Última actualización: 12:57 / Miércoles, 2 Junio 2021
Según análisis de Bank of America

Las intenciones de China no serían suficientes para controlar la inflación de commodities

Imagen
BofA espera que el gobierno pueda influenciar el precio del acero. Los demás commodities son otra historia
  • El banco de inversiones prevé que las medidas del gobierno chino tendrán distintos impactos en los distintos mercados de materias primas

Con rallies de distintas magnitudes en el grueso de los mercados de materias primas, la inflación de los commodities se ha convertido en una preocupación a nivel global. Y si bien las autoridades de China han sido claras en su intención de controlar los precios, un análisis de Bank of America (BofA) sugiere que el país asiático difícilmente podrá influenciar las valorizaciones de una forma sostenible.

“Analizando el tema en profundidad, si bien reconocemos la habilidad de los encargados de política de China de influenciar los precios selectivamente, dudamos que el gobierno pueda influenciar los commodities al por mayor en una forma sostenida”, indicó el banco de inversión estadounidense en un informe reciente.

Mirando las distintas materias primas, el efecto que las autoridades chinas es variado, señala la firma.

Carbón

En el caso del carbón, el alza de los precios domésticos en China –tanto en el mercado de derivados como en el real– se ha visto fuertemente influenciado por la prohibición de la importación de carbón australiano.

En la visión de BofA, abrir esa barrera podría bajar los precios del carbón en el país asiático, pero quizás esta medida no sería prioritaria para las autoridades. Otra forma de bajar los precios sería el aumentar la producción doméstica, algo que se está discutiendo en el caso del carbón térmico.

Mineral de hierro

En este caso, el rally fue impulsado por los problemas de oferta de la minera brasileña Vale y exacerbado por una fuerte demanda en los últimos meses. En este mercado, la decisión del gobierno chino de coartar la especulación provocó una dislocación “severa” en los precios, con un premio de 20% en las cotizaciones reales con respecto al mercado de futuros.

Ahora, si bien la reciente apreciación del yuan ha ayudado a la producción local –dado que China es un importador neto de ese commodity–, BofA opina que “hay límites en cuánto el precio del mineral de hierro pueda caer en las medidas oficiales”. Esto porque la relación entre la producción de acero y la oferta de mineral de Brasil y Australia apunta a que el precio seguiría subiendo.

Acero

En el mercado del acero, BofA anticipa que China podría controlar la inflación de los precios exitosamente. Según explica el banco de inversión, uno de los factores clave es que no hay un benchmark global para el acero, pese a que se transa internacionalmente. Además, si bien el commodity se puede transar a través de futuros, usualmente se hacen en operaciones bilaterales donde los productores fijan precios y los compradores deciden si los aceptan.

“Por eso, pensamos que la presión de las autoridades chinas para prevenir que las acereras suban los precios domésticos probablemente será exitosa. Al mismo tiempo, eso sí, hay una desventaja relevante, porque el mercado pierde las cotizaciones como el mecanismo de compensación”, indicó BofA en su informe.

Aluminio

En el mercado de aluminio, la estrechez se ha visto apoyada por medidas del gobierno chino para hacerse cargo del exceso de capacidad en el país, junto con una demanda fuerte. Fuera del país, el metal se ha apreciado de la mano de una serie de factores, incluyendo la transición energética.

¿Qué hace falta para que caigan los precios globales? Para BofA, esto se podría conseguir con una baja en la demanda y un relajamiento del techo de producción que se impuso el gigante asiático, de 45 toneladas métricas. Eso sí, ninguna de esas dinámicas está en el escenario base del banco de inversiones.

Cobre

“La fortaleza en los precios del cobre se ha visto fuertemente influenciada por una combinación de oferta presionada y un crecimiento sostenido de la demanda en los últimos meses. Al mismo tiempo, los inventarios han permanecido bajos, lo que probablemente ha exacerbado las subidas de precio”, indica el informe de la firma.

En esa línea, BofA destaca que, como China es un importador neto del metal rojo, es poco probable que logren despegar sus precios de la trayectoria de las cotizaciones de la Bolsa de Metales de Londres, que tienen buenas perspectivas hacia adelante.

Una forma que en que el gobierno podría influenciar los precios es a través de la chatarra, ya que un aumento en el reciclaje podría aumentar la oferta. Eso sí, advierte BofA, “esto podría tomar trimestres, en vez de días o semanas”.

menu