Última actualización: 14:52 / Lunes, 29 Junio 2020
Informe de Fitch Ratings

Latinoamérica ha progresado en el desarrollo del mercado en moneda local, pero debe manejar su perfil de crédito

Imagen
  • América Latina ha progresado en el desarrollo de mercados de valores en moneda local desde que la crisis financiera asiática expuso los riesgos de los fuertes préstamos en moneda extranjera. En general, este proceso ha sido respaldado por una estabilidad macroeconómica más amplia y el anclaje de las expectativas de inflación, así como por el creciente papel de los inversores institucionales nacionales
  • Algunas oficinas de administración de deuda han sido proactivas al establecer objetivos de referencia para la composición de la moneda y el vencimiento promedio de sus carteras de deuda para reducir los riesgos de refinanciamiento y moneda extranjera

La composición de las carteras de deuda soberana de América Latina seguirá siendo importante para los perfiles de crédito a medida que aumente la carga de la deuda, asegura en un informe Fitch Ratings. Algunos emisores soberanos en la región han tomado medidas para mejorar la composición de sus carteras de deuda, pero los choques gemelos de la crisis del coronavirus y los precios más bajos de las materias primas (especialmente el petróleo) han dejado al descubierto vulnerabilidades en otros.

Al igual que otras regiones de mercados emergentes, América Latina ha progresado en el desarrollo de mercados de valores en moneda local desde que la crisis financiera asiática expuso los riesgos de los fuertes préstamos en moneda extranjera. En general, este proceso ha sido respaldado por una estabilidad macroeconómica más amplia y el anclaje de las expectativas de inflación, así como por el creciente papel de los inversores institucionales nacionales. Pero este progreso ha sido desigual.

Algunos países de la región financiaron crecientes déficits pre-pandémicos a través de una mayor emisión de moneda local, reduciendo su exposición cambiaria. México y Brasil tienen mercados de moneda local relativamente profundos y líquidos. Brasil tiene ahora una de las cuotas más altas de deuda en moneda local entre los países de mercados emergentes del G20, con más del 90%. Esto le ha dado a Brasil flexibilidad financiera para financiar una gran respuesta de política pandémica, con un pronóstico de déficit fiscal que alcanzará el 14% del PIB en 2020.

Otros, incluidos Chile, Colombia, Perú y Uruguay, han logrado avances significativos en el desarrollo de mercados de deuda en moneda local. Uruguay ha emitido nuevos tipos de valores para atender mejor la demanda interna, como los bonos del Tesoro vinculados a los salarios nominales. La participación de los no residentes ha aumentado en Chile, Colombia y Perú en los últimos años. Un mejor acceso de los inversores extranjeros para comprar directamente deuda en moneda local ha impulsado la liquidez de los instrumentos en moneda local y, en algunos casos, ha ayudado a extender la curva de rendimiento en moneda local y reducir los costos de endeudamiento a largo plazo.

Pero un alto nivel de participación de no residentes en los mercados locales puede hacer que los países sean vulnerables a las salidas repentinas de cartera cuando la aversión al riesgo y la volatilidad financiera internacional son altas. Chile, Colombia, México y Perú tienen acceso a las líneas de crédito flexibles del FMI, que mitigan los riesgos de tales salidas de capital.

Sin embargo, algunos países, como Argentina y Ecuador, siguieron siendo altamente dependientes de los préstamos externos y enfrentaron un grave estrés de liquidez cuando las condiciones del mercado se volvieron contra ellos, lo que condujo a incumplimientos del pago de la deuda.

,,

Los bonos soberanos pueden enfrentar una compensación si el financiamiento en moneda local es más costoso y tiene una fecha más corta que el endeudamiento externo (como suele ser el caso cuando los mercados nacionales se están desarrollando por primera vez). La gestión prudente de la deuda implica equilibrar los costos y las consideraciones de riesgo.

Algunas oficinas de administración de deuda han sido proactivas al establecer objetivos de referencia para la composición de la moneda y el vencimiento promedio de sus carteras de deuda para reducir los riesgos de refinanciamiento y moneda extranjera. Preservar las mejoras en la composición de la deuda será importante en tiempos de crecientes déficits fiscales y crecientes cargas de deuda en toda la región.

La participación en moneda extranjera de la deuda total es un aporte directo al Modelo de Calificación Soberana de Fitch (SRM), que captura los riesgos que la depreciación representa para el balance soberano y para otras variables de SRM, como la deuda del gobierno general / PIB. La flexibilidad del financiamiento fiscal es una consideración en la superposición cualitativa de Fitch.

El informe 'Choque de coronavirus destaca la importancia de la gestión de la deuda soberana de LatAm' está disponible haciendo clic en este enlace.

 

 

 

 

menu
menu