Última actualización: 13:25 / Martes, 28 Septiembre 2021
Con información de ING y Bloomberg

Se avisora un momento de tasas más altas luego de la reunión de la Fed de septiembre

Imagen
  • El haber llegado al 1,5% se siente como una ruptura que hará que algunos sigan al alza en las tasas, “pero esperaríamos algo de consolidación primero, ya que están sucediendo muchas cosas en segundo plano para tener en cuenta”, comentaron los expertos de ING
  • A la combinación de problemas que podrían afectar a las acciones se suma una crisis energética en desarrollo que podría frenar el crecimiento global y agregar más impulso a los ya altos indicadores de inflación de EE.UU., dice un informe de Bloomberg

La mejora de los datos económicos, después del primer año desde que surgió la pandemia, es un impulsor más creíble y duradero para tasas más altas, aseguran los expertos del banco ING.

El movimiento de las tasas estadounidenses proviene de la panza de la curva. Esa es una construcción bajista clásica. Es lo que esperaría que suceda cuando una curva comience a posicionarse para una subida de tipos futura, pero no inminente.

El área de 5 años se ha abaratado en las últimas semanas, de hecho, de manera silenciosa pero segura, incluso salió más barata después del FOMC de la semana pasada.

No inmediatamente después, sino al final del día de negociación de EE.UU. el movimiento también ha sido impulsado por un empujón al alza en las tasas reales, lo cual es bueno de ver, comentan los expertos del banco holandés.

Ha habido algunas evidencias de reducción del riesgo de los flujos en las últimas dos semanas. Evergrande enmascaró algo de esto el lunes de la semana pasada y vio bajar las tasas del mercado, de nuevo por debajo del 1,3%. Pero la tendencia desde entonces ha sido probar más alto.

El haber llegado al 1,5% se siente como una ruptura que hará que algunos sigan al alza en las tasas, “pero esperaríamos algo de consolidación primero, ya que están sucediendo muchas cosas en segundo plano para tener en cuenta”, comentan los analistas.

En este sentido se necesita mantener una vigilancia firme sobre el riesgo del sistema.

La comunicación de la Fed y el Banco de Inglaterra son probablemente los culpables del respaldo de los rendimientos pero, también aquí, “creemos que los temores de un cambio de política inmediato están fuera de lugar”.

Según ING, el camino a seguir para las tasas de los mercados desarrollados es indudablemente más alto.

“Compartimos la opinión de que el aumento de la inflación y la recuperación económica provocarán un endurecimiento del banco central, pero nos cuesta ver las razones para que se produzca un pánico en el mercado ahora”, asegura el análisis.

Los expertos explican que la reducción del balance de la Fed es un buen ejemplo. Nos resulta difícil echarle la culpa a la debilidad de los bonos, ya que se ha hablado de la reducción gradual desde principios de año. La mejora en los datos económicos que esperamos después del parche blando relacionado con COVID-19 parece un factor mucho más creíble para las tasas más altas en el futuro.

También trae la esperanza de una reincorporación de la curva de rendimiento de EE.UU. a medida que los mercados abandonan su perspectiva sombría, lo que finalmente da espacio para que la Fed participe en un ciclo de alzas significativo, concluyen los expertos del banco holandés.

Bloomberg, por su parte, compartió que la combinación tradicional de activos estadounidenses de 60% de acciones y 40% de valores de renta fija bajó unos 97 puntos básicos en septiembre hasta el viernes. Esto representa la mayor pérdida mensual desde octubre y los rendimientos comenzaron a subir nuevamente el lunes, mientras que los precios de las acciones son mixtos.

Los rendimientos de referencia de los bonos del Tesoro a 10 años superaron brevemente el 1,5% el lunes, el más alto desde junio, continuando el impulso alcista desde que la Fed dio su comunicado del FOMC de septiembre.

A la combinación de problemas que podrían afectar a las acciones se suma una crisis energética en desarrollo que podría frenar el crecimiento global y agregar más impulso a los ya altos indicadores de inflación de EE.UU., dice el informe de Bloomberg.

menu