Última actualización: 07:12 / Martes, 10 Marzo 2020
Informe de Mercer

Menos de la mitad de las empresas aplican políticas para alcanzar la igualdad de género

Imagen
  • Sólo el 40% de la fuerza laboral conjunta de las empresas estudiadas está desempeñada por mujeres, un crecimiento de apenas dos puntos en cuatro años
  • La ISR, el activismo empresarial, la transparencia, la exigencia de las generaciones millenial y Z, así como la regulación de cuotas y paridad salarial han impulsado la igualdad de género
  • Según la investigación, las cifras de contratación, promoción y retención del talento de las mujeres son ahora similares a las de los hombres, pero "aún queda trabajo por hacer".

Aún queda mucho camino por recorrer para alcanzar la igualdad plena entre hombres y mujeres en el entorno laboral. Según el informe publicado por Mercer, “When women thrive 2020”, a pesar de que más del 80% de las empresas aseguran que es importante avanzar en igualdad y diversidad, menos de la mitad han puesto en práctica una estrategia a largo plazo para alcanzar estos objetivos.

Además, sólo el 40% de la fuerza laboral conjunta de las empresas estudiadas está desempeñada por mujeres, un crecimiento de apenas dos puntos en cuatro años. A pesar de que ha aumentado la presencia de mujeres en cargos de dirección, la mayoría de los puestos pertenecen a cargos administrativos o de apoyo (47%) y profesionales (42%); sólo un 29% ocupan puestos senior y un escaso 23% los cargos ejecutivos.

La muestra del estudio recoge el testimonio de los directores de recursos humanos de 1.157 empresas en 54 países en Europa, Asia, Australia y Nueva Zelanda, Oriente Medio y África, Latinoamérica y América del Norte. En total, más de siete millones de empleados de los que 2,8 millones son mujeres. Además, el informe incluye empresas como Acciona, Caixa Bank, Caser, Indra, Mahou, Pelayo, Prosegur o Santander a las que se les ha preguntado por cuestiones como la responsabilidad y el liderazgo, la gobernanza de la organización, los compromisos y análisis de equidad de pago, las prácticas de talento y desarrollo profesional, la flexibilidad organizacional o las políticas y programas.

“La igualdad de género se ha convertido en un imperativo global y, por ello, las empresas están implementando políticas de igualdad y diversidad para avanzar hacia la paridad de oportunidades laborales”, subraya Martine Ferland, presidenta y CEO de Mercer. No obstante, pese a los logros alcanzados Ferland destaca que aún queda trabajo por hacer ya que “las mujeres continúan enfrentándose a dificultades para acceder a puestos directivos y desarrollar de forma efectiva su carrera profesional”.

Según la investigación, las cifras de contratación, promoción y retención del talento de las mujeres son ahora similares a las de los hombres. Una cifra que ha mejorado en los últimos cuatro años. “Esto se debe a que la mayoría de las empresas (72%) poseen equipos especializados para implementar métodos más exhaustivos de inclusión y diversidad”, destaca el informe. De estas, más de la mitad (56%) llevan a cabo análisis internos de paridad salarial. Además, Europa ha sido la región que ha experimentado mayor empuje (80%) en la erradicación de la brecha salarial gracias a la regulación que obliga a las empresas a informar acerca de sus políticas de personal.

grafico

Otro factor que, según los datos de Mercer, contribuye al avance de las políticas de igualdad en el entorno laboral es el compromiso de los directivos y miembros de los consejos de administración. Dos tercios de las empresas encuestadas han confirmado que sus directivos demuestran una involucración activa en las iniciativas que implementan, de las cuales más de la mitad afirman lo mismo respecto a sus consejeros.

Hace cinco años, Mercer publicó su informe “When Women Thrive, Business Thrive”, un estudio centrado toma de conciencia por parte de las empresas en la implementación de políticas y estrategias que igualen las oportunidades laborales entre hombres y mujeres. A lo largo de estos cinco años, han surgido otros factores que han impulsado la igualdad de género: la inversión socialmente responsable, el activismo empresarial, la transparencia, la exigencia de las generaciones millenial y Z, así como la regulación de cuotas y paridad salarial, especialmente en Europa.

“Los aprendizajes de esta investigación ayudarán a guiar a las organizaciones en los pasos que deben seguir para institucionalizar con éxito las políticas, prácticas y programas que ayudarán a garantizar la igualdad de oportunidades, experiencia y remuneración y, en última instancia, fomentar una cultura inclusiva”, concluye el informe.

menu
menu