Última actualización: 14:20 / Jueves, 2 Junio 2022
Según el Financial Secrecy Index 2022

EE.UU. es el país que más favorece que las personas oculten su riqueza al Estado de derecho

Imagen
  • El índice Tax Justice Network de 2022, publicado el 17 de mayo, señala que el suministro de servicios de secreto financiero va en descenso en todo el mundo debido a las reformas sobre transparencia.
  • Se estima que las personas ricas ocultan al Estado de derecho 10 billones de USD en terceros países a través de acuerdos opacos. Esto equivale a 2,5 veces más que el valor de todos los billetes y monedas de dólares estadounidenses y euros que hay en circulación actualmente en todo el mundo.
  • “Actualmente, hay más riqueza oculta en países terceros, más allá del Estado de derecho, que dólares estadounidenses y euros cambiando de manos: más del doble, para ser exactos" sentenció Alex Cobham, director ejecutivo en Tax Justice Network.

Estados Unidos ocupa el primer puesto en la clasificación mundial de los países que más favorecen que las personas oculten su riqueza al Estado de derecho y ha recibido la peor puntuación registrada hasta la fecha desde que se inició la clasificación en 2009. El Índice de Secreto Financiero de Tax Justice Network de 2022, publicado el 17 de mayo, señala que la provisión de servicios de secreto financiero, como los que utilizan los oligarcas rusos, los evasores de impuestos y los políticos corruptos, va en descenso en todo el mundo debido a las reformas sobre transparencia.

"Solo cinco países del G7 —Estados Unidos, Reino Unido, Japón, Alemania e Italia— son responsables de reducir a más de la mitad los avances contra el secreto financiero a nivel mundial", señala el informe de la organización.

"Tax Justice Network insta al G7 a que se comprometa con un registro mundial de activos para que se legisle y se exija la rendición de cuentas por los billones en “patrimonio ilegal” que las personas ricas tienen ocultos en países terceros. Se estima que las personas ricas ocultan al Estado de derecho 10 billones de dólares en terceros países a través de acuerdos opacos. Esto equivale a 2,5 veces más que el valor de todos los billetes y monedas de dólares estadounidenses y euros que hay en circulación actualmente en todo el mundo", dice la organización. 

Tax Justice Network se muestra a favor de una convención fiscal de las Naciones Unidas.

“A nivel mundial, estamos empezado a frenar el secreto financiero que utilizan los oligarcas rusos y los evasores fiscales, así como los políticos corruptos y la delincuencia organizada de todo el mundo para ocultar y blanquear la riqueza adquirida de forma ilícita. Sin embargo, Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Italia y Japón reducen esos avances mundiales a más de la mitad al incitar el secreto financiero en lugar de combatirlo. El G7 debe aclarar cuál es su posición en la lucha contra el secreto financiero comprometiéndose a un registro mundial de activos”, dijo Alex Cobham, director ejecutivo de Tax Justice Network.

Los índices de Secreto financiero de la firma ven la luz cada dos años, en concreto, la recién publicada edición de 2022 muestra a algunas de las mayores economías del mundo escalar posiciones en la clasificación.

"Estados Unidos ha agrandado el abismo que le separa el resto del mundo al permitir la mayor contribución al secreto financiero que ha registrado el índice hasta la fecha, casi el doble que Suiza, el segundo mayor contribuidor del índice actualmente", según el informe 2022.

Alemania ocupa la séptima posición y vuelve a situarse entre los 10 primeros tras caer al puesto 14º en 2020. Japón, que volvió a los 10 primeros puestos en 2020, ha seguido escalando en el índice y, actualmente, se sitúa en el sexto puesto. Concretamente, el top 10 del índice muestra a los siguientes países en orden descendente; Estados Unidos, Suiza, Singapur, Hong Kong, Luxemburgo, Japón, Alemania, Emiratos Árabes Unidos, Islas vírgenes británicas y Guernsey (siendo estas dos últimas regiones de dominio británico).

