Última actualización: 05:58 / Martes, 8 Marzo 2022
DWS, UBS AM, M&G, Nordea y Caser

Cinco vehículos para introducir la mujer, la igualdad de género, la diversidad y la inclusión en las carteras

Imagen
  • El DWS Invest ESG Women for Women es un fondo de renta variable sostenible gestionado exclusivamente por 12 mujeres que está centrado en las necesidades de las mujeres a la hora de seleccionar sus inversiones
  • “El Global Gender Equality ETF de UBS AM es una solución innovadora que invierte en compañías comprometidas con la sostenibilidad y con la diversidad de género, y que ha sido capaz de recaudar activos significativos desde su creación”, explica la gestora
  • Para M&G la diversidad y la ISR van de la mano, y así lo refleja en su fondo M&G (Lux) Diversity and Inclusion Fund, una estrategia híbrida de sostenibilidad e impacto
  • El Nordea 1 – Global Gender Diversity Fund invierte en empresas sostenibles que muestran un cierto nivel de representación de la diversidad de género en los niveles superiores de gestión

¿Cómo se puede invertir directamente en igualdad, diversidad y temas relacionados con el empoderamiento de la mujer? Las gestoras han encontrado en la inversión sostenible, bien sea a través de vehículos de gestión activa como de gestión pasiva, la respuesta a esta pregunta que, cada vez más, realizan los inversores. En nuestros análisis, hemos identificado cuatro estrategias que abordan los objetivos de sostenibilidad relacionados con la diversidad, aspirando a contribuir al quinto ODS establecido por la ONU: Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas. 

DWS Invest ESG Women for Women

Se trata de un fondo de renta variable sostenible gestionado exclusivamente por 12 mujeres que está centrado en las necesidades de las mujeres a la hora de seleccionar sus inversiones. Estas profesionales no solo han creado un vehículo de inversión, sino que quieren enviar un mensaje de confianza y tender un puente a otras mujeres, animándolas a invertir en este tipo de activos.

“Está específicamente enfocado a las necesidades de inversión de las mujeres, dando especial importancia a los factores sociales, la S de ESG, donde se ha demostrado que las mujeres tienen una especial sensibilidad. Los aspectos sociales pueden tener un efecto positivo en la productividad y las ganancias de las empresas, lo que también puede reflejarse en un desempeño positivo en el mercado de valores a largo plazo. Queremos ofrecer mejores soluciones y adaptarnos a un público femenino. Aunque alrededor del 80% de las mujeres ya ahorran regularmente, solo una de cada ocho invierte su dinero en bolsa”, afirma Katharina Seiler, gestora del DWS Invest ESG Women for Women.

Según explica Seiler, el fondo invierte en empresas globales que ponen el foco en la protección del medio ambiente, la buena gobernanza corporativa y el trato justo a los empleados. Las empresas también se someten a un análisis fundamental clásico centrado en el modelo de negocio, la gestión y las cuestiones de crecimiento y valoración y se centran en las tendencias de inversión a largo plazo. Además de prestar especial atención a los aspectos sociales.

“Los aspectos sociales son un factor de éxito cada vez más importante para las empresas. El fondo se enfoca en tendencias de inversión a largo plazo, como digitalización, educación, energía renovable, infraestructura, salud, investigación y conectividad. La cartera está muy diversificada, entre 80 y 120 valores. La idea es invertir en empresas que estén en el camino correcto, en estas áreas, a largo plazo”, matiza. 

Global Gender Equality ETF de UBS AM

En opinión de Nina Petrini, responsable de ETF y fondos índice para Iberia y Latam en UBS AM, el fondo Global Gender Equality ETF de UBS AM es una solución innovadora que invierte en compañías comprometidas con la sostenibilidad y con la diversidad de género, y que ha sido capaz de recaudar activos significativos desde su creación, con más de 940 millones de dólare. “Las 100 empresas seleccionadas para el índice replicado por el ETF de UBS, que se llama Solactive Equileap Global Gender Equality 100 Leaders Index, son elegidas por su sólida trayectoria en diversidad de género y sostenibilidad. Para llegar a las 100 empresas, el estudio de Equileap empieza por 3000 compañías listadas en 23 países diferentes. Las empresas se escogen en función de 19 criterios de diversidad, que incluyen la igualdad de salario, el equilibrio entre la vida laboral y personal, el compromiso hacia la transparencia y responsabilidad, y las políticas que promocionan la diversidad. El objetivo, además, es que dicho índice ayude a los inversores a seleccionar e invertir en empresas que se alineen con sus valores. A su vez, esto debería alentar a las compañías a revisar y reflexionar sobre sus políticas de diversidad. Además, este ETF es artículo 8 según la normativa SFDR”, explica. 

Según destaca Petrini, “el análisis a largo plazo, según cada vez más estudios, revela que la diversidad de género en las empresas puede tener implicaciones positivas para su rentabilidad. De hecho, este resultado sugiere también una relación potencialmente positiva entre las empresas con mejor gobernanza y equilibradas en cuanto al género, y con mayor rentabilidad financiera”.

