Última actualización: 12:02 / Lunes, 26 Octubre 2015
Apuestas para 2016

Las gestoras españolas crecerán vía fondos mixtos, de gestión activa en deuda y bolsa y fondos conservadores renovados

Imagen
Las gestoras españolas crecerán vía fondos mixtos, de gestión activa en deuda y bolsa y fondos conservadores renovados
  • La industria de fondos de inversión seguirá creciendo a pesar de los retos de mercado
  • BBVA AM: “El gran reto es gestionar la percepción de la volatilidad por parte de los clientes"
  • Santander AM: "Es un momento en el que la industria se juega su credibilidad: se espera de nosotros que entreguemos rentabilidades positivas y adecuadas a los riesgos que se asumen”
  • Bankia Fondos: "Queremos que los clientes sientan que el fondo es el producto que responde a sus necesidades cuando revierta el escenario de tipos y los depósitos vuelvan a ser atractivos"

La industria de fondos de inversión seguirá creciendo en 2016, a pesar de los retos que supone un mercado más complicado, que en septiembre ya llevó a los inversores a retirar dinero de estos vehículos por primera vez en dos años. Así lo indicaron los representantes de las principales gestoras nacionales durante el VII Encuentro Nacional de la Inversión Colectiva, organizado conjuntamente por la APD (Asociación para el Progreso de la Dirección), Deloitte e Inverco. Para propiciar ese impulso, las ideas que utilizarán serán fondos de gestión activa y asset allocation, fondos mixtos y de retorno absoluto, productos de gestión activa en renta fija y también en renta variable… y más allá de esa oferta más atrevida, auguran innovación en el segmento más conservador, con vehículos diferentes a los garantizados.

“En los últimos meses somos algo más prudentes en la medida en que esos retrocesos de mercado puedan ralentizar la velocidad de canalización del ahorro vía fondos, pero creemos que la industria tiene por delante un gran camino y la perspectiva es positiva”, dice Asunción Ortega, presidenta de InverCaixa, teniendo también en cuenta que los fondos continúan teniendo una cuota baja en relación al ahorro en España. “La recuperación de la economia debe favorecer el crecimiento del ahorro y los activos en fondos. Los retos siguen siendo la educación financiera porque ya hay 7,5 millones de partícipes en fondos, la mayoría de los cuales están ya en productos con riesgo, y han de aprender a tolerar la volatilidad y ver esto como una oportunidad para poder invertir y comprar mejor a medio y largo plazo”, asegura. “El entorno financiero se ha complicado y hay una mayor necesidad de inversión profesional. La industria de fondos ofrece perspectivas positivas porque las necesidades de ahorro son muy relevantes”, corrobora Miguel Artola, director general de Bankinter Gestión.

Para ver el futuro, Luis Megías, consejero delegado de BBVA AM, analiza las razones que han propiciado el crecimiento pasado (tres años de comportamiento bueno de mercados y bajos tipos de interés que han supuesto un efecto llamada hacia los fondos, bajos tipos de los depósitos y cuentas que han llevado a clientes a buscar vehículos con más rentabilidad, e interés de los grupos bancarios en el impulso de fondos debido al margen que aportan). Y las perspectivas son positivas porque el escenario de tipos no cambiará en Europa en los próximos meses, donde seguiremos con esta tendencia aunque hay retos: “El gran reto es gestionar la percepción de la volatilidad por parte de los clientes, que no la volatilidad. La volatilidad es buena, es el peaje a pagar para lograr rentabilidad, y hasta que no se asimile, se producirán episodios como el de septiembre, con reembolsos por la corrección de mercados”, dice el experto.

Lázaro de Lázaro, consejero delegado de Santander AM, reconoce las dificultades del momento y cree que la industria se juega su credibilidad: “Estamos en un momento económico que camina hacia un menor crecimiento, con elementos de distorsión que continuarán, como China, unos tipos en niveles bajos durante un periodo de tiempo prolongado, y factores geopolíticos relevantes. Al otro lado tenemos el movimiento de los inversores hacia productos más de inversión que de ahorro a corto plazo, pues ya casi dos tercios están en productos de inversión, lo que supone para las gestoras un reto, el reto de hacer las cosas bien en 2016”. Para De Lázaro, “es un momento en el que la industria se juega su credibilidad: lo que se espera de nosotros es que seamos capaces de gestionar estos riesgos y entregar rentabilidades positivas y adecuadas a los riesgos que se aceptan”, afirma. Pero, a pesar de los retos, también cree que el ahorro a largo plazo será un catalizador para la industria. “Este difícil entorno ayudará al desarrollo de una cultura inversora y de la educación financiera”, dice.

