Última actualización: 04:39 / Martes, 6 Octubre 2020
En el estado de Pará, Brasil

CaixaBank compensa sus emisiones de CO2 con un proyecto para proteger el bosque amazónico

Imagen
  • La iniciativa evitará la deforestación de áreas forestales protegidas en el estado de Pará, en la Amazonía oriental
  • Desde el año 2009, CaixaBank ha reducido en un 80% sus emisiones de CO2 propias y en su Plan Ambiental 2019-2021 tiene el objetivo de recortarlas un 14,5% adicional
  • En 2019, la entidad compensó sus emisiones del ejercicio a través de un proyecto en Sonora, México que permitía generar energía limpia

CaixaBank compensará las emisiones de CO2 derivadas de su actividad durante 2019 con el apoyo a un proyecto en Brasil para proteger hectáreas de bosque amazónico en el estado de Pará. El proyecto, ubicado en el Complejo Río Capim, en la Amazonía oriental, incluye cinco áreas forestales: Río Capim, Poty, Cauaxi, Sumal y Caculé. En total, esta iniciativa evitará la deforestación de 27.434,9 hectáreas de bosque, según la entidad.

Desde el año 2009, CaixaBank ha reducido en un 80% las emisiones de CO2 propias y, con su Plan Ambiental 2019-2021, busca reducirlas en un 14,5% adicional. En este sentido, CaixaBank se ha convertido en el único banco español cotizado que compensa la totalidad de las emisiones de efecto invernadero generadas y calculadas en su huella de carbono, lo que le convierte en entidad Carbon Neutral (neutra en carbono).

En 2019, la entidad también compensó sus emisiones a través de un proyecto ubicado en México. La iniciativa permitía generar energía limpia gracias al aprovechamiento de los desechos de las granjas porcinas de la zona de Sonora. Asimismo, CaixaBank participa en la reforestación de dos bosques ubicados en Montserrat (Barcelona) y Ejulve (Teruel), cuyos beneficios directos sobre el territorio se contabilizarán durante los próximos 40 años, según destaca el banco.

Este ejercicio de compensación supone apoyar seis de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) aprobados por la ONU en la Agenda 2030: acción por el clima (ODS 13), con la reducción de 380.000 toneladas de CO2 anuales; vida submarina (ODS 14); la mejora de la calidad del agua; vida de ecosistemas terrestres, evitando la fragmentación y pérdida de ecosistema, así como protegiendo especies en peligro de extinción (ODS 15); trabajo decente y crecimiento económico mediante la generación de oportunidades de empleo para residentes locales (ODS 8); educación de calidad gracias a la formación entre la comunidad en el uso de técnicas agroforestales (ODS 4); y fin de la pobreza, con mejoras de las condiciones de vida de las comunidades locales (ODS 1).

Compromiso de la entidad con el medio ambiente

“Caixabank defiende que la sostenibilidad debe estar integrada en el modelo de negocio de las organizaciones”, explican desde el banco. Por esta razón, la estrategia medioambiental conforma uno los cinco ejes del Plan de Banca Socialmente Responsable de la entidad. CaixaBank está comprometido con el respeto a la sostenibilidad más allá de sus obligaciones legales y ha integrado la gestión medioambiental en su actividad de negocio.

Además, la entidad está adherida a los Principios de Ecuador y, en su marco de gestión del riesgo, tiene en cuenta el impacto ambiental. Asimismo, también está comprometida con el cumplimiento de los Acuerdos de París y trabaja para minimizar el impacto ambiental de su actividad. Para ello, cuenta con un Plan de Gestión Medioambiental 2019-2021 específico que incluye, entre otras, medidas de eficiencia energética y de reducción de consumos y de extensión del compromiso a la cadena de valor.

Para la financiación de proyectos con impacto climático positivo, CaixaBank dispone de varias líneas específicas de ecofinanciación para proyectos de desarrollo sostenible. En 2019, CaixaBank participó en el mercado de préstamos verdes por importe de 1.546 millones de dólares. La entidad destaca también la financiación de proyectos de energías renovables, que ascendió a un total de 2.453 millones de euros en 2019.

Asimismo, la entidad también lleva a cabo una gestión de riesgos ambientales, para “evitar, minimizar, mitigar y remediar en lo posible los riesgos potenciales para el entorno o la comunidad”, destacan desde el banco. En este sentido, el consejo de administración de CaixaBank aprobó en 2019 una Política de Gestión de Riesgo Medioambiental en la que se establecen exclusiones para sectores con potenciales impactos negativos en el medioambiente. CaixaBank ha sido también el primer banco español en emitir un bono social en apoyo a los ODS de las Naciones Unidas y participa en la comercialización de bonos sociales, verdes y sostenibles.

menu
menu