes imprescindibles de mantenimiento de sistemas e infraestructuras trabajando de forma presencial en las oficinas, pero siempre divididos en equipos que se iban alternando a efectos de evitar un posible contagio de todos a la vez. A medida que se ha ido extendiendo el virus por el resto del mundo, la gestora ha tomado las mismas medidas en ya prácticamente todos los mercados, adelantándose a las cuarentenas impuestas por los distintos gobiernos. “Las distintas operativas, tanto de trading como de compraventa de fondos por parte de los clientes, funcionan exactamente igual a nivel global que si no pasara nada. A ello contribuye que tenemos robustos sistemas de contingencia y backup implementados desde hace décadas para situaciones de emergencia como esta o de cualquier otro tipo (desastres naturales, ataques terroristas, ciberataques, etc.)”, explican. “Esto nos está permitiendo mantener el 100% de la actividad habitual con los clientes, salvo las reuniones presenciales, que estamos reemplazando por videoconferencias y/o conferencias telefónicas que se han subido exponencialmente en las últimas semanas con todos nuestros gestores de fondos y demás profesionales de la inversión, multiplicando sus comentarios y apoyo a clientes para adaptarse a la situación sin disrupciones”.

También el equipo de M&G en Madrid trabaja en remoto estos días, gracias a la tecnología desarrollada durante años: ““En los últimos años hemos hecho un esfuerzo importante para actualizar nuestra tecnología y alinearla con la política de trabajo flexible que hemos fomentado como compañía, así que teníamos ya la infraestructura adecuada y la cultura de empresa necesaria para trabajar desde casa durante períodos prolongados de tiempo”, explica Alicia García, responsable de M&G para España, Portugal y Andorra. “Si una buena comunicación con los clientes siempre es esencial, en situaciones como la actual su importancia se dimensiona, así que estamos redoblando esfuerzos. Reemplazamos las reuniones cara a cara con videoconferencias y llamadas telefónicas e intentamos mantener nuestra comunicación de la forma más dinámica posible. Además de nuestras actualizaciones de inversión y visión de mercado periódicas, nuestros blogs de inversión de los equipos de renta fija (Bond Vigilantes), multi-activos (Allocation) y renta variable (Equities Forum), hemos puesto en marcha un calendario de webcasts en directo y videoconferencias con nuestros gestores. De esta manera mantenemos a nuestros clientes al día”, añade.

También en Vontobel AM optan por las precauciones a nivel global, pero todo el equipo en España está en casa: “El equipo de ventas de España está teletrabajando, aunque esto sin dudas, no supone un gran cambio para nosotros ya que, al estar constantemente viajando, sabemos lo que es contactar con nuestros clientes fuera de la oficina. Esto implica que no hay ningún tipo de disrupción en nuestra relación con ellos”, explica Nabil El-Asmar Delgado, Country Head Iberia de Vontobel AM. “Los clientes han visto cómo se refuerza la labor de información y enviamos información actualizada que les ayude a saber cómo vemos el mercado en cada situación, así como calls en las que se actualizan los cambios en nuestras principales estrategias, entre otras fórmulas”. A nivel global, llevan semanas trabajando en su Business continuity planning (BCP), que implica varias actuaciones como el establecimiento de espacios separados para aislar a equipos cuya labor es crítica, establecer el teletrabajo para nuestra plantilla cuando sea necesario y evitar viajes y reuniones que no sean necesarios.

