Última actualización: 09:38 / Jueves, 13 Febrero 2014
Jorge Medina, IEB

“La banca está inmersa en un cambio cultural para recuperar su papel en la sociedad”

Imagen
“La banca está inmersa en un cambio cultural para recuperar su papel en la sociedad”
  • Su responsabilidad social se centra en tres pilares: fomentar el crecimiento económico y la inclusión social; proteger los depósitos de los ahorradores y fomentar la estabilidad financiera
  • El sector ha fallado y ha sido causante parcial y correa de transmisión de la crisis
  • Pero está inmerso en un cambio hacia la sostenibilidad y recuperación de la confianza
  • Las microfinanzas son un componente clave parte de ese objetivo de crecimiento económico y social en zonas más deprimidas o de difícil acceso y tendrán éxito gracias a la nueva tecnología

Parte de la crisis de confianza que azota a la banca y al sector financiero mundial se debe a que ha fallado a la hora de cumplir el papel que tiene que desempeñar en la sociedad. La responsabilidad social de la banca se centra, en origen, en tres aspectos, según explica en una entrevista a Funds Society Jorge Medina, director del Máster in Responsible Banking del IEB. En primer lugar, ha de fomentar el crecimiento económico y la inclusión social, gracias a su papel de asignador de recursos e intermediario financiero entre unos ahorradores que buscan un lugar donde depositar su capital y aquellos que necesitan de préstamos para salir adelante o realizar inversiones. En segundo lugar, la banca ha de proteger los depósitos o el capital de los ahorradores e inversores y, en tercer lugar, tiene como responsabilidad social fomentar la estabilidad financiera.

Según el experto, claramente el sector ha fallado a la hora de cumplir con su papel en la sociedad: “El grifo de la financiación se ha cerrado en muchos lugares, con lo que los recursos no se asignan adecuadamente; no se han protegido adecuadamente los ahorros y, como consecuencia de la inestabilidad financiera creada, se han sucedido rescates de muchos bancos a cuenta de los contribuyentes”, explica. Es decir, la banca no solo ha fallado a la hora de cumplir con su responsabilidad dentro de la sociedad sino que también ha contribuido a una recesión económica tan importante que ha llevado a una crisis de liquidez y solvencia que ha obligado a una intervención de los gobiernos, con el consiguiente incremento del déficit y la carga social que ello conlleva, en forma de pago por parte de los contribuyentes y alto nivel de desempleo en países como España. “Ha ocurrido todo lo contrario a lo que debería ser la banca y, en vez de ayudar a la sociedad, ha sido una correa de transmisión de la crisis”, explica. 

Para Medina, esto pone de manifiesto no solo los problemas que pueden generarse si falla a la hora de cumplir su rol adecuadamente, sino también la importancia de la banca dentro de la sociedad, por lo que defiende salvaguardar y recuperar un sector que es el motor del crecimiento económico y también de la inclusión social a través de iniciativas como las microfinanzas. “Las microfinanzas son un elemento clave de responsabilidad social corporativa y han ayudado mucho a fomentar el crecimiento económico y social en zonas marginadas”. Para Medina, es clave contar con un conocimiento de estas poblaciones y la tecnología es una herramienta clave para lograr que las microfinanzas puedan cumplir con su objetivo.

La importancia de la banca

“Puede haber una desbancarización del sistema financiero”, explica refiriéndose a los mercados como complemento a la financiación de empresas y a otras alternativas como el crowdfunding, “y pueden surgir nuevos actores con los que tendrá que convivir, pero la banca es imprescindible, no puede desaparecer: hay que recuperar, sanear y dotar de solvencia al sector para que vuelva a facilitar el crédito y proteja a los ahorradores”.

