Última actualización: 06:25 / Viernes, 6 Octubre 2017
Análisis de Nordea

El dominio tecnológico y el azote regulatorio, entre las luces y sombras del alza de las' FANG'

Imagen
El dominio tecnológico y el azote regulatorio, entre las luces y sombras del alza de las' FANG'
  • El grupo FANG –Facebook, Amazon, Netflix y Alphabet– controlan los negocios digitales actuales y futuros
  • Según la gestora, no se atisba una burbuja tecnológica, pero sí posibles complicaciones regulatorias
  • Los videojuegos y los servicios de pago digital abreviado también son dos áreas de crecimiento para las tecnológicas

El sector tecnológico, pese a sus altas valoraciones, sigue siendo una de las principales estrellas del mercado. En concreto hay cuatro nombres que destacan por encima de cualquier otro y que siguen creciendo, y liderando sus respectivos mercados, se trata de Facebook, Amazon, Netflix y Alphabet -Google- (FANG).

Estas compañías han proporcionado grandes beneficios a los inversores y cuentan con posiciones más que consolidadas en los mercados de redes sociales, compras virtuales, vídeo digital y búsquedas en internet. Además, se encuentran a la vanguardia de las nuevas tendencias, tal y como explica Jack Neele, gestor de tendencias de Robeco y gestor de Cartera de Robeco Global Consumer Trends equities.

“Están haciéndose con posiciones de dominio en nuevos campos: basta con fijarse en lo que está haciendo Google con los vehículos autónomos Waymo, o en las gafas de realidad virtual de Facebook (Oculus) o su amplio dominio del segmento de mensajería instantánea, con WhatsApp. Además de dominar el mercado de la venta minorista a través de internet, Amazon es también la mayor empresa del mundo de computación en nube. Así pues, estas empresas están utilizando su actual dominio para procurarse posiciones ventajosas en otros ámbitos. Todos estos nuevos frentes de desarrollo provienen siempre de las mismas empresas”, señala.

Ahora bien, su principal dificultad es el azote de los reguladores. “En mi opinión, el obstáculo más importante procede del frente regulador, como hemos visto en el caso de Google, multada por la Unión Europea por prácticas contrarias a la libre competencia relacionadas con Google Shopping. Cabe esperar nuevos problemas asociados con la regulación. El dominio de estas empresas está empezando a suscitar reacciones negativas, basadas en la idea de que podrían estar ahogando a la competencia, lo cual podría dar lugar a una mayor desigualdad social”, argumenta el gestor.

Donde no considera que haya ningún riesgo es a una posible burbuja, algo que preocupa a muchos analistas tras el ascenso de los valores tecnológicos que han impulsado a las bolsas hasta máximos históricos de 2017. En este sentido, insiste: “No creo que estemos ante una posible burbuja, ya que estas empresas tienen una rentabilidad de locura, y eso es lo que impulsa sus cotizaciones y resultados. Pero hay que reconocer que el número de empresas ganadoras que dominan el mercado es cada vez menor, por lo que la gente empieza a preocuparse por la capacidad de éstas de seguir obteniendo resultados tan impresionantes”.

Otras áreas de crecimiento

Según Neele, también están surgiendo dos nuevas áreas de crecimiento que escapan en gran medida de las garras de FANG: los videojuegos y los servicios de pago digital abreviado ("one touch").

En el caso de losvideojuegos, la gestora destaca que es un negocio que ha evolucionado y los productores de videojuegos están invirtiendo enormemente en sus franquicias, para lograr la recurrencia del cliente; además tiene por delante aun tiene amplias oportunidades para monetización dentro de los juegos.

El caso del pago digital abreviado es diferente y según Neele su desarrollo está favorecido porque se han eliminado muchas de las fricciones que existían en los procesos de compra. “En el comercio electrónico, eliminar puntos de fricción es muy importante. Si uno tiene que realizar un pequeño paso adicional en el proceso, probablemente no le guste usar el sistema. Introducir una contraseña tarda demasiado, pero poner la huella es muy fácil, por eso el empleo de esta tecnología está aumentando”, afirma. 

menu