Última actualización: 04:39 / Martes, 29 Septiembre 2020
Fidelity International

Las empresas están reestructurándose, pero ¿tienen capacidad de resistencia?

Imagen
  • En una coyuntura económica más favorable, pese a que podría estar empezando a moderarse, los analistas de Fidelity creen que muchas empresas contarán con balances lo suficientemente sólidos para sobrevivir a otros seis meses de confinamientos
  • Un porcentaje más pequeño, aunque todavía importante, no debería verse afectado por la retirada de las ayudas públicas y debería ser capaz de lidiar con un aumento de las tasas de contagio
  • Parece existir una división entre los sectores cíclicos, como los servicios financieros, los materiales y la energía, y los sectores no cíclicos, como las telecomunicaciones, los servicios públicos y el consumo básico
  • Los sectores cíclicos, duramente golpeados por los confinamientos, están tardando más en recuperarse y son los que más expuestos siguen estando a las nuevas restricciones

En la última edición del sondeo a analistas realizado por Fidelity International, los analistas refieren que las empresas han comenzado a reestructurar sus actividades y balances a raíz de la pandemia de COVID-19. Sin embargo, algunos sectores tendrán que esforzarse aún más para tener capacidad de resistencia ante la reducción de las ayudas públicas y el posible aumento de las tasas de contagio.

En una coyuntura económica más favorable, pese a que podría estar empezando a moderarse, los analistas de Fidelity creen que muchas empresas contarán con balances lo suficientemente sólidos para sobrevivir a otros seis meses de confinamientos. Un porcentaje más pequeño, aunque todavía importante, no debería verse afectado por la retirada de las ayudas públicas y debería ser capaz de lidiar con un aumento de las tasas de contagio.

Sin embargo, como ilustra el gráfico 1, parece existir una división entre los sectores cíclicos, como los servicios financieros, los materiales y la energía, y los sectores no cíclicos, como las telecomunicaciones, los servicios públicos y el consumo básico. Para empezar, los sectores no cíclicos estaban más protegidos frente a la crisis y, en este sentido, los analistas del sector sanitario norteamericano señalaron lo siguiente: “El carácter defensivo del sector sanitario le otorga capacidad de resistencia. Algunos proveedores han recibido fondos federales, pero ya no dependen de ellos. Las tasas de utilización van a seguir recuperándose durante los confinamientos”.

Eso contrasta con los sectores cíclicos duramente golpeados por los confinamientos, que están tardando más en recuperarse y son los que más expuestos siguen estando a las nuevas restricciones. Un analista de consumo discrecional que cubre empresas europeas comenta: “Un aumento importante del número de contagios probablemente signifique que las empresas volverían a registrar importantes flujos de caja negativos. El final de las ayudas probablemente se traduzca en un número significativo de despidos. Los balances pueden lidiar con confinamientos intermitentes, pero sufrirán más presiones en caso de que se decrete otro confinamiento total”.

Las tecnologías de la información —una combinación de subsectores no cíclicos y cíclicos— se benefician de la naturaleza particular de esta crisis. Por ejemplo, el aumento del teletrabajo ha traído consigo más compras de tecnología, mientras que en un ciclo comercial “normal” cabe esperar que las ventas de ordenadores sufran durante una desaceleración económica. Un analista que cubre empresas de TI afirmó: “Todo el mundo ha aceptado esta forma de trabajar y ha seguido adelante”.

Fidelity

Se están produciendo cambios estructurales, pero podrían necesitarse más

Alrededor de un tercio de todas las empresas del mundo ya han realizado cambios estructurales en sus actividades para afrontar la pandemia, especialmente en las áreas de la distribución y del ocio más afectadas por las normas de distanciamiento social. De hecho, eso se refleja en un aumento de las expectativas de inversión en el sondeo de septiembre después de varios meses de lecturas negativas, aunque desde una cota muy baja. Las empresas han estado gastando en medidas de seguridad relacionadas con la COVID-19, así como adaptándose a las variaciones de la demanda en el conjunto de la economía.

Fidelity

De cara al futuro, los analistas esperan que varios sectores (servicios financieros, industria y atención sanitaria) realicen más cambios durante los próximos dos años. Un analista del sector industrial que cubre aerolíneas en la región de Asia-Pacífico comentó: “Preveo que las aerolíneas realizarán más cambios estructurales en sus actividades y balances cuando la COVID haya pasado”.

