Última actualización: 12:56 / Lunes, 28 Enero 2019
El análisis de Eaton Vance

Los temores por una recesión en la economía estadounidense son muy exagerados

Imagen
Los temores por una recesión en la economía estadounidense son muy exagerados
  • La economía estadounidense acaba de terminar su año más sólido de crecimiento en esta década
  • La economía estadounidense añadió unos 312.000 puestos de trabajo en el mes de diciembre, lo que es la segunda mayor lectura en los últimos 30 meses
  • Se encuentra muy por encima de su promedio, situado en 200.000 contrataciones desde que la recuperación del empleo comenzó en 2010

Según Andrew Szczurowski, gestor de carteras del grupo de renta fija global de Eaton Vance, la situación actual recuerda a la de hace tres años, cuando los mercados sufrieron una caída a principios de 2016 y algunos estaban hablando de una inminente recesión.

Antes de entrar en los detalles del informe de empleo de diciembre, quizás el informe más sólido de nóminas desde que comenzó la recuperación del empleo en 2010, el gestor hace hincapié en que, en los últimos dos meses del año, la caída del mercado de renta variable asustó a los inversores hasta el punto de hacerles creer que una recesión había llegado.

Es cierto, hasta cierto punto que una caída del mercado puede erosionar la confianza, y el miedo a una recesión podría ser finalmente una profecía autocumplida. Tan solo porque los consumidores chinos no quieren comprar un iPhone de 1.150 dólares o 8.000 yuanes, no significa que una recesión sea algo inminente en Estados Unidos.  

Además, parece que los inversores a la baja parecen obtener una mayor atención en la televisión y titulares en la prensa cuando los mercados sufren una caída. Hasta el punto en que ya hay afirmaciones de que la Reserva Federal recortará tipos de interés en este trimestre.

En la opinión de Szczurowski, esto es una cuestión ridícula, especialmente cuando la economía estadounidense acaba de terminar su año más sólido de crecimiento en esta década. Los inversores deben recordar que los expertos no obtienen ninguna gloria si mantienen una opinión de consenso. Pueden hacer declaraciones extravagantes prediciendo que ha llegado el final del mundo, y cuando no sucede, muy pocos se acuerdan. Y, en realidad, como se necesitan unos años para que una recesión aparezca, el experto puede decir que fue el primero que leyó las hojas de té y predijo el futuro.

Ahora, sobre los detalles del informe de diciembre, el informe de empleo fue muy sólido en todos los frentes, Szczurowski afirma que no pudo encontrar ni un solo apunte negativo después de examinarlo. La economía estadounidense añadió unos 312.000 puestos de trabajo en el mes de diciembre, lo que es la segunda mayor lectura en los últimos 30 meses y se encuentra muy por encima de su promedio, situado en 200.000 contrataciones desde que la recuperación del empleo comenzó en 2010. Al mismo tiempo, el gestor no espera que la media de 200.000 contrataciones persista, pero esto es debido a que la economía estadounidense se encuentra en una tasa de desempleo del 3,9%, muy por debajo de la tasa de pleno empleo que los economistas habían predicho. En algún momento, simplemente no habrá tantas personas buscando empleo, por lo que no se puede tener unas ganancias robustas. Hay cerca de 7,1 millones de puestos de empleo y solamente 6,3 millones de personas desempleadas buscando activamente trabajo, lo que significa que Estados Unidos no tiene suficientes trabajadores en la fuerza laboral para cubrir las vacantes existentes.

Esto da pie a tratar el siguiente punto, las ganancias promedio por hora continuaron subiendo, con un incremento del 0,4% mes a mes, y un 3,2% año a año. Estas fueron las ganancias anuales más sólidas desde 2009, y según opina el experto de Eaton Vance, probablemente se seguirán viendo incrementos dadas las estrecheces del mercado laboral. También hay millones de trabajadores de bajo rango salarial en 21 estados diferentes que se beneficiarán de una subida en el salario mínimo a partir del primero de enero de este año.

Incluso la tasa de participación de la fuerza laboral subió del 62,9% al 63.1%, su lectura más alta desde 2013. Parece que unos salarios más altos podrían al fin estar arrastrando algunos trabajadores de vuelta a la fuerza laboral. También hubo una revisión al alza, en 58.000 contrataciones, a los dos últimos meses en los informes de empleo, otro signo de fortaleza.

Entre los distintos sectores, en el diciembre, unos 58.000 puestos de trabajo se incorporaron al sector de salud, la marca más fuerte en tres años. No hay manera de frenar el envejecimiento de los ‘baby boomers’, por lo que se espera que la industria del cuidado de la salud continúe siendo un líder en el frente de las contrataciones. Incluso el sector manufacturero añadió unos 32.000 puestos de trabajo en diciembre, lo que supone su marca más alta en el pasado año. Por último, el sector de la construcción repuntó desde una cifra plana en el mes de diciembre a 38.000 puestos de trabajo en diciembre.  

En conclusión, mientras es posible que la economía estadounidense no crezca por encima del 3% como lo hizo en 2018, los datos económicos que han sido publicados recientemente siguen mostrando su crecimiento por encima del potencial. Existe mucho margen entre un crecimiento del 3% y un crecimiento negativo que muchos expertos parecen estar echando de menos. Incluso si el crecimiento se desacelera hacia el rango por debajo del 2% en 2019, está todavía muy lejos de los niveles de una recesión. Ahora el mercado está descontando un recorte de tasas en 2019, pero no olvidemos que el mercado se ha equivocado en otras ocasiones y originalmente solo predijo una subida en 2017, cuando en realidad fueron tres y una subida y media para 2018, cuando en realidad fueron cuatro. La actuación de la Fed depende de los datos del mercado y el tiempo dirá hacía donde se dirigen los datos, pero el informe de diciembre fue muy alentador.  

menu
menu