Última actualización: 05:27 / Martes, 20 Julio 2021
En línea con el Acuerdo de París

DWS lanza un fondo que invierte en bonos emitidos por empresas con baja intensidad de carbono

Imagen
  • La gestora quiere ofrecer a los inversores la oportunidad de contribuir a la consecución del objetivo de protección del clima acordado en el Acuerdo de París
  • Quedan excluidas las empresas que incumplen el Pacto Mundial de las Naciones Unidas, que generan más del 5% de las ventas en sectores controvertidos o las empresas que generan más del 1% de sus ingresos con el carbón
  • DWS Invest Low Carbon Bonds se centra actualmente en bonos con una calificación "BBB", que están significativamente sobreponderados en comparación con el índice de referencia, el Solactive-ISS-Paris-Aligned-Select-Euro-Corporate-IG-Index

DWS ha anunciado el lanzamiento de su nueva estrategia DWS Invest Low Carbon Bonds, un fondo que invierte en bonos emitidos por empresas con baja intensidad de carbono. Según explica la gestora, con este nuevo producto, los inversores podrán contribuir a la consecución del objetivo de protección del clima establecido en el Acuerdo de París. 

La cartera, que estará gestionada por Bernhard Birkhaeuser, parte de una intensidad de CO2 un 50% inferior a la del iBoxx-EUR-Corporate-All-Index. "Nuestro objetivo es reducir la intensidad de CO2 de la cartera en un 7% más cada año en comparación con el día del lanzamiento del fondo para contribuir a la reducción de las emisiones de dióxido de carbono y a la consecución del objetivo de protección del clima de París", afirma el gestor del fondo.

Además, el DWS Invest Low Carbon Bonds Fund cumple con los requisitos del artículo 9 del Reglamento de Divulgación de la UE. Es decir, todos los emisores de la cartera deben cumplir los requisitos ESG de DWS en cuanto a normas medioambientales y sociales, y buen gobierno corporativo. En consecuencia, quedan excluidas las empresas que incumplen el Pacto Mundial de las Naciones Unidas o que generan más del 5% de las ventas en sectores controvertidos como la energía nuclear, la defensa militar o el tabaco, así como las empresas que generan más del 1% de sus ingresos con el carbón.

Al menos el 70% de la cartera se compone de bonos corporativos denominados en euros. Los riesgos de divisas se cubren a nivel de cartera. Al menos el 90% de los bonos de la cartera deben ser emitidos por empresas con calificación crediticia de grado de inversión. Según señala la gestora, al calcular la intensidad de CO2 de un emisor, no sólo se tienen en cuenta las emisiones directas de carbono de una línea de producción, por ejemplo, a través de la combustión de combustibles fósiles en una planta de fabricación, sino también las emisiones indirectas de la electricidad adquirida.

En cuanto a la calidad crediticia, el fondo se centra actualmente en bonos con una calificación BBB, que están significativamente sobreponderados en comparación con el índice de referencia, el Solactive-ISS-Paris-Aligned-Select-Euro-Corporate-IG-Index. Por sectores, los emisores intensivos en CO2 de los sectores energético y automovilístico están muy infraponderados. En cambio, los bonos de los sectores financiero y de telecomunicaciones están muy representados, así como los del sector manufacturero.

menu