Última actualización: 13:10 / Lunes, 4 Mayo 2020
Invertirá un millón de euros

La Fundación Mapfre inicia el envío de respiradores de emergencia a Ecuador y Guatemala

Imagen
  • Los equipos, que utilizan piezas certificadas y probadas, y que tienen  características similares a los actuales dispositivos comerciales
  • La principal diferencia respecto a otros respiradores validados por el Laboratorio Central Oficial de Electrotecnia (LCOE) es su facilidad de montaje y la utilización de piezas ya verificadas, lo que convierte en un dispositivo sólido y a un coste muy competitivo, entre cuatro y cinco veces más barato que uno comercial

La Fundación Mapfre ha enviado a Ecuador los primeros respiradores creados en España por un grupo de jóvenes ingenieros y ampliará el acceso a estos equipos a otros cuatro países más, entre ellos Guatemala, gracias al gran avance en las conversaciones que se están produciendo estos días con las autoridades competentes. El objetivo es permitir que estos dispositivos, con capacidad para producirse a escala, lleguen cuanto antes donde más falta hacen y ayuden al personal sanitario a salvar vidas.

Los equipos, que utilizan piezas certificadas y probadas, y que tienen  características similares a los actuales dispositivos comerciales, se podrán producir industrialmente tras completar con éxito los ensayos clínicos y disponer de la verificación correspondiente por parte de los países a los que lleguen.

La entidad tiene previsto invertir en este proyecto algo más de un millón de euros y donar, a los países que lo validen, alrededor de 500 respiradores, que han empezado a fabricarse en la empresa FABREZ Group, situada en Madrid.

De producción rápida y bajo coste

La principal diferencia respecto a otros respiradores validados por el Laboratorio Central Oficial de Electrotecnia (LCOE) es su facilidad de montaje y la utilización de piezas ya verificadas, lo que convierte en un dispositivo sólido y a un coste muy competitivo, entre cuatro y cinco veces más barato que uno comercial.

También cuentan con las especificaciones sanitarias correspondientes para garantizar así la seguridad de intubación y son capaces de regular todo tipo de parámetros y necesidades del paciente, como la frecuencia respiratoria, la presión y volumen y humedad del aire. Los equipos cumplen con los exigentes requisitos solicitados por la Agencia Española del Medicamento para poder ser usados en personas dentro de una investigación clínica y mientras dure la pandemia.

Innovación social española

Los respiradores han sido ideados y creados por Javier González, Ingeniero de Materiales por la Universidad Rey Juan Carlos, y Javier Asensio, médico del hospital madrileño 12 de Octubre, quienes, junto a un grupo de ingenieros, médicos, informáticos y científicos, se unieron el pasado mes de marzo para poner en marcha la asociación española sin ánimo de lucro The Open Ventilator y desarrollaron en tiempo record un prototipo de ventilador completamente funcional.

“El desarrollo de este respirador, que ha sido posible en menos de tres semanas, ha requerido un ingente esfuerzo de I+D del que todo el equipo de The Open Ventilator nos sentimos muy orgullosos. No se trata de un ventilador portátil de ambulancia o de campaña para hacer frente a las urgencias provocadas por la COVID-19, sino de un respirador funcional, robusto y fiable, con todos los parámetros médicos necesarios para dar tranquilidad en su uso a los especialistas médicos y salvar vidas”, ha subrayado Javier González, líder del proyecto, junto con Javier Asensio.

“Estamos muy satisfechos de haber participado en este gran proyecto, que sin duda pone en valor la importancia de la innovación social, con la que estamos totalmente comprometidos, y el enorme talento de un equipo de jóvenes investigadores españoles, que con su esfuerzo van a contribuir a salvar muchas vidas en todo el mundo”, ha destacado Julio Domingo, director general de Fundación Mapfre.

Listo para funcionar 

De los prototipos presentados a la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios, The Open Ventilator es uno de los primeros proyectos españoles que durante esta situación de emergencia ha recibido la conformidad por parte del Laboratorio Central Oficial de Electrotecnia (LCOE) y la autorización de la Agencia Española del Medicamento para su ensayo en pacientes en el Hospital Universitario de Alcorcón (Madrid).

El equipo, que intentará obtener el marcado CE una vez se supere la pandemia, ha contado con el apoyo y la colaboración de la red de talento joven Celera, la Universidad Rey Juan Carlos, la Comunidad de Madrid, y un amplio grupo de empresas, entre las que se encuentran Airbus, RENFEy la multinacional japonesa OMRON.

 

 

menu