Última actualización: 12:03 / Martes, 10 Mayo 2022
La firma prevé que el país crezca 2,5% este año

Julius Baer: la reforma tributaria en Chile es la consecuencia directa del deterioro de la dinámica fiscal

Imagen
Palacio de La Moneda, sede principal del Gobierno chileno, en Santiago
  • El banco de inversiones también advirtió que nuevos retiros de fondos previsionales “interferiría con la labor del Banco Central de desanclar las expectativas de inflación”
  • En el panorama latinoamericano, la firma asegura que el auge de los commodities es positivo en un principio, “las menores proyecciones de crecimiento mundial y local pesarán sobre las perspectivas de la región”

Para el banco de inversiones europeo Julius Baer, una nueva reforma tributaria en Chile responde al deterioro que ha tenido la dinámica fiscal en la economía local. Ese es el diagnóstico de la firma en su más reciente informe sobre perspectivas para América Latina.

Según señalaron en su reporte, “la necesidad de una reforma fiscal es una consecuencia directa del deterioro de la dinámica fiscal, la baja proporción de recaudación de impuestos respecto al PIB y la necesidad de satisfacer las crecientes demandas sociales mediante el aumento de los ingresos públicos”.

A su vez, la entidad analizó la presión sobre el gobierno de Gabriel Boric en su primer mes en funciones respecto a los retiros de fondos de pensiones, pese a que el Ejecutivo presentará una propuesta de reforma previsional para el cuarto trimestre.

En ese sentido, Julius Baer sostuvo que nuevos retiros “interferiría con la labor del Banco Central de desanclar las expectativas de inflación”, y que un mayor número de retiros anticipados “constituiría un fuerte viento en contra para los planes de estabilización de la economía”.

Por otro lado, la firma de capitales europeos analizó el aumento de la inflación en el país argumentando que “las persistentes presiones inflacionistas, ahora exacerbadas por las nuevas interrupciones de la cadena de suministro debidas a la guerra en Ucrania, no han perdonado a Chile”.

Tasas y crecimiento

En ese sentido, resaltó las medidas que ha tomado el Banco Central para contener el incremento de la inflación y aseguró que espera que el ente emisor suba en 0,5 punto porcentual la tasa de interés en la próxima reunión de mayo para dejarla en 7,5% “y mantenerlo en ese nivel durante el resto del año”.

Respecto a las proyecciones de crecimiento para Chile, Julius Baer modificó sus estimaciones situándolo en 2,5% para este año, “ya que también se prevé una caída de la actividad y las perspectivas mundiales parecen ahora menos favorables”. Agrega que “los precios del cobre también podrían verse afectados por los riesgos a la baja del crecimiento en China, ya que este país es el mayor comprador de cobre chileno”.

En ese contexto, la firma dice que “Chile sufre un choque negativo en la relación de intercambio porque es importador de petróleo, y ello a pesar de su gran cuota de exportación de metales (principalmente cobre), que representan el 15% del PIB y suponen 98.000 millones de dólares en marzo de 2022”.

Panorama regional

El "cisne negro" de una guerra en Europa tiene consecuencias indirectas para América Latina, sostiene el reporte de Julius Baer, indicando que esto tiene un impacto directo en el precio de los commodities.

“Aunque el aumento de los precios de las materias primas está mostrando un impacto positivo inicial, las menores proyecciones de crecimiento mundial y local pesarán sobre las perspectivas de la región”, subraya.

Añade, también, que “el impacto del aumento de los precios de la energía y de la agricultura en la renta real disponible, el endurecimiento de las condiciones financieras y el deterioro de la confianza de los consumidores están afectando al crecimiento y compensan con creces las condiciones favorables del aumento de los precios de las materias primas”.

En ese contexto, Julius Baer enfatiza que el aumento de los precios de las materias primas y otras presiones de los costes se reflejan en el aumento de las tasas de inflación. “Los bancos centrales tienen la difícil tarea de apuntar a la inflación con tipos de interés más altos sin empeorar un crecimiento económico que ya se está ralentizando”, recalca el banco suizo.

 

 

menu