Última actualización: 15:05 / Miércoles, 18 Mayo 2022
Informe Criteria

La alta inflación y las tasas de interés definirán un nuevo entorno para los portafolios globales

Imagen
  • El banco central de Estados Unidos privilegia contener las presiones inflacionarias sobre el ciclo de recuperación económica.
  • La inversión en la curva de rendimientos en Estados Unidos puede ser interpretada como una señal del mercado de bonos que se avecina una recesión económica.
  • La Fed cree que los riesgos de inflación son mayores a los de un bajo crecimiento económico.

El Comité Global de Inversiones de la firma argentina Criteria analizó el posicionamiento de cartera en vistas a la segunda mitad del año. El nuevo entorno se caracteriza, como es sabido, por registros de inflación elevada alrededor del mundo; también por tasas de interés en ascenso y por cadenas de suministro afectadas tras las restricciones de la pandemia y la guerra en Ucrania.

Tras más de tres décadas ininterrumpidas de baja inflación, el índice de precios al consumidor en EE.UU. registró un salto hacia niveles que no se veían desde 1980. Esto ha llevado a una nueva postura por parte de la Fed, que cree que los riesgos de inflación son mayores a los de un bajo crecimiento económico. Este mes, la entidad aceleró su proceso de normalización monetaria y subió los tipos de interés en 50 puntos básicos, el incremento más significativo en veinte años. Esperamos que la tasa siga corrigiendo al alza, un proceso que no debería detenerse hasta que se registre una desaceleración importante en la tasa de inflación.

En este entorno de tasas de interés en ascenso, crece el riesgo de una recesión económica en EE.UU. Como mencionamos, el banco central de ese país privilegia contener las presiones inflacionarias sobre el ciclo de recuperación económica. En este sentido, el mercado empieza a incorporar un clima de mayor restricción monetaria, con especial impacto en activos de riesgo. Como Criteria ya comentó en otro informe sobre mercados globales, los activos de renta variable vienen sufriendo una retracción importante.

Vale la pena recalcar que el escenario de alta inflación dista del habitual a la hora de definir un portafolio. En episodios de estabilidad nominal, una posición en renta fija hubiera actuado normalmente de contrapeso o cobertura frente al riesgo de una caída de acciones. En este caso, no obstante, observamos que la correlación entre ambos tipos de activos se vuelve positiva en entornos de alta inflación. Esto quiere decir que los bonos ya no protegen la cartera en escenarios de corrección de acciones. Esto ya se registró en el desempeño de la renta fija en este 2022, donde los bonos grado de inversión, del Tesoro y de alto rendimiento mostraron todos contracciones, en sintonía con los índices accionarios.

Un contexto de alta inflación suele favorecer un posicionamiento en bonos que ajustan por inflación como oro, materias primas y monedas emergentes, así como activos energéticos.

La inversión en la curva de rendimientos en EE.UU. puede ser interpretada como una señal del mercado de bonos que se avecina una recesión económica, hecho que sucedió brevemente durante el mes de abril y rápidamente se corrigió.

En este contexto donde la Fed ajusta la política monetaria, el interrogante del mercado es, si esto deriva en una recesión o un “aterrizaje suave” de la actividad económica. En la medida que la recesión sea un evento lejano, las acciones podrían entregar mejores retornos que la renta fija. En la medida que nos acercamos al evento de recesión, esta tendencia se revierte.

En el siguiente gráfico, cedido por Guggenheim Investments, se visualizan los retornos históricos por tipo de activo en la antesala de una recesión económica en EE.UU.

Fuente: Guggenheim Investments

menu