El Índice de Secreto Financiero clasifica a cada país basándose en la intensidad en la que su sistema financiero y jurídico permite ocultar y blanquear dinero que se extrae de todo el mundo. El índice califica el sistema fiscal y jurídico de cada país con un puntaje de opacidad sobre 100, donde 0 significa que hay transparencia total y 100 que hay opacidad total. El puntaje de opacidad de un país se combina con el volumen de servicios financieros que ofrece a los no residentes para determinar el grado de secreto financiero que cada país contribuye al mundo.

Ocupar un puesto más alto en el índice no significa necesariamente que una jurisdicción tenga más leyes opacas, sino, más bien, que la jurisdicción desempeña un papel más importante a nivel mundial para permitir el secreto bancario, la titularidad anónima de empresas fantasma, la titularidad anónima de bienes inmuebles u otras formas de secreto financiero que, a su vez, facilitan el blanqueo de dinero, la evasión fiscal y la elusión de sanciones. Una jurisdicción muy opaca que ofrece muy pocos servicios financieros a los no residentes, como Maldivas, que ocupa el puesto 91º, estará por debajo de una jurisdicción moderadamente opaca, pero que es un importante destino offshore, como Luxemburgo, (que ocupa el quinto puesto).

Críticas de Tax Justice Network a la administración Biden

Algunos de los cambios más relevantes en la clasificación tienen que ver con EE.UU., que encabezó el índice tras aumentar su contribución al secreto financiero mundial en casi un tercio (31%). Según la organización "el aumento se debe, en parte, a que el puntaje de opacidad de Estados Unidos empeoró y paso de 63 a 67 de 100, sobre todo, por volver a incumplir las normas internacionales y las prácticas de intercambio de información con otros países. Los países que todavía no cumplen estas normas internacionales, algunas de las cuales existen desde hace más de una década, se han calificado con mayor dureza en la edición de 2022 del índice. El aumento también obedece a que EE. UU. aumentó el volumen de servicios financieros que ofrece a los no residentes en un 21 %".

"Esto choca con los compromisos del presidente de Estados Unidos Joe Biden y los esfuerzos contra el secreto financiero mundial. Las reformas sobre transparencia constituyen un pilar fundamental de la política exterior del presidente Joe Biden", dice el informe.

La administración de Biden adoptó medidas sin precedentes en sus primeros meses de trabajo para frenar el galopante abuso fiscal corporativo de empresas multinacionales abogando por un tipo impositivo mínimo mundial. La administración de Biden también ha reconocido abiertamente el papel de su país en la permisión de la evasión fiscal mundial y el blanqueo de capitales por parte de personas ricas. La secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, señaló en diciembre de 2021 que Estados Unidos podría ser «el mejor lugar para blanquear y ocultar ganancias obtenidas de forma ilícita».

Actualmente, Estados Unidos aporta más secreto financiero a nivel mundial que Suiza, las Islas Caimán y Bermudas juntos. En un estudio independiente publicado en noviembre de 2021, Tax Justice Network indicó que Estados Unidos es responsable de que el resto del mundo pierda 20.000 millones de dólares de impuestos al año al permitir a los no residentes ocultar sus finanzas y evadir impuestos.

El índice identifica que uno de los factores más perjudiciales de la postura de EE. UU. como capital de opacidad del mundo es la negativa del país al intercambio recíproco de información con las autoridades fiscales de otros países. En la actualidad, más de 100 países comparten información automáticamente sobre las cuentas financieras que los no residentes tienen en su jurisdicción con las autoridades tributarias del país de los no residentes en virtud del Estándar Común de Reporte de la OCDE.

"EE. UU. sigue siendo la única gran economía que no forma parte. Resulta curioso que Estados Unidos, en virtud de la Ley de cumplimiento tributario de cuentas extranjeras (FATCA, por sus siglas en inglés) y los acuerdos intergubernamentales asociados (IGA), sí exija que todos los países compartan información sobre las cuentas financieras en el extranjero de los contribuyentes estadounidenses, mientras que Estados Unidos, por su parte, comparte poca o ninguna información con los países sobre sus residentes", señala el informe.

