Última actualización: 12:56 / Miércoles, 8 Julio 2020
Estudio Family Offices en Chile: Incentivos Gerenciales, de EY - AEF

Las stock options ganan atractivo dentro de los esquemas de remuneración de los family offices chilenos

Imagen
  • Las stock options pueden ganar peso dentro de los esquemas de remuneración de los ejecutivos de los family offices chilenos durante los próximos años debido a cambios tributarios y a la situación actual derivada de la crisis sanitaria
  • Un 79% de los encuestados incorporan políticas de incentivos de carácter anual en su gran mayoría en forma de un bono en relación a número de sueldos
  • La crisis derivada del COVID-19 ha mermado la liquidez y rentabilidad de los FO que impulsan la búsqueda de incentivos que no supongan un desembolso de efectivo
  • La eliminación de los beneficios tributarios ligados a la sociedades de responsabilidad limitada hacen que esta forma juridica deje de ser la preferida por los family offices
  • Los cambios incorporados en la reforma tributaria con respecto al cobro de las stock options, también aumentan su atractivo

Las stock options pueden ganar peso dentro de los esquemas de remuneración de los ejecutivos de los family offices chilenos durante los próximos años debido a cambios tributarios y a la situación actual derivada de la crisis sanitaria. Esta es una de las principales conclusiones que se desprenden del estudio Family Offices en Chile: Incentivos Gerenciales elaborado por EY  y AEF (Asociación de empresa familiar) y que se engloba dentro de su webcast series.

En este primer estudio, que analiza el modelo de incentivos utilizado actualmente por los family offices en Chile participaron 46 firmas, lo que representa aproximadamente un 25% del total que existen en el país.

Según este estudio, un 79% de los encuestados incorporan políticas de incentivos de carácter anual en su gran mayoría en forma de un bono en relación a número de sueldos (entre 1-5 lo más habitual). Sin embargo, la reducción de la liquidez y la disminución de rentabilidad obtenida por los family offices tras el inicio de la pandemia hacen necesario la búsqueda de incentivos que no presupongan un desembolso de efectivo como tal.

En este sentido, el estudio señala que un 8% de los encuestados da una participación a sus ejecutivos en nuevos proyectos, que no supera el 2% de la inversión, y que solo el 3% de las oficinas otorga acciones u otra propiedad de la compañía como incentivo.

Según Pablo Greiber Partner, Principal EY, uno de los motivos detrás de esta baja participación es la forma jurídica tradicional de los family offices en Chile que se constituían en su mayoría como sociedad de responsabilidad limitada y que desincentiva la entrada en el capital de la sociedad de personas no vinculadas a la familia. La elección de este tipo de sociedad se debía al beneficio tributario que se obtenía cuando cantidades retiradas de los family offices eran reinvertidas en otros negocios fuera de la misma. La eliminación de este beneficio tributario, junto con los inconvenientes que revisten las sociedades de responsabilidad limitada, como por ejemplo la unanimidad en la toma de decisiones, hacen que otras formas jurídicas, tales como sociedad anónimas o sociedad por acciones, tengan más sentido en la actualidad.

Por otro lado, la nueva reforma tributaria también ha beneficiado el cobro de las stock options por parte de los trabajadores. Hasta la reforma, las stock options generaban un evento tributario en el momento en que se generaba el derecho (granted en inglés) aunque el trabajador no hubiera percibido ninguna cantidad hasta ese momento. La nueva reforma tributaria ha eliminado este punto y además eliminó la tributación al ejercicio de estas opciones en la medida en que este estipulado a un contrato individual o colectivo, de forma que las stock options solo tributarán en el momento de venta de las acciones.

Retribución en función del patrimonio gestionado y el solapamiento de roles

El estudio también aporta información sobre los sueldos medios que perciben las distintas funciones dentro de los family offices. Asi, un gerente general cobra en promedio una renta mensual líquida de 8.817.742 pesos (10.800 dólares) y un bono de 4,4 mensualidades, un gerente de inversiones percibe en media 7.313.333 pesos (8.960 dólares) de renta líquida mensual y un bono correspondiente a 3,0 mensualidades y, por su parte, un gerente de finanzas cobra en promedio 5.920.000 pesos líquidos al mes (7.255 dólares) y un bono de 2,7 mensualidades. 10 es la cantidad máxima de rentas entregadas en concepto de bono variable.

La retribución de cada posición también depende del patrimonio gestionado por el family office, aunque hay que matizar casos como el sueldo que percibe un gerente general para un patrimonio familiar menor a 50 millones de dólares, que cobra una renta mensual de 11.000.000 (13.480 dólares) debido a que normalmente solapan funciones de otras gerencias. Con respecto a los gerente de inversiones, se observa una clara tendencia al alza conforme aumenta el patrimonio gestionado.

Sueldos FO

menu
menu