Última actualización: 07:40 / Miércoles, 5 Enero 2022
Informe de Cerulli Associates

Ni ómicron ni el nerviosismo por la inflación lastran el entusiasmo por los fondos de renta variable europea

Imagen
  • Según indica Cerulli Associates en su informe, el interés por estas estrategias continuará a lo largo de este nuevo año
  • “Los inversores seguirán interpretando cualquier disparidad entre regiones geográficas como una oportunidad de valor hasta que dichos factores se normalicen con el tiempo”
  • Los fondos de renta variable europea aumentaron un 21,9% sus activos bajo gestión durante los 10 primeros meses de 2021

El entusiasmo que se observa por los fondos de renta variable europea no es algo pasajero, según indica Cerulli Associates en su informe mensual de tendencias. Su análisis concluye que la mayor demanda de este tipo de vehículos de inversión persistirá a lo largo del año, pese a que la nueva variante del coronavirus, ómicron, y el aumento de la inflación tienen nerviosos a los inversores.  

Según su percepción, muchos inversores creen que todavía hay valor en la renta variable europea en relación con otras regiones. Sin embargo, la preocupación por la nueva variante ómicron del coronavirus, las posibles medidas contra el aumento de la inflación y otras cuestiones macroeconómicas y geopolíticas han vuelto a poner a los inversores en alerta. “Los inversores seguirán interpretando cualquier disparidad entre regiones geográficas como una oportunidad de valor hasta que dichos factores se normalicen con el tiempo”, señala Fabrizio Zumbo, director asociado de análisis de gestión de activos y patrimonios europeos en Cerulli.

Los fondos de renta variable dirigidos a la región -en todo el espectro de las grandes, medianas y pequeñas capitalizaciones- aumentaron un 21,9% sus activos bajo gestión durante los primeros 10 meses de 2021, según datos de Morningstar. Esto se produce tras un modesto aumento del 11,8% en los dos años anteriores.

Eso sí, según matiza Zumbo, “los fondos de renta variable europea, sin embargo, siguen estando por detrás de los productos orientados a la globalización”, y añade que las carteras se construyen cada vez más en torno a una exposición a la renta variable global de beta básica, con otros productos (incluyendo una mezcla de clases de activos tradicionales; temas ambientales, sociales y de gobernanza (ESG); y activos reales) superpuestos para generar rendimientos superiores o cubrir el riesgo.

Además, el análisis de Cerulli sobre el mercado de fondos ETF indica una modesta demanda de renta variable europea en los próximos años. Según sus conclusiones, los emisores de ETFs esperan que los ETFs de renta variable global sean la estrategia geográfica más demandada en los próximos 12 a 24 meses en todos los principales mercados de Europa. En este sentido, por poner un ejemplo, el 34,3% de los gestores considera que la renta variable global es el segmento que más atraerá a los inversores locales en Alemania.

Por último, Cerulli considera que las estrategias de renta variable europea serán el principal objetivo de los esfuerzos de venta en toda Europa, ya que el 19% de los gestores afirma dar prioridad a las estrategias en España dentro del mercado local de fondos de inversión activos.

menu