Última actualización: 12:11 / Jueves, 15 Julio 2021
El análisis de Schroders

¿Qué ha cambiado en la perspectiva de Brasil?

Imagen
  • El comienzo de 2021 se vio empañado por un deterioro de la pandemia de COVID-19 a nivel mundial. Brasil no fue una excepción, ya que registró una aceleración en el número de nuevos casos diarios
  • Otros vientos en contra incluyeron un fuerte aumento en la inflación, un aumento en la incertidumbre política dado el surgimiento del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva como posible candidato en las elecciones presidenciales de 2022
  • Sin embargo, el entorno y la confianza del mercado han mejorado notablemente en los últimos meses

El comienzo de 2021 se vio empañado por un deterioro de la pandemia de COVID-19 a nivel mundial. Brasil no fue una excepción, ya que registró una aceleración en el número de nuevos casos diarios, a pesar de que ya contaba con un número elevado de casos. Esto generó preocupaciones tanto en relación con el impacto en el crecimiento como con la necesidad de apoyo fiscal adicional, lo que aumentaría aún más la carga de la deuda del gobierno brasileño.

Otros vientos en contra incluyeron un fuerte aumento en la inflación, un aumento en la incertidumbre política dado el surgimiento del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva como posible candidato en las elecciones presidenciales de 2022 y preguntas sobre el compromiso del gobierno con la reforma.  

Sin embargo, según explica Tom Wilson, responsable de renta variable de mercados emergentes en Schrodersel entorno y la confianza del mercado han mejorado notablemente en los últimos meses. Como muestra el gráfico a continuación, las acciones brasileñas están ahora superando a los mercados emergentes en términos generales en lo que va de año.

Entonces, ¿qué es lo que ha cambiado?

Schroders

El ritmo de las vacunaciones se ha acelerado

La tasa de vacunaciones se ha acelerado después de un comienzo lento, como se ilustra a continuación. Se prevé que las entregas aumenten aún más en los próximos meses. Algo más del 35% de la población ha recibido al menos una dosis, según los datos a 30 de junio, y esta cifra debería aumentar a más del 40% a finales de agosto.

El número de nuevos casos diarios de COVID-19 alcanzó un récord recientemente, pero ahora ha comenzado a mejorar. Las hospitalizaciones han ido disminuyendo y la vacunación de personas mayores más vulnerables significa que el país puede haber superado el peor momento de la pandemia.

El aumento de las tasas de vacunación da esperanzas de que Brasil salga de la pandemia durante la segunda mitad del año.

Schroders

La actividad económica ha sorprendido positivamente, ayudada por la fortaleza de los precios de las materias primas

La recuperación económica en Brasil está en marcha, a pesar de los vientos temporales en contra, por los confinamientos parciales de marzo y abril. Esto se refleja en el repunte de los indicadores de actividad de alta frecuencia y los beneficios de la empresa. El crecimiento del PIB fue más fuerte de lo esperado tanto en el cuarto trimestre de 2020 como en el primer trimestre de este año, ayudado por unos precios más fuertes en las materias primas. El repunte de los precios mundiales de las materias primas, desde el mineral de hierro hasta el café, ha sido un viento de cola para Brasil. Esto ha beneficiado las cuentas externas y ha brindado apoyo a la moneda brasileña, el real.

Schroders

Como resultado, las expectativas de crecimiento del PIB se han revisado al alza. El equipo de economía de Schroders prevé ahora un crecimiento del 4,7% este año, frente al 2,8% anterior.  

El banco central ha reaccionado ante una mayor inflación

El banco central ha respondido al repunte de la inflación, que ha subido al 8,1% interanual en mayo desde el 4,6% registrado en enero, llevando su tasa de política monetaria hasta el 4,25% desde el 2% a principios de año. También se ha comprometido a aumentar el ritmo de suba de tasas, de 75 puntos básicos a 100 puntos básicos en la próxima reunión si fuera necesario.

En combinación con unos precios más fuertes de las materias primas y una mejor perspectiva de crecimiento del PIB, el compromiso del banco central de contener las presiones inflacionarias ha respaldado al real. Así, en Schroders esperan que la tasa de interés alcance el 6,5%. Se espera que la inflación alcance su punto máximo a corto plazo: los efectos de base disminuirán a medida que se avance en el año y la reciente fortaleza de la moneda tendrá un efecto negativo beneficioso en la inflación. Por lo tanto, la tasa de interés real será positiva a finales de año.

