Última actualización: 09:46 / Jueves, 18 de Abril de 2019
Según deVere Group

La industria de servicios financieros del Reino Unido es la primera víctima del Brexit

La industria de servicios financieros del Reino Unido es la primera víctima del Brexit
SnapwireSnaps / Pixabay CC0 Public Domain
  • Nigel Green, fundador y consejero delegado de deVere Group, advierte que el daño al sector británico de servicios financiero ya está hecho
  • Después de años de incertidumbre y de una falta de liderazgo firme de todas las partes, las empresas del sector han tenido que tomar medidas de precaución para salvaguardar sus intereses
  • En opinión de deVere, esta industria necesitará recobrar la confianza de los inversores
Por Funds Society, Madrid

En esta semana decisiva para el Brexit, todos los posibles escenarios siguen abiertos. Con independencia del resultado final de todo este proceso histórico, desde deVere Group sostienen que el daño a los servicios financieros del Reino Unido ya está hecho.

El Reino Unido, en concreto Londres, es uno de las mayores plazas financieras del Europa, un alfín que ahora la Unión Europea podría perder. En opinión de deVere, el Brexit ha infligido daños sin precedentes en la industria de servicios financieros del Reino Unido, que representa aproximadamente el 6,5% del PIB de Gran Bretaña.

Esta es la advertencia que ha hecho Nigel Green, fundador y consejero delegado de deVere Group, una de las organizaciones de asesoría financiera independiente más grandes del mundo. “El proceso real de dejar la Unión Europea es ahora cada vez más irrelevante. De hecho, incluso si el Reino Unido no se fuera, ya se ha hecho un daño sin precedentes a la industria de servicios financieros del Reino Unido”.

Un ejemplo de las consecuencias que está teniendo todo este proceso para las firmas financieras británicas es que muchas de ellas han tenido que desarrollar planes para amoldar su negocio a una nueva situación sobre la que, realmente, tampoco tienen mucha idea de cómo será.

“Después de años de incertidumbre y de una falta de liderazgo firme de todas las partes, las empresas del sector han tenido que tomar medidas de precaución para salvaguardar sus intereses. Por lo general, esto implica reubicar partes de su negocio o personal clave en lugares como París, Luxemburgo, Dublín, Frankfurt y Ámsterdam, o establecer entidades legales en la Unión Europea. A veces esto se ha hecho públicamente, pero hasta ahora no se ha divulgado mucho, por lo que aún no podemos conocer la escala completa de la situación”.

Sin un acceso significativo al mercado único de la Unión Europea, recuerda Green, “el sector de servicios financieros del Reino Unido se está preparando para lo que probablemente sea un declive prolongado y constante, perdiendo finalmente su codiciado ranking como el principal centro financiero del mundo. Es posible que se pueda detener el drenaje constante de inversión, talento y actividad fuera de los servicios financieros del Reino Unido, la situación podría recuperarse, pero la confianza debe reconstruirse rápidamente".

Portadas: 

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario