Última actualización: 05:41 / Viernes, 2 Agosto 2019
Investec Asset Management

Investec Global Franchise: ¿por qué la calidad es importante cuando hay unos niveles récord de deuda?

Imagen
Investec Global Franchise: ¿por qué la calidad es importante cuando hay unos niveles récord de deuda?
  • Las señales de una potencial recesión en 2018 debido a la política acomodaticia de la Reserva Federal de Estados Unidos hicieron que los ratios de deuda por PIB se dispararan aún más
  • El fuerte enfoque de la estrategia Investec Global Franchise en empresas de calidad con unos balances saludables ha ayudado a su cartera a permanecer resiliente durante tiempos difíciles
  • Las empresas de calidad suelen mostrar típicamente una menor sensibilidad al ciclo de mercado, gracias a sus ventajas competitivas duraderas, sus beneficios sostenibles y lo que es aún más importante, sus bajos niveles de deuda

El mercado de deuda corporativa de Estados Unidos, como muchos otros mercados, se encuentra asentado sobre montañas de deuda generada a partir de años de tasas de interés excesivamente bajas. Estos altos niveles de endeudamiento podrían convertirse un problema en el caso de que los tipos de interés suban, o lo que es más preocupante, en el caso de que los márgenes caigan y las condiciones económicas sean más duras.

En Investec Asset Management creen que las empresas con un fuerte poder de generación de flujos de caja libre junto con un bajo endeudamiento operativo y un bajo nivel de deuda se verán favorecidas dentro de las condiciones actuales del mercado. En ese sentido, la estrategia Investec Global Franchise tiene por objetivo proporcionar beneficios sostenibles y en Investec AM creen que está bien posicionada para navegar las caídas económicas y otras situaciones de estrés sobre el mercado financiero. 

El impacto de estos altos niveles de deuda fue preludiado en las fuertes correcciones del último trimestre de 2018. Desde la crisis financiera global de 2009, la deuda total en Estados Unidos ha disminuido desde sus nivel máximo del 417% del PIB a un 364% en 2018 (1). Mientras que el panorama general de Estados Unidos ha mejorado, el sector empresarial ha estado acumulando inmensas cantidades de deuda gracias a un entorno de muy bajos tipos de interés. En la actualidad, la deuda corporativa se ubica en la impactante cifra de 8 billones de dólares (2), situándose por encima del nivel alcanzado durante la crisis financiera global. Lo que es incluso más preocupante es la cantidad de deuda que se encuentra justo antes del escalón de la deuda “basura”, que nunca había sido tan alto como ahora.     

La hermanastra fea

La fuerte caída en los mercados de acciones a finales de 2018 señaló cómo de vulnerable es el sistema financiero a las subidas en los tipos de interés. La economía estadounidense ha permanecido acelerada durante más de una década, alimentada en parte por un enorme nivel de deuda corporativa y las recompras de acciones.

Las señales de una potencial recesión en 2018 debido a la política acomodaticia de la Reserva Federal de Estados Unidos hicieron que los ratios de deuda por PIB se dispararan aún más. Es más, los diferenciales de la deuda -en esencia la diferencia entre lo que la deuda corporativa y la deuda del gobierno debe pagar para pedir prestado- estallaron, provocando que el repago de la deuda sea aún mucho más caro para las empresas.  

En Investec AM no perciben el enorme volumen de deuda de mala calidad de los balances como un indicador de cuándo una nueva recesión afectará a la economía, pero creen que cuando la desaceleración se materialice, disparará muchas recalificaciones de deuda a la baja, desde el grado de inversión al estatus de bono “basura”. La búsqueda de rendimiento ha hecho que los inversores institucionales ronden a la deuda corporativa. Las rebajas a gran escala en las calificación crediticias se podrían ver seguidas de presiones de liquidez que afecten a la renta variable con un acusado nivel de deuda y a los mercados de deuda. En Investec Asset Management fueron testigos de esta desintegración el año pasado, que arrojó a las economías y a los mercados al caos. La deuda corporativa se convirtió en la hermanastra fea y los activos defensivos surgieron como la Cenicienta del cuento.   

Navegando las tormentas del mercado con empresas financieramente sólidas

Unas difíciles condiciones del mercado y la dificultad financiera que éstas causan son una realidad a la que se enfrentan los inversores a largo plazo. El fuerte enfoque de la estrategia Investec Global Franchise en empresas de calidad con unos balances saludables ha ayudado a su cartera a permanecer resiliente durante tiempos difíciles. El equipo gestor de la estrategia, liderado por Clyde Rossouw, busca empresas que tengan la capacidad de generar sólidos flujos de caja y que proporcionen unos rendimientos sostenibles en el largo plazo. Este tipo de empresas suelen mostrar típicamente una menor sensibilidad al ciclo de mercado, gracias a sus ventajas competitivas duraderas, sus beneficios sostenibles y lo que es aún más importante, sus bajos niveles de deuda.

Estas características, en la opinión de Investec AM, hacen que las empresas de calidad en las que invierte la estrategia estén bien posicionadas para navegar las caídas económicas y otras situaciones de estrés de los mercados financieros.     

Su fortaleza económica debería actuar como un colchón, proporcionando una flexibilidad operativa en momentos de estrés del mercado. Un menor nivel de deuda significa que las empresas seleccionadas en cartera no se verían obligadas a refinanciar su deuda en niveles no favorables de deuda. Desde su lanzamiento, las empresas que han compuesto la cartera de la estrategia Investec Global Franchise han mostrado consistentemente un ratio de deuda neta/EBITDA (deuda neta como porcentaje de beneficios antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización) menor que el ratio del mercado (medido por el índice MSCI All Country World). En la actualidad, la posición neta de deuda es aproximadamente cero, según muestra el gráfico 2.

En el caso de que la Reserva Federal cambie de opinión y comience un ciclo alcista de tasas, la estrategia Investec Global Franchise estaría bien posicionada para ofrecer resiliencia. Mientras que el mercado, medido por el índice MSCI All Coutry World, perdió un 9,4% en 2018, la estrategia Investec Global Franchise limitó su pérdida a un -4,5%. Por lo que obtuvo un rendimiento superior al índice en un 5%.

Reconociendo que el pago de los intereses es materialmente menor para las empresas de calidad que en el resto del conjunto del mercado, en Investec AM centran su atención en los beneficios y el crecimiento.

En Investec AM creen que las ventajas competitivas duraderas crean barreras a la entrada y que la fijación de precios y una sólida generación de flujos de caja son determinantes vitales de la sostenibilidad de los rendimientos de una empresa y de las perspectivas de crecimiento en el largo plazo.

Los negocios de calidad en los que invierte la estrategia Investec Global Franchise han presentado unos beneficios de alta calidad en el tiempo. En la opinión de Investec AM, sus saludables balances contables y sus mínimos requerimientos de capital para el crecimiento podría permitirles convertir cerca del 100% de la deuda de sus beneficios en flujos libre de caja. 

A través del uso disciplinado y efectivo de sus flujos de caja han generado unos rendimientos sobre el capital invertido (ROIC) muy superior su coste de capital. Además, el promedio del ROIC de las empresas en las que invierte la estrategia es casi el doble del de la empresa promedio global, elevando su perfil de rentabilidad superior. 

En la opinión de la gestora de origen sudafricano, hay muy pocas empresas que puedan de forma consistente ganar rendimientos atractivos con una volatilidad menor a la media. Esto es solo posible si una empresa tiene un excelente modelo de negocio, un balance saludable y una asignación de capital sólida. 

Es por esto que se percibe la estrategia Investec Global Franchise como una cartera de alta convicción de empresas con franquicias de calidad que pueden de forma colectiva generar un crecimiento atractivo en los beneficios y en los flujos de caja, gracias a su fortaleza financiera y a su baja intensidad de capital. Estas características hacen que estas empresas puedan continuar ofreciendo crecimiento, independientemente de los factores externos, como pueden ser movimientos en los tipos de interés y en la economía. 

menu