Con la aprobación del presupuesto se alivian las preocupaciones fiscales en el corto plazo

El desacuerdo sobre el gasto entre el Congreso y el Ejecutivo retrasó la aprobación del presupuesto federal 2021. Esto se centró en gran medida en la necesidad de equilibrar el apoyo relacionado con la pandemia, las demandas de gasto del Congreso y los desembolsos obligatorios sin infringir la regla de límite de gasto.

Promulgada bajo el liderazgo del presidente Temer en 2016, la regla de límite de gasto impone un límite al gasto adicional a la tasa de inflación del año anterior. Es la piedra angular del marco fiscal del gobierno en términos de anclar la confianza en su compromiso de reducir el déficit y la deuda en general.

Se llegó a un acuerdo y se aprobó el presupuesto, aunque el apoyo relacionado con la pandemia para este año se excluirá de la regla de gasto. Esto equivale a 122.000 millones de reales presupuestados, mucho menos que los 51.000 millones de reales desplegados el año pasado. Sin embargo, la escala de gasto en el presupuesto es mayor de lo esperado a principios de año.

La recuperación del crecimiento nominal está llevando a una reducción de la relación deuda bruta/PIB de Brasil del 89% a fines de 2020. No obstante, sigue siendo uno de los niveles más altos en los mercados emergentes, por lo que la disciplina fiscal y la reforma son importantes para el desempeño de los activos brasileños. El déficit fiscal estaba cerca del 6% del PIB antes de la irrupción del COVID-19, pero mostraba una tendencia de mejora. El impacto de la pandemia lo elevó al 14% del PIB en 2020. La recuperación económica esperada y una cierta reducción en el gasto en comparación con el año pasado, implica que el déficit debería caer por debajo del 8% del PIB en este año.

El progreso de la reforma se ha recuperado

Después de la incertidumbre a principios de año, vinculada a cambios de gestión inesperados en las empresas estatales, el impulso de la reforma ha mejorado. En particular, la estrategia del gobierno para reducir el papel del estado en la economía ha visto más desinversiones y ventas de activos. Esto incluye la privatización de empresas estatales como Caixa Seguridade, la rama de seguros del banco Caixa Economica, y más recientemente el anuncio de la privatización de la empresa de servicios públicos Eletrobras.

El ministro de Economía, Paulo Guedes, ha dirigido la agenda de reformas favorables al mercado con un enfoque en mejorar el crecimiento de tendencia y asegurar la disciplina fiscal y la sostenibilidad fiscal. El gobierno ahora está tratando de aprobar reformas administrativas y fiscales, pero hay una ventana relativamente corta para su legislación dado el ciclo político; a menos que se avance antes de fin de año, es poco probable que se promulgue antes de las elecciones del próximo año.

¿Cuáles son los riesgos para estas perspectivas?

Las perspectivas para Brasil no son sencillas. Los casos de coronavirus están disminuyendo, pero siguen siendo elevados. Dicho esto, se espera que el despliegue de vacunas apoye la normalización a medida que se avanza hacia 2022.

La inflación también se supervisa y puede sorprender al alza. Las precipitaciones han sido sustancialmente más bajas este año y las condiciones de sequía en el centro y sur de Brasil han reducido los niveles de los embalses al 40% de su capacidad. Dado que la energía hidroeléctrica representa más del 65% de la combinación energética total del país, existe el riesgo de que se requiera un racionamiento de agua y energía o aumentos de tarifas a finales de este año.

Las próximas elecciones presidenciales de noviembre de 2022 son posiblemente la consideración más importante para los inversores. Se espera que el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (Lula) participe y las encuestas de opinión actualmente implican una carrera de dos caballos con el presidente Bolsonaro.

Con dos candidatos en cada extremo del espectro político y una deuda pública elevada, la incertidumbre política podría impulsar la volatilidad del mercado financiero. Además, el aumento de la competencia política podría generar nuevas preocupaciones sobre el compromiso de reforma y la disciplina fiscal a medida que Brasil se adentre en un año electoral.

Un panorama más brillante, aunque no se pueden ignorar los riesgos de 2022

En Schroders siguen favoreciendo a Brasil. La penetración de las vacunas debería respaldar un repunte económico durante la segunda mitad de 2021 y hasta 2022. Las valoraciones son razonables y atractivas en comparación con otros mercados emergentes globales. La moneda es barata y está respaldada por sólidas cuentas externas y un ajuste monetario. El éxito de la reforma sería un catalizador positivo. Sin embargo, los desafíos estructurales persisten y el riesgo político aumentará a medida que se avance hacia 2022 y el año electoral.

 

 

menu