Última actualización: 09:19 / Martes, 5 Enero 2021
Con información de BigSur Partners e ING

El mercado tendrá ajustes si los demócratas ganan Georgia

Imagen
  • Desde BigSur Partners creen “firmemente” que el mercado ha seguido cotizando en un gobierno dividido, y si los demócratas obtuvieran ambos escaños en el Senado, las acciones tendrían que ajustarse a la nueva realidad
  • Un gobierno completamente demócrata aumentaría significativamente las posibilidades de una reversión de los recortes de impuestos de Trump y una mayor regulación para las empresas financieras, energéticas y tecnológicas, agrega el informe
  • Además, BigSur cree que "esto conduciría a una liquidación a corto plazo en el mercado si los demócratas salieran victoriosos en ambas elecciones de segunda vuelta”
  • Por otro lado, ING entiende que, “si hoy se le concede mayor poder mediante una doble victoria demócrata, la probabilidad de que la administración Biden promulgue políticas favorables al crecimiento, ya sea financiamiento adicional para programas de vacunación, apoyo fiscal a los hogares e inversión gubernamental, por ejemplo, en energía renovable, se levantará”
  • Además, los expertos del banco esperan “un mejor impulso de crecimiento a partir del segundo trimestre de este año”, mientras que las medidas que frenarían el crecimiento y la confianza, como aumentos de impuestos o regulaciones corporativas adicionales, solo deben discutirse en los años siguientes

Las elecciones de desempate en el estado de Georgia que se llevan a cabo este martes son la primera prueba de este 2021 para el mercado. Los demócratas buscan ganar para llegar a los 50 escaños en el Senado que permitirían a la vicepresidenta electa, Kamala Harris, desempatar. Por otro lado, los republicanos deben ganar al menos una de las dos, con el fin de retener una escasa mayoría en el Senado para limitar el alcance y la agenda de los primeros dos años de la presidencia de Joe Biden.

Desde BigSur Partners creen “firmemente” que el mercado ha seguido cotizando en un gobierno dividido, y si los demócratas obtuvieran ambos escaños en el Senado, las acciones tendrían que ajustarse a la nueva realidad.

“Un gobierno completamente demócrata aumentaría significativamente las posibilidades de una reversión de los recortes de impuestos de Trump y una mayor regulación para las empresas financieras, energéticas y tecnológicas. Creemos que esto conduciría a una liquidación a corto plazo en el mercado si los demócratas salieran victoriosos en ambas elecciones de segunda vuelta”, dice el análisis de BigSur al que accedió Funds Society.

Por otro lado, la firma analiza que en el mediano plazo, los mercados deberían estabilizarse y recuperar parte de las pérdidas, ya que incorpora la mayor probabilidad de un mayor estímulo fiscal para impulsar la recuperación económica.

Los datos recientes parecen alentadores para el Partido Demócrata. Primero, el período de votación anticipada terminó con un récord de tres millones de votos emitidos, en su mayoría provenientes de áreas de inclinación demócrata. 

Al igual que en las elecciones de noviembre, la mayoría de los demócratas votaron temprano, mientras que los republicanos se basaron en una gran participación de votantes el día de las elecciones. Sin embargo, los republicanos están preocupados no solo por la gran participación en la votación anticipada, sino también por los mensajes contradictorios provenientes de los funcionarios del partido, incluido el presidente Trump, que podrían impedir que los miembros del partido republicano voten el martes.

En segundo lugar, las últimas encuestas han comenzado a favorecer a los candidatos del Partido Demócrata. Informes recientes de RealClearPolitics (RCP), que calcula un promedio de las encuestas más recientes, parecen confirmar esta tendencia, asegura BigSur. Para las elecciones de segunda vuelta del Senado de Georgia, los datos del RCP sugieren que el republicano David Perdue, el titular, está por debajo del 1% del contendiente demócrata, Jon Ossoff. Además, la republicana Kelly Loeffler, que también es titular de la banca, está casi un 2% por detrás del contendiente demócrata, el pastor Raphael Warnock

De todas maneras, vale destacar que a pesar de que los datos de las encuestas siguen siendo una herramienta de predicción útil, es importante señalar que no ha tenido éxito en anticipar los resultados de las elecciones recientes. De hecho, los datos del RCP sugirieron que Jon Ossoff ganaría las elecciones al Senado de Georgia por el mismo margen que pronostica actualmente, solo para terminar perdiendo casi un 2% durante las elecciones del 3 de noviembre.