M&G (Lux) Diversity and Inclusion Fund

Para M&G la diversidad y la ISR van de la mano, y así lo refleja en su fondo M&G (Lux) Diversity and Inclusion Fund, una estrategia híbrida de sostenibilidad e impacto. Se trata de una cartera concentrada de entre 30 y 40 valores que invierte en empresas que demuestran altos niveles de diversidad, un sólido rendimiento en materia de sostenibilidad y aquellas con soluciones que potencian la igualdad y la inclusión social. 

Al menos el 15% de sus participaciones se invertirá en empresas de impacto, cuyos productos y soluciones potencien la inclusión social, y el resto de la cartera se invertirá en empresas de sostenibilidad que demuestren altos niveles de diversidad. Este umbral mínimo del 15% para los valores de impacto se basa en el universo de inversión actual, pero normalmente esperamos que el fondo tenga al menos un 20-30% de sus participaciones en valores de impacto, en línea con la construcción actual del fondo. La gestora espera que el universo invertible de inclusión social crezca con el tiempo a medida que más empresas sociales coticen en bolsa y/o mejoren su liquidez a medida que crezcan.

En este sentido, Thembeka Stemela Dagbo, gestora del fondo, explica lo que hace único a este fondo: “Va más allá de la representación de género, ya que también evalúa las empresas con un alto grado de representación de minorías étnicas, las políticas y los procesos de las empresas que fomentan un entorno inclusivo y también profundiza en las evaluaciones cualitativas de otras formas de diversidad. Por lo tanto, aunque utilizamos el umbral de mayor del 30% de diversidad de género y/o étnica en el consejo de administración para buscar inicialmente empresas diversas, nuestro proceso va más allá, investigando la calidad de los modelos de negocio de las empresas, así como sus resultados en materia de diversidad e inclusión utilizando nuestro marco de inversión EQL”.

Nordea 1 – Global Gender Diversity Fund

Otra de las soluciones de inversión es la que gestiona Julie Bech, el fondo Nordea 1 – Global Gender Diversity Fund. Según explica, la estrategia invierte en empresas sostenibles que muestran un cierto nivel de representación de la diversidad de género en los niveles superiores de gestión. En este sentido, evitan las compañías rezagadas en materia ESG, no invierte en aquellas que tengan actividades que supongan más del 5% de la facturación relacionadas con el equipamiento militar, la pornografía, el alcohol, el tabaco, el juego o la minería del carbón, y tampoco en aquellas no cumplan nuestras normas sobre combustibles fósiles.

“La estrategia puede resultar atractiva para los inversores interesados en la exposición a los mercados mundiales de renta variable con un enfoque temático. Como consideramos que la diversidad de género es un importante indicador de calidad y un buen par de impulsores de rentabilidad bien conocidos, se trata de un caso convincente para los inversores que se preocupan por la ética y buscan el crecimiento de la inversión”, afirma Julie Bech, gestora del fondo Nordea 1 – Global Gender Diversity Fund

Por lo tanto, la gestora se centra en identificar grandes oportunidades de inversión ascendente en empresas que muestren un alto nivel de diversidad de género o que muestren una tendencia positiva en el aumento, así como su promoción. “Esto significa que combinamos el análisis fundamental con los indicadores de diversidad de género”, afirma. Y como peculiaridad comenta: “Es más fácil encontrar empresas con cierto grado de Diversidad de Género en los niveles de dirección más altos dentro del sector financiero y el sector sanitario, mientras que las empresas de los sectores de materiales e industria siguen siendo dirigidas predominantemente por hombres”.

También en planes de pensiones

La igualdad no solo tienen cabida a través de los fondos pensados para invertir, también en aquellos otros vehículos que se usan para ahorrar a largo plazo. Así, en el ámbito de los planes de pensiones encontramos productos como el SMART Bolsa Mundial PP. Se trata de un vehículo con el foco puesto en la igualdad de género, ya que al menos la mitad de los fondos de gestión activa de su cartera están liderados por mujeres o sus equipos de gestión y análisis tienen una mayoría de mujeres.  En concreto, en toda la selección de fondos de gestión activa de renta variable europea la gestora principal es una mujer.

Según afirma ​​Juan Manuel Vicente Casadevall, asesor independiente en la Eafi Casadevall, existen evidencias empíricas de que los fondos de inversión liderados por mujeres por término medio tienen un desempeño ligeramente superior al de los liderados por hombres. “Adicionalmente estos estudios, validados por nuestro propio análisis también, apuntan a que los fondos gestionados por hombres tienden a ocupar las colas de distribución de rentabilidades. Esto quiere decir que suelen ocupar más los extremos, es decir, se sitúan o en el grupo de los más rentables o en el grupo de los menos rentables dentro de sus categorías.  Por el contrario los gestionados por mujeres, por término medio, se sitúan más en la parte central, es decir, en el grupo de los que lo hacen moderadamente mejor que la media o moderadamente peor”, apunta.

menu