Última actualización: 11:10 / Jueves, 22 Julio 2021
Visión de mercado

Flexibilidad, apuestas de valor relativo y gestión activa: así plantea Allianz GI su principal estrategia de bonos globales

Imagen
  • Allianz Strategic Bond es una estrategia de renta fija global, una solución todoterreno, muy flexible y sin restricciones
  • El fondo utiliza cuatro estrategias principales de inversión (tipos de interés, crédito, inflación y divisas) para aprovechar las oportunidades de generación de alfa dentro del universo de la renta fija
  • El fondo ha sido diseñado para conseguir tres objetivos prioritarios: rentabilidad, descorrelación (para aportar genuina diversificación) y asimetría
  • El gestor señala que el inversor deberá vigilar la evolución de la inflación, las valoraciones y las decisiones que tomen los bancos centrales

De cara al segundo semestre de 2021, los gestores de Allianz GIobal Investors señalan que las carteras se enfrentarán a un entorno marcado por unas economías divergentes, unas valoraciones elevadas y por el fantasma de la inflación. En este contexto, los inversores de renta fija vuelven a plantearse cómo posicionarse. En opinión de la gestora, las primas de riesgo actuales ofrecen escasas oportunidades claras, de forma que la clave radica en mantener un posicionamiento direccional neutral, concentrando su gestión activa en apuestas de valor relativo. 

En opinión de Mike Riddell, gestor del fondo Allianz Strategic Bond, será importante vigilar la inflación. “Entendemos la narrativa de la inflación y su carácter transitorio, pero el mercado está poniendo en precio que la inflación será mucho más elevada. Consideramos que esto es algo temporal ya que llevamos dos años en deflación, lo cual choca con las expectativas de inflación actuales”, apunta. 

El segundo aspecto que preocupa al gestor son las valoraciones, especialmente en el crédito tanto en investment grade como en high yield. En este sentido argumenta que la renta fija presenta escasas oportunidades, puesto que “muchos activos están caros o muy caros, y es difícil encontrar buenas opciones con una asimetría interesante”. Riddell se define como “inversor value” e insiste en que solo tomará posiciones direccionales en riesgo a largo plazo cuando las valoraciones vuelvan a niveles atractivos. En crédito está en una posición especialmente vulnerable ante cualquier evento de volatilidad, ya sea provocado por una reducción de los estímulos de los bancos centrales o cambios en el apetito de riesgo inversor.

Donde sí encuentra atractivo es en la renta fija de mercados emergentes. “La deuda emergente está barata en términos históricos relativos, en especial encontramos valor en los bonos gubernamentales en moneda local. Los activos emergentes ofrecen el binomio rentabilidad riesgo más atractivo actualmente, con oportunidades concretas que se pueden explotar tanto a través de divisas como en tipos”. 

Por último, Riddell advierte que no podemos ignorar las decisiones que están tomando los bancos centrales, porque el mercado ha pasado de descontar un horizonte sin subidas de tipos a anticipar uno en el que habrá alzas todos los años. En su opinión, esta circunstancia ha llevado a muchos bonos gubernamentales a estar sobre valorados 

Cinco años de recorrido

Según la experiencia de Riddell, los inversores de renta fija se sienten más cómodos con un fondo que sea flexible, capaz de adaptar rápidamente sus posiciones hacia terreno defensivo en momentos de contracción del mercado y, al mismo tiempo, lograr sacar partido de los escenarios alcistas. El fondo que él gestiona y que cumple ahora cinco años desde su lanzamiento, Allianz Strategic Bond, ha demostrado su capacidad para alcanzar sus tres objetivos: rentabilidad, descorrelación y asimetría. Para ello, “no dudamos en utilizar instrumentos que a menudo son pasados por alto por otros vehículos de la categoría”.

En palabras del gestor: “Elegimos cuándo tomar riesgo y en qué forma tomarlo, manteniendo una correlación 0 con la renta variable. Por ejemplo, durante el segundo y tercer trimestre del año pasado estábamos muy positivos con los bonos corporativos, y ahora mismo pensamos que el crédito es un activo que está muy caro. Esta flexibilidad y gestión activa nos permite tener una cartera muy diversificada y en momentos en que el mercado cae, nuestro fondo se comporta de forma diferente”.

menu