Última actualización: 08:28 / Miércoles, 9 Mayo 2018
Análisis de las gestoras

Donald Trump y la ruptura con Irán empujan el precio del petróleo a su máximo desde 2014

Imagen
Donald Trump y la ruptura con Irán empujan el precio del petróleo a su máximo desde 2014
  • El barril de Brent supera los 76 dólares y el petróleo de Texas cerró ayer en torno a los 69 dólares
  • El alza en el precio del crudo supondría un riesgo para el crecimiento económico y para una inflación americana
  • ETF Securities, Renta 4, BlackRock, Ostrum AM, Julius Baer, Brandywine Global, filial de Legg Mason, Aspain11, Ahorro Corporación, Fidelity International y Vontobel AM analizan las causas y consecuencias en el mercado del alza del petróleo

El precio del petróleo marca hoy su máximo del año a ambos lados del Océano Atlántico. El barril de Brent, referencia usada en Europa, supera los 76 dólares y el petróleo de Texas, la referencia para Estados Unidos, cerraba ayer a los 69 dólares, mientras que los futuros subían más de un 2,5%. ¿El motivo? Donald Trump e Irán.

Ayer, Donald Trump anunciaba su intención de abandonar el acuerdo nuclear firmado con Irán en 2015 y cerrado por la administración de Brack Obama. Según los analistas, este ha sido uno de los motivos que han impulso el precio del petróleo. “La amenaza de que se vuelvan a aplicar sanciones a Irán ha llevado a los precios del petróleo a su nivel máximos de los últimos tres años y medio. Esta amenaza se suma al hecho de que los mercados globales de petróleo ya estaban presionados por los cortes de energía en Venezuela y por el recorte de producción de petróleo consensuado por la OPEP”, explica Nitesh Shah, analista de ETF Securities.

En su opinión, aunque es improbable que las sanciones cambien el equilibrio entre la oferta y la demanda de manera inmediata, “es poco probable que la prima geopolítica en el petróleo se desvanezca”. Según Jon Andersson, gestor de Vontobel AM, “es dudoso si Estados Unidos conseguirá convencer a alguien excepto Israel para unirse a sus medidas de represalia contra Irán. Sin embargo, parece que Trump está decidido también a sancionar a cualquier entidad no estadounidense que siga tratando con Irán tras el periodo de exención de 180 días”.

Para la eafi española Aspain11, tras la ruptura del acuerdo se da comienzo a otro frente de incertidumbre en los mercados. “Una situación en la que Estados Unidos podría imponer de nuevo sanciones a Teherán en sectores como el energético, el de materias primas e incluso en el de consumo, siguiendo la línea de políticas proteccionistas y sancionando el comportamiento beligerante que amenaza la estabilidad mundial. Aunque los mercados han reaccionado con cautela, en el último año hemos comprobado que las palabras de Trump siempre han afectado tanto de forma positiva como negativa”, argumentan desde esta eafi.

La mayoría de las gestoras señalan que la supervivencia del acuerdo con Irán no sólo dependen de Estados Unidos, sino que hay que considerar qué harán el resto de signatarios. “Si bien el objetivo explícito de los Estados Unidos es reducir los suministros iraníes, aún está por verse si otros países, es decir, los otros signatarios del acuerdo, cederán ante la presión. Mucho depende de la postura europea, que podría respaldar su negocio contra las sanciones de Estados Unidos y liderar la unificación de los restantes signatarios en la materia. Vemos el impacto principal en el precio del petróleo a través del estado de ánimo del mercado, es decir, el ruido geopolítico y los temores de escalada, mientras que creemos que el riesgo de una interrupción del suministro es pequeño”, apunta Carsten Menke, analista de commodities de Julius Baer, que mantiene una visión neutral del petróleo.

Impacto en el mercado

El mercado ha recogido una subida en el precio del petróleo del 2,5% hasta casi 77  dólares el barril de Brent; lo que supone marcar máximos desde noviembre de 2014, tras subir un 16% en 2018. “El precio del petróleo ha repuntado en 2018, haciendo que el crudo destaque frente a otros activos. Para los inversores que busquen exponerse a esta temática, nosotros preferimos la renta variable del sector energético frente a la materia prima en sí”, afirma Richard Turnill, director mundial de estrategia de inversión en BlackRock.

Desde Renta 4 advierte que este alza tendrá consecuencias sobre el crecimiento global. “La presión al alza sobre el precio del crudo supondría un riesgo para el crecimiento económico y para una inflación americana que ya se encuentra en su nivel objetivo y podría obligar a la Reserva Federal (Fed) a acelerar su programa de retirada de estímulos. Por el momento, tanto el dot plot de la Fed como las expectativas del mercado apuntan a tres subidas de tipos este año y otras tres el próximo. Tras el anuncio de ayer y la subida del crudo, la TIR 10 años americana repunta de nuevo hasta el 3%”.

En opinión de Philippe Waechter, economista jefe de Ostrum AM, Estados Unidos y Donald Trump no son el único motivo que produce alzas en el petróleo. “Hay otra fuente de preocupación: Venezuela. La producción se está colapsando y la capacidad del país para revertir la tendencia está disminuyendo muy rápido, ya que está perdiendo apoyo financiero, particularmente de China. Este es un problema importante ya que, por un lado, el declive aún no ha terminado y la producción continuará cayendo en 2018 y, por otro lado, Venezuela tiene las mayores reservas de petróleo, por delante de Arabia Saudita. Esto crea incertidumbre en las perspectivas a largo plazo, ya que la producción está compensada en el corto plazo por los Estados Unidos en particular. El mundo continuará necesitando petróleo durante bastante tiempo y su principal productor a largo plazo no podrá usar sus fuentes de petróleo”, afirma Waechter.

Las gestoras son cautas en señalar hasta donde podría subir el precio del petróleo y se limitan a asumir alzas a corto plazo. En este sentido, la gestora Brandywine Global, filial de Legg Mason, defiende que las probabilidades de un petróleo entre el 80 y 100 dólares “está creciendo” y la probabilidad de que se mantenga entre los 40 y 60 dólares “está disminuyendo”. En cambio, “el rango de 120 a 150 dólares no está fuera de la mesa en un escenario de pico que podría ser impulsado por las regulaciones de combustible marino que aumentan los costos de envío, eventos geopolíticos en Medio Oriente, un colapso total de la producción venezolana u otros hechos”, advierten desde Brandywine Global.

Para Luis Padrón, analista del sector energético de Ahorro Corporación, el impacto de esta decisión política será reducido en precio del petróleo. "Las sanciones a Irán significan, como vimos en años anteriores, la retirada de un millón de barriles al día del mercado, pero está por ver que todos los países acepten las sanciones y se dejen intimidar por Trump. Ahora mismo el petróleo sube en torno al 2% y creo que esta subida tendrá un impacto marginal porque le mercado ya ha recogido en el precio todos los elementos del alza; simplemente ahora se ha añadido esté factor geopolítico”, concluye.

Misma opinión que comparte Ned Salter, director de análisis para Europa de Fidelity International, quien considera que “la mayoría de los analistas del sector energético ya contaban con la retirada de Estados Unidos antes del anuncio, y ahora hay más debate sobre otros eventos como, por ejemplo, las elecciones venezolanas del 20 de mayo”.

menu