1
Análisis de FlexFunds

La industria de gestión de activos transita hacia la “uberización”

La industria de gestión de activos transita hacia la “uberización”
TheDigitalArtist / Pixabay CC0 Public Domain
  • La industria de gestión de activos no es ajena al cambio provocado por la disrupción tecnólogica y las nuevas costumbres de los millenials
  • 39% de los inversionistas institucionales cree que la inteligencia artificial les permitirá en un futuro “crear carteras de inversión sin la necesidad de administradores de activos”
  • Las empresas de gestión de activos se empezarán a reorganizar en función de brindar experiencias a sus clientes “inspiradas en la tecnología diseñadas para la era digital
Por Funds Society

De acuerdo con FlexFunds, la industria de gestión de activos no es ajena al cambio provocado por la disrupción tecnólogica y las nuevas costumbres de los millennials, trazando una serie de desafíos que van desde una mayor compresión del cliente, la optimización de recursos, hasta la necesidad imperante de adoptar soluciones digitales.

La “uberización” de la economía, concepto adoptado para referirse al choque generado por la tecnología en sectores tradicionales como el transporte, o en este casos las finanzas, es hoy una realidad y por ello industrias como la de gestión de activos libran una batalla para no perder terreno, comenta la firma. Una reciente encuesta global de la gestora de fondos de inversión Fidelity International, citada por el diario londinense Financial News, reveló que más de un tercio (39%) de los inversionistas institucionales consultados cree que la inteligencia artificial les permitirá en un futuro “crear carteras de inversión sin la necesidad de administradores de activos”.

Este escenario tecnológico planteará un desafío mayúsculo en los próximos años, según pronosticó en una entrevista el gerente global de Asset Management en KPMG, Tom Brown, quien opina que “la industria necesita habilidades diferentes”, en tanto que existen “grandes retos en torno al trabajo digital”.  En este mismo sentido, la firma privada de servicios profesionales Deloitte concluye en su informe de 2018 “Investment Management Outlook”, que las empresas de gestión de activos se empezarán a reorganizar en función de brindar experiencias a sus clientes “inspiradas en la tecnología diseñadas para la era digital”.

Sin embargo, también contempla aspectos clave como “la reestructuración de las carteras de productos” y “la racionalización de las operaciones” en un contexto en el que se evidencia un cambio de preferencias del cliente que exige un reenfoque de la estrategia y la optimización de gastos.  Es por eso que el reporte incluso propone como estrategia de crecimiento para estas firmas las fusiones y adquisiciones, obteniendo “un mayor alcance de distribución, un grupo de talentos más diverso, una cartera de productos más amplia, y eficiencias de costo”.

No obstante, desde el punto de vista regulatorio Tom Brown de KPMG también percibe retos debido a un “mayor control supervisor” desde la crisis financiera del 2008, que ha derivado en “un implacable enfoque en los costos, los cargos y la transparencia”.

En juego está un negocio millonario que crece a ritmo acelerado en mercados avanzados como en la región de Asia Pacífico, en donde se prevé que los ingresos de los gestores de activos casi se dupliquen al pasar de unos 66.000 millones de dólares a 112.000 millones en los próximos cinco años, de acuerdo a un estudio de la consultora McKinsey , citado en un reporte del Financial Times. Aunque el panorama no es tan claro para varios analistas de mercado, tal y como se expresa en una columna de opinión publicada por Forbes: “El negocio de administración de activos puede estar montado en una marea creciente de riqueza, pero este barco podría fácilmente hundirse en arrecifes escondidos justo debajo de la superficie”, advierte. 

Y es que según explica los clientes de estos servicios “se han vuelto más conscientes de los costos, más sofisticados acerca de las estrategias de inversión, dispuestos a realizar comparaciones más estrictas de productos y servicios y menos confiados en los productos administrados activamente”. Estos factores obligan a los gestores de activos a moverse más ágil y eficientemente para no perder tracción frente a modelos de menor costo, según lo explica Deloitte en su reporte.  “La agilidad es una forma de cumplir con los requisitos regulatorios y fiscales cambiantes con nuevos procesos, en lugar de simplemente aumentar la capacidad de la infraestructura existente”, señala.

Hoy esta adaptación hace parte de la agenda de firmas como FlexFunds, que apuesta por la titulización de activos en forma rápida y eficiente, sirviendo a gestores de cualquier tipo de activo en todo el mundo. Por medio de sus productos, la empresa está ayudando a los gestores a adaptarse a los cambios del mercado por medio de soluciones que cumplen con la necesidad de control de gastos, al tiempo que proveen las estructuras de inversión innovadoras que los clientes están ahora demandando.

En definitiva, este panorama en el que confluyen diferentes actores mundiales, varios de ellos consolidados como grandes titanes de la industria, y un camino que se traza sobre las nuevas tecnologías, requieren comenzar un proceso disruptivo o de “uberización” que permita sobreponerse a las turbulencias del mercado que se avivan por cuenta de un complejo escenario económico en el ámbito mundial.

Para aprender más sobre cómo FlexFunds ayuda a los gestores de fondos a sobrepasar los desafíos de los mercados con una oferta de productos diversa, escriba a  info@flexfunds.com o visite flexfunds.com

 

Portadas: 

0 Comentarios

Añadir nuevo comentario