Última actualización: 05:37 / Jueves, 29 Octubre 2020
The Power of Diversity: Women at GAM

Swetha Ramachandran (GAM): “La pandemia ha acelerado un comportamiento más sostenible, los consumidores desean comprar menos, pero con mejor calidad”

Imagen
  • Según explicó Swetha Ramachandran durante su ponencia, existen tres factores por los que se ha continuado consumiendo lujo durante la pandemia
  • El primero es que, durante tiempos de incertidumbre, los consumidores regresan a aquellas marcas que les proporcionan confianza y seguridad
  • En segundo lugar, el sector del lujo está continuamente reclutando nuevos consumidores, por ejemplo, desde la generación Baby boomer que está adoptando formas de consumo online, a los consumidores en China, más allá de las ciudades Tier 1 y 2 de China
  • En tercer lugar, la pandemia ha acelerado la voluntad de adoptar un comportamiento más sostenible por parte de los consumidores, que desean comprar menos, pero con mejor calidad

El foro virtual “The Power of Diversity: Women at GAM”, celebrado por GAM Investments del 28 de septiembre al 2 de octubre, contó con la presencia de Swetha Ramachandran, gestora de inversiones en el equipo de renta variable europea y responsable de la estrategia GAM Global Luxury Brands, así como también responsable de research en el sector de consumo, tanto de productos básicos como discrecionales.

Según explicó Swetha Ramachandran durante su ponencia, existen tres factores por los que se ha continuado consumiendo lujo durante la pandemia. El primero es que, durante tiempos de incertidumbre, los consumidores regresan a aquellas marcas que les proporcionan confianza y seguridad. En segundo lugar, el sector del lujo está continuamente reclutando nuevos consumidores, por ejemplo, desde la generación Baby boomer que está adoptando formas de consumo online, a los consumidores en China, más allá de las ciudades Tier 1 y 2 de China. En tercer lugar, la pandemia ha acelerado la voluntad de adoptar un comportamiento más sostenible por parte de los consumidores, que desean comprar menos, pero con mejor calidad.

Una intersección de tendencias

Además de tener en cuenta el factor de la sostenibilidad y de la economía circular, el sector del lujo cuenta con el respaldo de una creciente clase media en los países emergentes que busca el consumo aspiracional, en particular en la región asiática. Así como los cambios demográficos y en el estilo de vida que se están dando entre la generación Millennial y Z, pero también en las generaciones con más edad, que pueden dedicar una mayor parte de sus ingresos al gasto en lujo.

El atractivo de estas acciones radica en su habilidad para tener exposición al rápido crecimiento de las economías emergentes y en particular al sector consumo, sector que ostenta una tasa de crecimiento muy superior al del resto de los componentes del PIB. Además, la mayoría de las acciones en las que invierte la estrategia GAM Global Luxury Brands cotiza tanto en bolsas europeas como estadounidenses, por lo que sus costes de capital se encuentran al nivel de los de una economía desarrollada, beneficiándose así de unos costes de capital muy bajos.

El crecimiento del consumidor emergente

A nivel global, la clase media gasta unos 35.000 millones de dólares y podría gastar unos 29.000 millones más en 2030 hasta alcanzar los 64.000 millones de dólares, representando alrededor de un tercio de la economía global.

Esta clase media crece a una tasa del 0,5% en economías desarrolladas como Japón, Estados Unidos o la Eurozona, mientras que en países como China e India muestran una tasa de crecimiento del 6%. De continuar el ritmo actual de crecimiento, se estima que Asia representará dos tercios de la clase media global en 2030. Así, la población de China e India representará cerca del 43% de la clase media en ese año.

En la actualidad, China representa el 35% del consumo global de lujo y explica el 90% de su crecimiento. Mientras que Japón y otros países asiáticos suponen el 21% de la cuota global del mercado de lujo y un 20% de su crecimiento.

Segmentando por edad, las llamadas generación Y (Millennials) y generación Z son las dos generaciones que más inclinación tienen por el gasto en el sector del lujo. En especial, en lo que se refiere a las generaciones de Asia y del sudeste asiático. La edad media del consumidor asiático es de 28 años, mientras que el consumidor de lujo europeo o el estadounidense se sitúa, respectivamente, en los 40 y 45 años, respectivamente.

En concreto, el consumidor chino de la generación Millennial es el que mayor gasto realiza en marcas de lujo. Esto se explica fundamentalmente por el rápido cambio generacional que ha experimentado en el país en los últimos 40 años. El programa de control de la natalidad de un hijo único por pareja, implementado en el año 1979 en China, hace que en términos generales el Millennial chino sea el único beneficiario de la riqueza acumulada por las generaciones anteriores. Así, un 70% de la generación Millennial en China son propietarios de su casa frente al 35% en Estados Unidos y Europa. Esto significa que una vez comienzan a trabajar, la mayor parte de sus ingresos son ingresos disponibles, y una gran parte de éstos está destinada al consumo de lujo.

Otra razón para el incremento en su propensión de consumo es el sentimiento del consumidor. En los últimos 30, China ha experimentado un crecimiento del PIB per cápita desde la perspectiva de crecimiento del poder adquisitivo de unas 17 veces, una cifra que se compara con menos de 5 veces en Estados Unidos y Europa. Esto representa que la actitud de los Millennials chinos hacia el gasto es que el futuro va a ser mejor que el de la generación de sus padres, lo que impulsa su apetito por vivir bien y por consumir marcas premium. Esta es una de las características que les diferencia frente a las pasadas generaciones que crecieron en una China en la que había mucha más adversidad económica y unos patrones de consumo más frugales.

Más allá de China

Si bien no hay duda de que en los próximos 5 a 10 años China será el mayor motor para el sector del consumo del lujo, esto no significa que sea el único factor de crecimiento. Si se considera la población menor de 30 años de la India, el Sudeste Asiático (Tailandia, Vietnam, Indonesia y Filipinas), Brasil, Rusia, Emiratos Árabes y Arabia Saudí, esta suma 2,3 veces más que la población con la misma edad en China. Lo único que les diferencia es el menor poder adquisitivo de estos países frente al gigante asiático.

Sin embargo, se espera un fuerte crecimiento del poder adquisitivo del consumidor en estos países, en especial en la región asiática, por lo que en el largo plazo podrían convertirse en unos consumidores muy atractivos para el sector del lujo. Los consumidores del segmento “mass affluent”, definidos como aquellos consumidores con los ingresos y la intención de incrementar intensamente su consumo en productos de lujo, crecerán hasta alcanzar un 20% de la población en 2030.

Mientras tanto, la India representa un caso de estudio a largo plazo. Históricamente, a pesar de haber tenido un tamaño de población similar a China en términos absolutos, China representa un tercio del consumo mundial de lujo y la India, apenas roza un 3% o 4%. La razón principal es que el ingreso por hogar está distribuido de forma piramidal con una clase alta muy estrecha en el vértice superior y una amplia base con menores ingresos. Pero esta pirámide poblacional de ingresos se está transformando, de hecho, se espera un incremento significativo en los segmentos de ingresos de las clases alta y media-alta. Se espera un incremento significativo en el segmento pase de estar formado por 1 de cada 4 hogares en la actualidad a 1 de cada 2 en 2030, con unos 70 millones menos de hogares en el segmento de menores ingresos.

menu
menu