Finalmente, los mercados de apuestas se redujeron significativamente durante la última semana y ahora están a favor de una victoria demócrata en ambas elecciones. Los mercados de apuestas se han visto fuertemente influenciados por los datos de las encuestas recientes y los números de votación anticipada, que también parecen confirmar que los candidatos demócratas ingresaron al último tramo de las elecciones con un gran impulso detrás de ellos. Los mercados de apuestas también se redujeron significativamente antes de las elecciones del 3 de noviembre, pero pudieron anticipar mejor las pequeñas ganancias por margen del senador David Perdue y el pastor Raphael Warnock.

Ante estos datos, BigSur Partners, estima que “ambas bancas están en juego, y cada candidato tiene un 50% de posibilidades de ganar el escaño respectivo en el Senado”. Para la firma, los demócratas tuvieron “una participación impresionante” en el período de votación anticipada. Sin embargo, si los republicanos “pueden tener una participación de votantes similar a la de las elecciones generales”, el partido debería poder retener el control del Senado al ganar al menos una de las dos elecciones. “Sin embargo, queda por ver si los votantes republicanos se presentan a las urnas, después de semanas de quejas electorales amañadas por parte de los principales funcionarios republicanos y sin el presidente Trump en la boleta”, concluye el informe.

Por otro lado, el banco ING entiende que, “si hoy se le concede mayor poder mediante una doble victoria demócrata, la probabilidad de que la administración Biden promulgue políticas favorables al crecimiento, ya sea financiamiento adicional para programas de vacunación, apoyo fiscal a los hogares e inversión gubernamental, por ejemplo, en energía renovable, se levantará”.

Además, los expertos del banco esperan “un mejor impulso de crecimiento a partir del segundo trimestre de este año”, mientras que las medidas que frenarían el crecimiento y la confianza, como aumentos de impuestos o regulaciones corporativas adicionales, solo deben discutirse en los años siguientes.

Todo esto llegaría en un momento en que se habla de la inflación como el principal riesgo para los mercados financieros en 2021, sobre todo para las tasas, y cuando el punto de equilibrio a 10 años del dólar estadounidense celebró el nuevo año cruzando el 2% al alza”, dice el informe al que accedió Funds Society.

Por otro lado, los rendimientos nominales se han estabilizado desde principios de diciembre, en una señal de que los inversores creen que la Fed seguirá suprimiendo los rendimientos incluso cuando las expectativas de inflación se normalicen. “No tenemos ningún problema con ese razonamiento siempre que se espere la primera subida de la Fed para 2023 o incluso 2024”, asegura ING.

Sin embargo, un impulso fiscal adicional a la economía podría cambiar esa dinámica. La tolerancia a la inflación de la Fed bajo metas de inflación promedio sigue siendo, tal vez intencionalmente, vaga.

Dada la eliminación de una serie de riesgos clave para los mercados mundiales en diciembre, incluido un paquete de estímulo fiscal en EE.UU., un acuerdo comercial con el Reino Unido tras el Brexit y el inicio de programas de vacunación, mejores expectativas de crecimiento serían más relevantes para establecer las tasas nominales.

Si las tendencias a favor de los candidatos demócratas continúan este martes, entonces las tasas del dólar deberían imbuir una mayor política fiscal. Esto acercará los bonos del Tesoro estadounidense a diez años al 1% y ampliará el diferencial de tipos con la zona euro. Una mayor extensión del bloqueo europeo también reforzaría esta dinámica, concluye ING.

menu