Rocío Eguiraun, consejera delegada de Bankia Fondos, también es positiva: “El sector ha crecido mucho pero está a más de un 20% de sus máximos” antes de la crisis, por lo que tiene, al menos, potencial para llegar hasta ahí.  Además, los fondos solo suponen un 12% del ahorro financiero de las familias, frente al 14% que han llegado a suponer en el pasado, por lo que “hay capacidad de crecer”. Pero hay retos: por un lado, las gestoras se enfrentan a un reto de gestión, y también con los clientes, para que éstos vean cumplidas sus expectativas de rentabilidad. Todo, con el objetivo de que los clientes tradicionales de depósitos, cuando revierta el escenario de tipos bajos, “sientan que el fondo es el producto que responde a sus necesidades”. Para la experta, lograr retener a esos clientes tradicionales de depósitos cuando la rentabilidad de estos últimos vuelva a ser atractiva es la clave.

Ideas de productos para 2016

En cuanto al tipo de fondos con los que pretenden llevar a buen puerto ese crecimiento, destacan los productos destinados al largo plazo, productos de gestión activa en renta fija, fondos de renta variable, fondos con gestión activa del asset allocation y mixtos, de retorno absoluto o fondos de rentas, pero también podrían surgir nuevos productos conservadores para dar mayor seguridad cuando los clientes lo demanden, aunque diferentes a los garantizados tradicionales. Así, Ortega comentaba que InverCaixa ve nicho en productos finalistas destinados al ahorro a largo plazo, tanto en vehículos de pensiones como en fondos de inversión.

Para De Lázaro, el entorno complicado pondrá de manifiesto las capacidades de cada gestora para ofrecer retornos aceptables para sus clientes, y desde Santander AM pretenden superar este reto con gamas de productos de gestión activa en renta fija, fondos más flexibles, y también, productos de renta variable, “el gran olviaddo de estos años”, pues su cuota está en niveles inferiores a 2007.

Para que los inversores aprendan a gestionar la percepción de la volatilidad, Megías opta por crecer con fondos con una gestión activa del asset allocation que muestre la capacidad de las gestoras de aportar rentabilidades positivas con una  gestión activa y también impulsando productos de reparto de rentas. “No es lo más eficiente desde el punto fiscal pero hay demanda y distrae de la evolución del valor liquidativo”, dice. Y también cree que veremos innovación en productos más conservadores: “Los garantizados no volverán pero podría darse algún tipo de combinación de gestión activa y protección de parte del capital”, dice. Además de los productos, el gran reto para Megías es el asesoramiento.

En Bankia Fondos hablan de productos perfilados y de asignación de activos para el próximo año, y fondos que exigen más gestión, mixtos, globales y de retorno absoluto. Aunque de momento no ven una posible la vuelta a los garantizados, Eguiraun cree que todo esto es un ciclo y cuando el ciclo repunte los garantizados volverán a la palestra”.

En Bankinter Gestión, su gama de productos ya es amplia y no prentenden impulsar nada muy diferente a los vehículos que ya tienen: “Lo importante es el servicio y por ahí es por donde más hemos de trabajar”, asegura Artola.

Mejor gestión activa

Las apuestas son diferentes pero la clave es la gestión activa para 2016. Sobre la gestión pasiva y el auge de los ETFs, De Lázaro explicó que son una herramienta importante para el asset allocation: “No es el enemigo y su aportación es muy relevante pero los usamos para mercados donde hay más dificultad para genera alfa, como en renta variable de EE.UU., o cuando la oferta de gestión activa es reducida en un mercado”, dice. Sin embargo, en el último año ha habido una creación de ETFs sobre “cualquier cosa con mercados subyacentes con poca liquidez” y el experto advierte de potenciales problemas en este sentido.  

menu