Última actualización: 14:15 / Jueves, 27 Febrero 2020
Se deteriora la calidad crediticia

La OCDE advierte contra la acumulación de deuda de bonos corporativos

Imagen
  • "Poco más de la mitad (51%) de los nuevos bonos de grado de inversión emitidos en 2019 recibieron una calificación crediticia BBB, la calificación más baja"
  • "La proporción de emisiones de bonos especulativos también aumentó. Desde 2010, al menos el 20% de todas las emisiones de bonos han sido clasificadas en esta categoría que, en 2019, representaron el 25% del total de emisiones de bonos de corporaciones no financieras"

El volumen de la deuda corporativa alcanzó un nivel sin precedentes de 13,5 billones de dólares en términos reales a fines de 2019, como resultado de un retorno a políticas monetarias más expansivas a principios de este año. Al mismo tiempo, se ha observado un deterioro en la calidad general de esta deuda, según un nuevo estudio de la OCDE.

Este estudio, publicado en inglés bajo el título “Tendencias de mercado de bonos corporativos, riesgos emergentes y política monetaria”, muestra que la deuda contraída en forma de bonos por compañías no financieras ascendió a 2.100 mil millones de dólares en 2019. Sin embargo, los datos muestran que, en comparación con los ciclos de crédito anteriores, el stock actual de bonos corporativos generalmente es de menor calidad y se caracteriza por requisitos de reembolso más estrictos, vencimientos más largos y menos protección para los inversores. Esto corre el riesgo de ampliar los efectos negativos que una posible contracción de la actividad económica tendría en el sector empresarial no financiero y en la economía en general.

"Desde la crisis financiera mundial, las reformas estructurales y la política monetaria han alentado el uso de los mercados de bonos corporativos como una fuente viable de financiamiento a largo plazo para las corporaciones no financieras", dijo el secretario general de la OCDE, Angel Gurría

"Los altos niveles de deuda en el sector empresarial hacen que ahora sea esencial introducir reformas que permitan adaptar todas las partes de los mercados de capitales a su propósito. Esto debe incluir medidas para mejorar la capacidad de los mercados de valores para fortalecer los balances corporativos y apoyar la inversión a largo plazo ", añadió.

Poco más de la mitad (51%) de los nuevos bonos de grado de inversión emitidos en 2019 recibieron una calificación crediticia BBB, la calificación más baja. Durante el período 2000-2007, solo el 39% de las emisiones de bonos con grado de inversión recibieron esta calificación.

La proporción de emisiones de bonos especulativos también aumentó. Desde 2010, al menos el 20% de todas las emisiones de bonos han sido clasificadas en esta categoría que, en 2019, representaron el 25% del total de emisiones de bonos de corporaciones no financieras. 

La proporción de bonos especulativos nunca ha sido tan alta desde 1980, lo que sugiere que las tasas de incumplimiento en caso de recesión probablemente sean más altas de lo que han estado durante ciclos anteriores.

Las emisiones masivas, desde 2008, de bonos con calificación BBB, bonos clasificados en la categoría especulativa y bonos de empresas de mercados emergentes han llevado a una disminución en la calidad crediticia de los bonos que constituyen la mayor parte de la cantidad pendiente de deuda global de bonos. En 2019, solo el 30% de la deuda de bonos corporativos no financieros pendientes del mundo recibió una calificación A, o superior, y fueron bonos emitidos por compañías con economías avanzadas.

El aumento en la deuda de bonos corporativos pendientes va de la mano con un aumento en las obligaciones de pago, tanto en términos absolutos como relativos. La cantidad de bonos emitidos por compañías no financieras para ser reembolsados ​​o refinanciados dentro de tres años alcanzó a fines de 2019 la cifra sin precedentes de 4.400 millones de dólares, o el 32,4% del total pendiente de bonos corporativos, porcentaje récord, hasta un 25% en los últimos diez años.

En un contexto de bajas tasas de interés, la mecánica de las calificaciones crediticias ha permitido a las compañías aumentar sus índices de deuda mientras mantienen sus calificaciones. Actualmente, la empresa mediana, por cada calificación en la categoría de inversión, está más endeudada que hace diez años. En ausencia de un contexto tan favorable en términos de tasas de interés, o en el caso de una disminución de la actividad comercial, el mismo mecanismo que autorizó un aumento de la deuda conduciría a un deterioro calificación, sinónimo de mayor costo de endeudamiento para empresas y menor capacidad para financiar inversiones.

menu