Los bancos se vieron sometidos a presiones políticas especialmente fuertes a raíz de la crisis financiera. Ahora se les presiona para que ayuden a sobrevivir a las empresas afectadas por la pandemia. Se les ha disuadido de pagar dividendos y las autoridades los vigilan de cerca para asegurarse de que cumplen con sus contratos sociales. Debido a ello, podría costarles más reestructurar sus negocios, incluso con la evolución de las prácticas laborales. Además, los analistas de Fidelity señalan que muchos bancos se verán obligados a asumir la realidad de unos tipos de interés más bajos y unos niveles generales de deuda más elevados y a revisar en profundidad sus negocios durante los próximos meses y años.

El mismo fenómeno está dándose en otros sectores que reciben ayudas públicas. Cuando se retire este apoyo, en Fidelity esperan que las empresas realicen más cambios en sus actividades y balances con el fin de dar mayor agilidad a sus modelos de negocio y, en última instancia, hacerlos más resistentes.

El sentimiento en torno a China sigue siendo positivo, pero otras regiones están recuperando terreno

A pesar de estos retos a más largo plazo, la confianza de los equipos directivos y los indicadores adelantados han seguido subiendo mes a mes a medida que las economías han ido reabriendo, a pesar de los rebrotes localizados. Aunque las perspectivas sobre China siguen siendo positivas, la clara ventaja de este país frente a otras regiones —primero en entrar, primero en salir— parece haber remitido. Europa y EE.UU. están empezando a recuperar terreno con la reactivación de la actividad, pero desde una base mucho más baja, ya que la crisis les golpeó con mucha más fuerza.

 

Fidelity

INFORMACIÓN LEGAL IMPORTANTE

El valor de las inversiones y las rentas derivadas de ellas pueden bajar o subir y el inversor puede recibir menos de lo que invirtió inicialmente. Las rentabilidades pasadas no son un indicador fiable de los resultados futuros. Este documento tiene una finalidad exclusivamente informativa y está destinado exclusivamente a la persona o entidad a la que ha sido suministrado. Este documento no constituye una distribución, una oferta o una invitación para contratar los servicios de gestión de inversiones de Fidelity, o una oferta para comprar o vender o una invitación a una oferta de compra o venta de valores o productos de inversión. Fidelity no garantiza que los contenidos de este documento sean apropiados para su uso en todos los lugares o que las transacciones o servicios comentados estén disponibles o sean apropiados para su venta o uso en todas las jurisdicciones o países o por parte de todos los inversores o contrapartes. Se informa a los inversores de que las opiniones expresadas pueden no estar actualizadas y pueden haber sido tenidas ya en cuenta por Fidelity. Son válidas únicamente en la fecha indicada y están sujetas a cambio sin previo aviso. Este documento ha sido elaborado por Fidelity International. No puede reproducirse o difundirse a ninguna otra persona sin permiso expreso de Fidelity.

Esta comunicación no está dirigida a personas que se encuentren en los EE.UU. y no debe ser tenida en cuenta por dichas personas. Está dirigida exclusivamente a personas que residen en jurisdicciones donde los fondos correspondientes se hayan autorizado para su distribución o donde no se requiere dicha autorización.

Todas las personas que accedan a la información lo harán por iniciativa propia y serán responsables de cumplir con las leyes y reglamentos nacionales aplicables, debiendo además consultar con sus asesores profesionales. Estos contenidos podrían contener materiales de terceros que son suministrados por empresas que no mantienen ningún vínculo accionarial con ninguna entidad de Fidelity (contenido de terceros). Fidelity no ha participado en la redacción, aprobación o revisión de estos materiales de terceros y no apoya o aprueba sus contenidos explícita o implícitamente. Fidelity International es el nombre del grupo de empresas que forman la sociedad internacional de gestión de activos que ofrece productos y servicios en jurisdicciones específicas fuera de Norteamérica. Fidelity, Fidelity International, el logo de Fidelity International y el símbolo F son marcas registradas de FIL Limited. Fidelity sólo informa sobre sus productos y servicios y no ofrece consejos de inversión o recomendaciones basados en circunstancias personales.

Recomendamos obtener información detallada antes de tomar cualquier decisión de inversión. Las inversiones deben realizarse exclusivamente teniendo en cuenta la información contenida en el folleto vigente y el documento de datos fundamentales para el inversor (DFI), que están disponibles gratuitamente junto con los informes anuales y semestrales más recientes a través de nuestros distribuidores y nuestro Centro Europeo de Atención al Cliente en Luxemburgo: FIL (Luxembourg) S.A. 2a, rue Albert Borschette BP 2174 L-1021 Luxemburgo o en esta misma página web. Fidelity Funds (“FF”) es una Sociedad de inversión de capital variable (UCITS) con sede en Luxemburgo y diferentes clases de acciones. Publicado por FIL (Luxembourg) S.A., entidad autorizada y supervisada por la Comisión de Vigilancia del Sector Financiero de Luxemburgo (CSSF). 20ES0201 / ED20-265

menu
menu