Eso no significa defender a ultranza los rescates públicos, la imposibilidad de quebrar o el hecho de que algunos tenedores de bonos o productos de deuda bancaria con riesgo no puedan asumir pérdidas (algo que deberá depender del producto contratado y su riesgo), sino la importancia del sector. Medina explica que la legislación europea, y el proyecto de unión bancaria en particular, pretenden establecer mecanismos de supervisión y protección para evitar los rescates públicos y forjar unas entidades autosuficientes con recursos propios capaces de absorber potenciales pérdidas y solucionar sus problemas.

El cambio cultural que se fragua

Como consecuencia de estos problemas y la responsabilidad parcial del sector en la crisis debido a sus malas prácticas (“aunque no es el único culpable”, matiza Medina), la confianza en el sector se ha deteriorado de forma significativa y “la sociedad, los clientes e inversores exigen un cambio”. Según el experto, las entidades son conscientes de ello y están inmersos en todo “un cambio cultural”, que se está materializando en la implantación de valores y principios responsables, como “la integridad, la transparencia, la honestidad, una gestión de riesgos más prudente y la colocación al frente de sus estrategias de objetivos tanto financieros como sociales y medioambientales”, además de recuperar la profesionalidad de sus empleados. Medina considera que las grandes entidades, las que marcan tendencia, están asumiendo esos valores y dando pasos hacia la sostenibilidad del sector.

Un back to basics que evite conflictos de intereses, busque objetivos a medio y largo plazo, ofrezca créditos de forma responsable, se centre en analizar las necesidades de los clientes y aporte soluciones a las mismas y, en definitiva, lleve al sector a sus orígenes para que pueda cumplir con su responsabilidad social: crear crecimiento y estabilidad teniendo en cuenta todo su entorno. “El mundo ha cambiado y las soluciones que debe aportar son diferentes. Además, el cliente tiene ahora más poder, lo que coloca a la banca en una nueva posición social”, explica Medina.

El impulso de la regulación

Uno de los motores que está impulsando que el sector vuelva a cumplir con el rol social que le corresponde de intermediario financiero y salvaguarda de los ahorros y la estabilidad financiera es la regulación, si bien Medina es partidario de una “mejor regulación” a una mayor regulación, que permita equilibrar la seguridad del cliente con un sistema sostenible. Y advierte de un exceso de prudencia, en términos de protección y exceso de información que está dando lugar actualmente a “situaciones anormales”.

En este sentido, considera clave también el papel de la banca en la sociedad como educador financiero, a través de prácticas de mejor comunicación con el cliente y también a través de una mejor formación de sus profesionales. De ahí que en el máster que dirige Medina se orienta principalmente  a profesionales y directivos de banca “que  no saben cómo reaccionar a situaciones difíciles en las que no se está alineado con los objetivos del banco o que les plantean riesgos morales”.

Una iniciativa  mundial

El máster que Medina dirige ha creado el primer decálogo de la banca responsable y también ha tenido una iniciativa para implicar a bancos de diferentes continentes. Se llama ‘Responsible Banking Challenge’, en la que colabora junto al IEB, WSBI (entidad que ha elaborado el decálogo) y la London School of Economics. El objetivo es invitar a todos los profesionales del sector financiero de todo el mundo a que envíen sus propuestas para contribuir al desarrollo de un sistema financiero más responsable con la sociedad, el medio ambiente y la economía. Algunos de los ámbitos en los que se pueden desarrollar estas propuestas son, por ejemplo, la inclusión financiera (según el Banco Mundial, el acceso universal a los servicios financieros contribuye a reducir la pobreza); actividades de RSC; mejoras en la buena gobernanza de las entidades; manuales de buenas prácticas en los bancos; o la creación de indicadores que puedan evaluar el nivel de responsabilidad y ética de las instituciones financieras.

La mejor iniciativa obtendrá una beca completa para cursar el Máster in Responsible Banking del IEB, WSBI, un programa online e íntegramente en inglés, que se imparte en asociación con la London School of Economics (LSE). El resto de candidatos seleccionados podrán conseguir becas del 30% al 50% en la matrícula.

menu
menu