“La principal preocupación de Capital Group es proteger el bienestar de nuestros empleados en todo el mundo al tiempo que continuamos con el trabajo. Desde el 9 de marzo, suspendimos todos los viajes de negocios, pedimos a todos los compañeros que podían trabajar desde casa que lo hicieran e instituimos una política de no visitas en nuestras oficinas para proteger la salud tanto de nuestros clientes como de los trabajadores y ajustamos todas las reuniones con clientes para que se realicen por teléfono o video. Recientemente también aconsejamos a los empleados que practicaran el distanciamiento social durante cualquier contacto esencial de la oficina”, explica Álvaro Fernández, director de Desarrollo de negocio de Capital Group para Iberia. En esta línea, el equipo de Capital Group en España ha optado por la opción del teletrabajo. Una modalidad que les permite atender las necesidades de los clientes en estos momentos de incertidumbre. “Para poner en marcha todas estas medias ya se habían realizado importantes inversiones en tecnología. Esto permite a nuestros empleados permanecer en estrecho contacto con clientes, compañías, colegas y mercados mientras trabajan a distancia. Esto nos ha posibilitado una importante continuidad en nuestro proceso de inversión, comercio, operaciones de inversión y todas las demás prácticas comerciales, incluso mientras realizamos nuevos ajustes a la luz de COVID-19. También estamos organizando regularmente seminarios web para clientes con expertos de Capital Group que comparten sus conocimientos sobre los últimos desarrollos, mercados y fondos”, añade Mario González.

Mariano Arenillas, responsable de DWS para España y Portugal, explica que han tomado medidas rápidas en toda la organización, implementando los protocolos necesarios para garantizar la continuidad de las operaciones y servicios para los clientes, si bien seguirán tomando medidas si la situación lo requiere. Actualmente han acordado trabajar desde casa: “DWS ahora opera globalmente en equipos divididos, aunque actualmente la mayoría de los equipos están trabajando de forma remota. Hemos asegurado entornos de trabajo remotos para que todos nuestros empleados puedan hacer uso simultaneo del mismo. Actualmente la oficina de DWS Iberia se encuentra trabajando remotamente al 100%”, comenta. Además, “en el caso altamente improbable de interrupciones tecnológicas como la pérdida de un centro de datos o aplicaciones tecnológicas específicas que respaldan operaciones comerciales críticas, implementaremos nuestros planes de recuperación confidencial para gestionar la continuidad de las operaciones, aprovechando las  localizaciones disponibles que están geográficamente separadas”. También han asegurado sus proveedores de servicios y restringido los viajes: “Nuestros equipos tienen restringidos los viajes de negocios y reuniones con clientes en persona, excepto en situaciones críticas de negocios. La participación en conferencias de la industria también está prohibida hasta nuevo aviso. Se fomentan las reuniones de audio y videoconferencia siempre que sea posible”, añade Arenillas.

Otras medidas de contingencia

Además del teletrabajo, las entidades están llevando a cabo planes para asegurar la continuidad del negocio permitiendo un acceso remoto a los datos necesarios, y fomentando el cuidado del personal, con una estricta limitación de los viajes y con la imposición de fuertes medidas de higiene y distanciamiento para los equipos que van a la oficina, evitando también puntos de encuentro y lugares comunes.

Por ejemplo, en UBS AM han limitado los viajes a los negocios esenciales de acuerdo con el consejo del Gobierno, restringiendo los viajes a lugares de alto riesgo y siguiendo el consejo de la cuarentena; han reducido las reuniones presenciales, tanto internas como externas, y fomentado las virtuales; han aumentado la limpieza en las oficinas y distribuyen mascarillas y desinfectantes al personal. También fomentan el distanciamiento, el telebrabajo y trabajan con sus proveedores para validar los planes de contingencia.

En Janus Henderson, cualquier persona que regrese de una región afectada deberá realizar una cuarentena voluntaria en su hogar durante 14 días naturales (y trabajar desde casa durante este periodo). De igual modo, si un compañero tiene un pariente cercano de regreso desde un país afectado, deberá ponerlo en conocimiento de su responsable y trabajar desde su hogar durante 14 días. Por último, han recomendado a los empleados que eviten todos los viajes de negocios.

En Amiral Gestión llevan desde el 28 de febrero aplicando medidas, que se suman a las de su Plan de continuidad de actividad (PCA), como la anulación de todos desplazamientos profesionales, así como el compromiso de los empleados de cumplir las instrucciones sanitarias emitidas por los poderes públicos. “Tras pasar Francia al Estado 3 y España al Estado de alarma, desde Amiral Gestion se amplió el PCA con nuevas medidas adicionales: las funciones esenciales con la continuidad de la actividad han sido organizadas para poder funcionar con la mayor normalidad  trabajando en remoto (todos los empleados que pueden trabajar a distancia lo hacen desde sus domicilios y la presencia en nuestro centro de trabajo está restringida a lo estrictamente necesario). Además, todos los viajes de trabajo a día de hoy están prohibidos, sea cual sea la distancia y las reuniones han sido sustituidas por conferencias telefónicas, video conferencias o bien aplazadas a una fecha futura. Además, la empresa ha activado todas sus herramientas tecnológicas colaborativas y de comunicación permitiéndonos trabajar de forma completamente deslocalizada: email, teléfono o Zoom hacen posible el contacto constante con París así como las llamadas con el equipo de gestión diaria. Todas estas medidas adicionales y la implantación de herramientas tecnológicas correspondientes nos permiten operar con plena capacidad fuera de nuestras oficinas físicas. Estas medidas evolucionarán en función de la situación que es valorada en tiempo real”, explica Pablo Martinez Bernal, responsable de Relación con Inversores de Amiral Gestion en España.

También Unigestion ha puesto en marcha su plan de contingencia y continuidad del negocio, junto con varias medidas de precaución, aprobadas por el Comité de Crisis de la entidad (en el que intervienen el CEO, el CEO adjunto, el COO, el responsable de funciones corporativas y el responsable de riesgos –CRO-). “Hemos decidido establecer varias reuniones a través de confereence calls o videoconferencias, mejor que en persona, para proteger a nuestros clientes y empleados”, explica Andrea Di Nisio, responsable de intermediarios para el Sur de Europa. Así, los debates de mercado y de sus estrategias se hacen a través de videoconferencias o llamadas: “La utilización del marketing digital está ayudando más que nunca a asegurar que nos podemos comunicar con los clientes de forma efectiva”, dice Di Nisio, que cree que la experiencia del COVID-19 está acelerando el proceso de transformación de la industria. En España, el servicio a clientes, sobre todo institucionales, sigue con normalidad y de forma incluso más evidente en estos tiempos complejos.

En PIMCO, la mayoría de empleados a nivel global pueden trabajar en remoto sin interrupciones en el negocio, y en la gestora están limitando los viajes no esenciales y asegurando de que las medidas estén en línea con los requisitos de los gobiernos y autoridades sanitarias. “Estamos en constante consulta con profesionales médicos y políticos con experiencia en eventos de este tipo y actualizamos de forma diaria a nuestro personal a través de nuestra web interna”. La gestora ha movido de forma temporal a algunos de sus gestores fuera de su principal oficina de Nwport Beach en California, como paso proactivo y de precaución.

En Eurizon, el Grupo Intesa Sanpaolo y sus filiales están siguiendo los procedimientos sugeridos por las autoridades, haciendo lo necesario en el entorno actual para proteger a los clientes yempleados. En cuanto a la actividad comercial, todo el grupo ha activado su Modelo Organizativo de Gestión de Crisis, y se han adoptado medidas extraordinarias para las personas dedicadas a las actividades comerciales a las que se ha proporcionado la posibilidad de operar a distancia. “Todos los empleados que residen en los municipios afectados por las medidas o que trabajen en ellos tienen derecho a vacaciones pagadas o pueden trabajar desde su casa. En cuanto al resto de los empleados, aquellos que sufran de inmunodepresión médicamente certificada pueden permanecer ausentes del trabajo, mientras que aquellos que muestren incluso síntomas leves de gripe o dificultades respiratorias deberán ponerse en contacto con su médico para considerar la posibilidad de permanecer en casa. El permiso para viajar por motivos de trabajo se concede sólo cuando es estrictamente necesario y, cuando es posible, se utilizan preferentemente las videoconferencias”, explican desde la entidad. Además, se ha creado un buzón de correo electrónico especial para las preguntas específicas de los empleados relacionados con el tema del coronavirus.

menu