Los casos de Singapur, Hong Kong, Islas Caimán

Cambiando de latitudes, Singapur se sitúa entre los tres primeros puestos por primera vez, y es que el país del sudeste asiático aumentó su contribución al secreto financiero mundial en un 14 %. 

Hong Kong ha moderado su contribución al secreto financiero en un 10,5 % desde 2020 tras una reducción del puntaje de opacidad de 66 a 65 y una caída del 13 % en los servicios financieros que se proporcionan a los no residentes.

Por otra parte, Las Islas Caimán bajaron del primer puesto al 14.º en el índice después de que los territorios británicos de ultramar publicaran por primera vez datos que indicaban el alcance real de los servicios financieros que proporcionan a los no residentes, si bien los datos divulgados eran notablemente inferiores a lo que se había estimado. 

A pesar de la publicación de cifras más bajas con respecto a la provisión de servicios financieros, los territorios británicos de ultramar, con una población de 66 000, siguen situándose entre las economías más grandes del mundo, incluidos los miembros del G20 Argentina, Australia, Brasil, India, Indonesia, Italia, México, Rusia, Sudáfrica, Arabia Saudí, Corea del Sur y Turquía, lo que da buena muestra del enorme volumen de riqueza que se envía a las Islas Caimán.

El secreto financiero sigue disminuyendo en todo el mundo

El secreto financiero sigue disminuyendo en todo el mundo, según Tax Justice Network. El total mundial de secreto financiero al que contribuyen los países no ha dejado de descender. El Índice de Secreto Financiero observó una reducción del 2 % en el secreto financiero total, seguida de una reducción del 7 % en 2020

El índice señala que este progreso está motivado, principalmente, por el hecho de que cada vez más países adoptan o mejoran las leyes de registro de beneficiarios finales, lo que requiere la identificación y el registro de la persona real, de carne y hueso que, en última instancia, posee, controla o se beneficia de una empresa o vehículo jurídico. Además, cada vez más países, en particular, los países de bajos ingresos, mejoran la cooperación internacional en los esfuerzos contra el blanqueo de dinero, el intercambio de información, los tratados y la cooperación judicial.

No obstante, el reciente freno mundial al secreto financiero se contrarrestó en más de la mitad por parte de solo cinco de los países del G7. Si se excluyen los aumentos en secreto financiero de Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Japón e Italia, el Índice de Secreto Financiero de 2022 concluye que el secreto financiero mundial se redujo, en realidad, en un 5 %. 

Los cinco países miembros del Grupo de Trabajo sobre Élites, Apoderados y Oligarcas Rusos (REPO), que se ha puesto en marcha este año para garantizar una aplicación eficaz de las sanciones contra los oligarcas rusos, actualmente, aportan una octava parte (el 12,75 %) de todo el secreto financiero del mundo.

El uso de fideicomisos como arma de opacidad

El índice concluye con preocupación que ni Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, ni Italia emprenden las medidas necesarias para abordar el uso de fideicomisos para ocultar la riqueza y los activos del Estado de derecho.

"De todas las prácticas de secreto financiero que se han mirado con lupa en los últimos meses, se ha prestado especial atención al uso de fideicomisos como arma de opacidad después de que un periodista de investigación sacara a la luz a oligarcas rusos que se valen de fideicomisos para esconder sus activos y de que se descubriera que el ministro de Economía de Reino Unido, Rishi Sunak, figuraba como beneficiario de fideicomisos en las Islas Vírgenes Británicas (que ocupan la 10.ª posición del índice) y las Islas Caimán (que ocupan la 14.ª posición)", señala el informe.

EE. UU. recibió la peor puntuación posible (100 de 100) por su regulación de los fideicomisos, uno de los 20 indicadores en los que se basa el puntaje de opacidad de cada país. 

 

 

 

menu