Última actualización: 10:49 / Martes, 10 Agosto 2021
Estudio de Ascri

El capital privado representa una palanca de generación de valor para el desarrollo económico y para los inversores

Imagen
  • Especialmente para instituciones como aseguradoras y fondos de pensiones, sobre todo en el contexto actual de tipos negativos y fuertes necesidades de capitalización del tejido empresarial
  • El capital privado ha demostrado ser sumamente beneficioso para las compañías en las que invierte, siendo un catalizador de innovación, internacionalización y creación de empleo
  • Se recomienda dar una mayor visibilidad a los atractivos retornos que se obtienen y reforzar el enfoque en el asesoramiento y la adaptación del servicio a inversores

La Asociación Española de Capital, Crecimiento e Inversión (Ascri) junto con la  consultora estratégica Boston Consulting Group (BCG) publican el estudio “Potencial del capital privado para las  aseguradoras y fondos de pensiones en España”, en el que se analiza el sector del capital privado en el país, centrándose en la oportunidad que representa la inversión en este sector para las aseguradoras y los fondos de pensiones.

El informe identifica mejores prácticas y articula una serie de recomendaciones para gestores de fondos de capital privado, aseguradoras y fondos de pensiones, y reguladores con el fin de trazar un camino responsable y pragmático que sitúe a nuestro país como destino de esta inversión.  

El capital privado ha demostrado ser sumamente beneficioso para las compañías en las que invierte, siendo un catalizador de innovación, internacionalización y creación de empleo. No debemos olvidar, además, su papel como destino de inversión, en general, y para las aseguradoras y los fondos de pensiones en particular.

“Tiene un impacto positivo en los inversores, quienes en gran medida, son los pequeños ahorradores a través de fondos de pensiones que verán mejoradas sus pensiones o, en definitiva, lo somos todos con un sistema de pensiones más fuerte. La riqueza que crea el capital privado está al alcance de todos, si somos capaces de canalizar el ahorro institucional y particular al sector”, explica Aquilino Peña, presidente de Ascri.

Globalmente, los fondos institucionales invierten cada vez más en capital privado, que se considera un activo estratégico en sus carteras. La crisis de 2008 aceleró el cambio hacia este tipo de inversiones, que se triplicaron entre el 2000 y el 2016. En lo que respecta a España, Miguel Sánchez Arbeo, Managing Director & Partner de BCG y responsable de private equity en España y Portugal, subraya que “existen ya varios casos de éxito de inversores institucionales españoles que obtienen retornos de doble dígito en este tipo de activo, lo que corrobora que invertir en capital privado en España es una estrategia de inversión válida y atractiva”.

Los principales atractivos del capital privado son sus rentabilidades históricas, superiores a otros activos y su perfil de riesgo diferencial. Invertir en este sector genera crecimiento económico y desarrollo del tejido productivo. Ignacio Serra Pérez, Associate Director de BCG, apunta: “España cuenta con un buen ecosistema de inversión, rentabilidades comparables a otros países y buena reputación con Limited Partners (LP), lo cual supone una muy buena base para capturar el potencial que se alcanza en otros países, por ejemplo, en los fondos de pensiones canadienses, donde más de la mitad de su patrimonio proviene de retornos y no de aportaciones".

Hasta ahora, las aseguradoras y los fondos de pensiones han invertido menos en capital privado debido a algunas  particularidades de nuestro país, tanto regulatorias como sectoriales. Sin embargo, hay factores que auguran un futuro favorable a este tipo de inversión por parte de estas instituciones, como el contexto económico de tipos bajos a largo plazo, el creciente interés y desarrollo de proyectos de inversión por parte de las aseguradoras, la reforma de la normativa de pensiones o la flexibilización de los consumos de capital para activos alternativos en Solvencia II.

El estudio ofrece una serie de actuaciones recomendadas, que, de aplicarse de forma rigurosa y pragmática, podrían generar un círculo virtuoso que aumente la exposición del sector ante los inversores, impulse la inversión productiva con parámetros de responsabilidad social, corporativa y medioambiental, mejore las rentabilidades para dichos inversores, y atraiga más inversión y recursos. 

En lo que respecta al capital privado, se recomienda dar una mayor visibilidad a los atractivos retornos que se obtienen (rentabilidad, impacto social, sostenibilidad, gobierno corporativo, etc.), y reforzar el enfoque en el asesoramiento y la adaptación del servicio a inversores. Las aseguradoras y los fondos de pensiones deberían seguir profundizando en el conocimiento del activo y trabajar con el regulador en adaptar una normativa más favorable. El regulador, por su parte, debería revisar la normativa de pensiones y de seguros para facilitar la inversión en este capital.

José Zudaire, director general de Ascri, revela que “el seguir estas recomendaciones nos asegura unos quick wins de gran impacto, pero debemos tener en cuenta que somos un sector que opera siempre pensando en el largo plazo, y no hay atajos ni fórmulas mágicas, se trata de hacer bien las cosas gestionando adecuadamente la  diversificación y siendo selectivos y constantes”.

menu