Última actualización: 12:25 / Viernes, 4 Octubre 2013
Capital riesgo en España

Altamar se centra en Latinoamérica para captar capital para sus nuevos fondos

Imagen
Altamar se centra en Latinoamérica para captar capital para sus nuevos fondos
  • Altamar VI, ASO VII y Altan III Global, y un cuarto fondo de capital riesgo global en 2014
  • Los latinoamericanos suponen un 20% del patrimonio captado en los últimos fondos comercializados
  • Está visitando a inversores institucionales y family offices de Chile, Perú y Colombia
  • El apetito en la región por el capital riesgo internacional ha crecido

La industria española de capital riesgo coincide en señalar el fund raising, o captación de capital, como de uno de los principales problemas actuales y los últimos datos mostrados por la asociación española ASCRI dan buena fe de ello. Pero Altamar no parece tener muchas dificultades para atraer al inversor español: la entidad ha captado 150 millones de euros en el primer cierre conjunto de sus tres nuevos fondos de fondos -Altamar VI, Altamar Secondary Opportunities VII (ASO VII) y Altan III Global (Altan III)- y lo ha hecho fundamentalmente entre inversores institucionales y family offices españoles.

Pero la entidad quiere ir más allá y pretende llegar a una banda de entre 300 y 375 millones entre el cuarto trimestre del año y junio del año próximo para el conjunto de estos fondos. Por su experiencia de cerca de cuatro años viajando y estudiando el mercado latinoamericano, sabe que allí existe interés por el capital riesgo internacional y por eso se ha lanzado en busca de inversores. Como resultado del proceso de comercialización en la región de Altamar VI, ASO VII y Altan III, los inversores latinoamericanos se han posicionado en ellos. En total, ya suponen un 20% del patrimonio captado en estos tres nuevos fondos y en el producto anterior que la gestora llevó a la región, Altamar V.

Y, según comentaron fuentes cercanas a la gestora de capital riesgo a Funds Society, la idea es que el peso de los inversores latinoamericanos aumente, sobre todo gracias a sus esfuerzos con la apertura hace dos años de su oficina en Santiago de Chile y su alianza con las gestoras LarrainVial y Consorcio Nacional de Seguros. De hecho, ambas entidades son accionistas de Altamar, con una participación del 20%, y colaboran en proyectos. En uno de los últimos, Altamar está ayudando a LarrainVial a buscar inversores para un fondo privado cuyo objetivo sería adquirir la mitad del negocio de concesiones en infraestructuras que tiene Sacyr en Chile.

Para dar ese impulso, Altamar está visitando a inversores institucionales y family offices de Chile, Perú y Colombia, presentándoles fundamentalmente esos tres fondos, algo que se encuentra dentro de su actividad normal y recurrente a inversores de la región.

Apetito por capital riesgo internacional

Hace unos años se modificaron las legislaciones en varios países latinoamericanos para autorizar a las compañías de seguros y fondos de pensiones a invertir en capital riesgo internacional, lo que explica el interés que ha despertado este tipo de inversión. Una inversión que permite una mayor diversificación en las carteras, tanto por tipo de activos como por zona geográfica (hasta hace poco solo podían invertir en capital riesgo local).

Los tres fondos de Altamar

Las nuevas apuestas son tres fondos de capital riesgo con estrategias de inversión muy diferentes. Altamar VI invertirá en 10-15 firmas de private equity en Asia y Latinoamérica, llevará a cabo coinversiones con los gestores seleccionados y participará en operaciones oportunistas en mercado secundario. La idea es que entre el 40 y el 50%  de su cartera esté posicionado en fondos de capital riesgo latinoamericanos, siempre en gestoras con un track record demostrado.

A través de ASO VII, los partícipes de este fondo tendrán acceso al mercado secundario de capital riesgo. Se trata de un enfoque muy específico, a través de un vehículo que cuenta con una estructuración adecuada y en un momento en el que este mercado ofrece un atractivo perfil rentabilidad/riesgo. En 18 meses se tomarán participaciones en 8-12 operaciones.

Por su parte, Altan III se constituye para invertir en capital riesgo inmobiliario, vía primarios, secundarios y coinversiones. El mercado inmobiliario global actualmente ofrece un excelente momento de inversión como consecuencia del desapalancamiento del sector en Europa y EE.UU., y selectivamente en mercados emergentes, capitalizando los desajustes de oferta y demanda existentes. El objetivo es realizar entre 10-15 operaciones entre inversiones en primario, en secundario y coinversiones.

La inversión mínima es de 2,5 millones de euros para los inversores institucionales y de 250.000 para los de altos patrimonios. Las comisiones tienen diferentes estructuras según los  fondos, pero la media de la comisión de gestión en general está por debajo del 1%.

Nuevo proyecto para 2014

La gestora pretende además empezar a levantar en 2014 otro producto, un fondo para invertir en capital riesgo global, fundamentalmente en primario, aunque con porcentajes pequeños destinados a estrategias concretas como coinversión o secundarios.

menu